Calificar
6,6 134 votos

Sinopsis

Novela psicológica y de terror, una nena de nueve años se pierde en el bosque y experimenta lo inimaginable. «El mundo tenía dientes y podía morderte en cualquier momento. Trissha McFarland lo descubrió cuando tenía nueve años. A las diez de una mañana de principios de junio estaba sentada en el asiento trasero del Dodge Caravan de su madre, vestida con una sudadera azul de los Red Sox (la que llevaba 36 Gordon estampado en la espalda), y jugaba con su muñeca. A las diez y media se había perdido en el bosque. A las once intentaba contener su terror, no pensar: Esto va en serio, esto va muy en serio. Intentaba no pensar que, en ocasiones, cuando la gente se perdía en el bosque salía gravemente dañada. A veces incluso moría.» «Comienza con la inocencia, pasa por el valle de las sombras de la muerte y termina con un guiño benévolo del autor.» El País Semanal

Año de publicación:1999

15 reseñas sobre el libro LA CHICA QUE AMABA A TOM GORDON

Un libro soso, aburrido y monótono de Stephen King. Una trama demasiado improvisada sin nada de espectacular. Cosas más sorprendentes me ocurrieron cuando exploré la Reserva del Guisayote y El Celaque. No sorprende y no te pone en suspenso. Aún no estoy segura de que Stephen King sea el autor intelectual de esta obra.


Patricia "Trisha" una niña de nueve años que tiene como adoración a Tom Gordon, el cerrador de los Red Sox va sentada en la parte trasera de la camioneta conducida por su madre al mismo tiempo que discute con su hermano mayor quién no deja de quejarse sobre pasar el resto del día excursionando en un bosque, que fue idea de su mamá para pasar más tiempo de calidad con sus hijos, necesario a raíz de la reciente separación con el padre de los 2 chicos. Trisha se pierde en el bosque, nadie nota en principio su desaparición, está completamente sola en un páramo repleto de árboles, mosquitos, rocas y lejos de la civilización, el único "ser" que le acompaña es aquel que no ha dejado de verla, quien la observa y la sigue a cualquier rincón del bosque que vaya. Una muy breve obra del maestro del terror Stephen King que personalmente he encontrado entretenida, he leído muchos comentarios negativos acerca de éste libro y realmente lo considero injusto, no es su obra magna, claro que no, pero se debe tener en cuenta que es realmente breve. Mi consejo previo a darse la oportunidad con "La chica que amaba a Tom Gordon" es ponerse en los zapatos de un infante, regresar lo impresionables que fuímos en la infancia y la facilidad con lo que podíamos asustarnos, solo en ese modo es que mucho de lo que irás consumiendo página trás página tendrá creíble sentido natural de lo que el autor quiere dar a explicar


Trisha, acude a acampar con su madre y su hermano, subitamente se encuentra perdida, y es incapaz de regresar, a partir de ahi el terror es realmy psicologico a partes oguales, se pierde la nocion de lo que es real y se funde con la imagen psicologica con la que juega el autor, un final claro pero las razones quedan abiertas a la interpretacion, ame el libro pero odie a stephen king por hacerle eso a una niña


En un principio me pareció que no sería una buena historia. No soy fanática del béisbol y no me emocionan las referencias, pero conforme avanzó el libro, dejé de prestar atención a esas referencias y las aprecié por lo que son, un ancla para el personaje con la realidad y con la esperanza de salvación. Este libro me mantuvo en tensión a lo largo de la historia, me gustó mucho más de lo que esperaba.


Fue un libro fuera de lo normal de King. Supervivencia sin más peligro que el real y el poder desenfrenado de una mente inocentw


Si tuviera que resumirlo en una pequeña oración sería así: la historia de supervivencia de una niña, que amaba el beisball, en un bosque. Puede resultar algo denso y aburrido, pwro no es malo.


Mejor de lo que esperaba. Historia corta con su buen grado de tensión sobre lo que le pasará a una niña perdida en un bosque y el monstruo que puede, o no, habitar en él.


Es un libro que, en mi opinión, es bastante bueno. Al comienzo no le tenía muchas esperanzas ya que la trama no me sonaba muy llamativa y además no entiendo nada del béisbol. Pero mientras va avanzando el libro, todo lo que se dice sobre el béisbol son casi puras referencias. También el hecho de que lo real y lo ficticio se van fusionando hacen que la historia se vuelva más entretenida, y aunque se tiene un final claro, no se explica si realmente ciertas cosas fueron reales o fueron parte de la simple imaginación de Trisha. Es un libro corto y todo el terror de este libro es completamente psicológico. No es una lectura obligada de este autor, pero es una historia bastante buena.


Ver más reseñas