LA ELECCION DEL CAPITAN VON SCHACH

THEODOR FONTANE

Calificar
6,0 1 voto

Sinopsis

1806. Prusia acaba de pactar una paz de urgencia con Napoleón y en los salones de Berlín se discute de política y de teatro. Según los más críticos, el ejército prusiano «en lugar de honor sólo tiene arrogancia y en lugar de alma un mecanismo de relojería». El capitán von Schach, dicen algunos, es el prototipo de ese mundo; él mismo se compara con un caballero templario. En el círculo de la viuda de Carayon y de su hija Victoire, nobles francesas emigradas, el capitán es admirado a la vez que comentado; Berlín observa cómo corteja a la distinguida madre, y lamenta la suerte de la hija, cuya belleza aruinó la viruela. El príncipe Louis, sin embargo, opina que «detrás de lo aparentemente feo se esconde una forma superior de belleza». Estas palabras principescas hacen mella en el capitán, el cual empieza a mirar con otros ojos a Victoire. Victoire, por su lado, decidida a sacar provecho de lo perdido, dice: «Lo que asusta a otras personas de mi edad y mi sexo, yo me lo permito». Y, en efecto, se lo permite. La elección del capitán von Schach (1883) cuenta con elegante distancia y perspectiva los pormenores e imprevisibles consecuencias de un pequeño escándalo, cuando un hombre formado en el principio de obediencia se cruza en el camino de una mujer que se siente libre. Es una de las nouvelles más aclamadas de Theodor Fontane: leerla es como leer a Thomas Mann o Stefan Zweig avant la lettre.

Año de publicación:2005

1 reseña sobre el libro LA ELECCION DEL CAPITAN VON SCHACH

Es una obra con una fuerte crítica social y política que deja al desnudo los prejuicios, los estrictos valores morales y la hipocresía de la sociedad prusiana. Si bien tiene algunas reflexiones interesantes sobre la belleza, el conflicto militar, la política y las costumbres de la alta sociedad, el argumento no me ha entusiasmado lo suficiente. Sí destaco el final que me pareció inesperado y me ha dejado pensando hasta qué punto los rumores y los prejuicios (propios y ajenos) nos llevan a cometer actos desesperados.