1. ALIBRATE
  2. LITERATURA CONTEMPORÁNEA
  3. LA CIUDAD DEL ALMA DORMIDA

Calificar:

8,3

6 votos

Sinopsis de LA CIUDAD DEL ALMA DORMIDA

Un homenaje literario a la ciudad de Bilbao. Esta ficción histórica de suspense constituye una antigua fotografía de una ciudad herida, un viaje a unos tiempos convulsos en los que el amor debe abrirse paso aferrándose a su instinto de supervivencia, entre los escombros nostálgicos del pasado. Cuando Ignacio se enamora a primera vista de Irene, una joven librera pelirroja, poco podía sospechar que sus sentimientos tendrían que convivir con una guerra civil a punto de estallar. En medio de una ciudad que lucha por su subsistencia, Ignacio tendrá que cubrir para su periódico una violenta ola de crímenes que la asolan mientras Irene añora más que nunca su Gernika natal desde una Bilbao asediada. Angustiados por la guerra, pero amparados por el amor, ambos tendrán que enfrentarse a situaciones para las que ningún ser humano se encuentra preparado. Reseña:«Leer aFélix G. Modroño es como darse un paseo por la historia de Bilbao.»El Correo

1 reseñas sobre el libro LA CIUDAD DEL ALMA DORMIDA

Un homenaje a Bilbao, con una narración que el autor nos lleva de la mano por sus calles, su gastronomía y sus costumbres, durante la época más dura y triste, desde el alzamiento que llevó a la guerra civil española hasta unos años después, sufriendo todas sus consecuencias. Una investigación policial sobre unos asesinatos perpetrados por nazis que campaban a sus anchas por la ciudad amparados por el régimen franquista. Dentro de la trama que envuelve a una ciudad en una tristeza y desolación, nace una historia de amor y de amistad que, a pesar de las dificultades, llegará a ser la esperanza de un futuro deseado. Preciosa novela que invita a visitar la ciudad para recrearse en ella a quienes no la conozcan como es mi caso. 05/Agosto/2021


MÁS LIBROS DEL AUTOR FÉLIX G. MODROÑO


TAMBIÉN SE BUSCÓ EN LITERATURA CONTEMPORÁNEA


FRASES DEL LIBRO LA CIUDAD DEL ALMA DORMIDA

"Perpetuar el dolor a través de las imágenes o de la memoria posiblemente no contribuyese a la reconciliación. Tal vez la única manera de convivencia pacífica no fuese la impuesta sino la creada por individuos educados con valores propios, dictados por la tolerancia."


Publicado porPilar Ripoll