Calificar
8,5 2 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis

Bajo la dinastía de los Tang, la China del siglo VII d.C. guarda celosamente el secreto de la fabricación de la seda, más rara que el jade y más preciada que el oro, de las numerosas expediciones que intentan arrebatársela. Entre traiciones, ambiciones y ansias de poder, nacerá una gran pasión entre un monje budista y una joven cristiana.

Año de publicación:2010

1 reseña sobre el libro LA EMPERATRIZ DE LA SEDA

Soy una apasionada de la historia, me encanta leer libros relacionados a este tema. La emperatriz de la seda es una obra con un contexto histórico del año 635 antes de Cristo, una novela majestuosa, erotica, llena de aventuras y personajes interesantes muy bien estructurados donde el autor nos enseña todo lo relacionado a la producción, comercio y contrabando de la seda en la época en que fue emperatriz de China Wu Zetian una mujer ambiciosa de poder, inteligente, astuta, perversa y adicta al sexo. También toca el tema de la diversas corrientes religiosas y los intereses políticos y negocios de sus líderes en la ruta de la seda. Actualmente China esta trabajando en el proyecto de la nueva ruta de la seda


También se buscó en LITERATURA CONTEMPORÁNEA


Frases de LA EMPERATRIZ DE LA SEDA

Cinco prohibiciones, Bruma de polvo, Puñal de la ley, Luna de Jade, Punta de luz, Pureza del vacío, Cargamento de quietud, Cinco defensas, Bella Pura, Nube loca, Virtud de fuerza, Rojo vivo, Aguja verde, Pincel rápido, Nudo pequeño, Polvo de Bruma... Nombres de los personajes

Publicado por:

Albyta Nunex

Así era Wuzhao, la futura Wu Zetian, cuyo nombre quedaría grabado para siempre en los anales del imperio debido a aquel itinerario inaudito que debía seguir y que la convertiría, a pesar de su sexo, en emperador absoluto.

Publicado por:

Albyta Nunex

Fue entonces cuando sintió que lo aspiraban dos bocas. No habría sabido decir cuál de las dod era más osada, pero se abandono de buen grado a ambas.

Publicado por:

Albyta Nunex

El único signo distintivo de los miembros de aquella cofradía, era aquel fino hilo de seda roja atado a la muñeca, a guisa de brazalete, tan sutil y discreto que pasaba inadvertido a ojos de todos cuantos ignoraban su existencia y significado.

Publicado por:

Albyta Nunex

Las ricas vestiduras de seda forradas de pieles preciosas destinadas a reyes y princesas eran carismas y, en muchos aspectos, también se habría podido llamar con gran propiedad "Vía de las pieles" a la Ruta de la Seda.

Publicado por:

Albyta Nunex

Cada uno tenía sus propias creencias, pero el amor era el mismo... Un amor recíproco. Un amor verdadero. El amor, en suma!

Publicado por:

Albyta Nunex