Calificar
5,8 4 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis

París, década de 1860. La ciudad está en pleno proceso de cambio, abandonando el París medieval para dar paso al París moderno y urbano. El barón Haussmann, prefecto de la ciudad, por encargo del emperador Napoleón III llevará a cabo las grandes ideas y estrategias de esta radical reforma.Cuando Rose se casó con Armand Bazelet sabía que se unía al hombre de su vida. Su larga unión fue algo hermoso e inquebrantable. Pero hace diez años que Armand ya no está. Y a Rose tan solo le queda la casa, la casa donde nació Armand, y su padre, y el padre de su padre. La casa de la calle Childebert, antigua y robusta, solo habitada por generaciones de Bazelet, que ha albergado mucha felicidad y también tristezas, y un terrible secreto jamás confesado. Y le quedan sus vecinos, entre ellos la joven Alexandrine, capaz de aturdir y reavivar a Rose con su fuerte personalidad, sus maneras modernas y rotundas y su sincero afecto.Por eso, cuando una carta con remite “Prefectura de París. Ayuntamiento” le anuncia que su casa y todas las de la calle serán expropiadas y derribadas para continuar la prolongación del bulevar Saint-Germain, siguiendo los planes de remodelación de la ciudad de París del barón Haussmann, Rose solo sabe una cosa: tal como prometió a su marido, jamás abandonará la casa.Con el telón de fondo de la convulsa Francia del siglo XIX, Tatiana de Rosnay desarrolla un delicioso y conmovedor retrato de un mundo que ya no existe, de calles a la medida del hombre que albergan a personas que se relacionan, que desempeñan sus oficios unos cerca de otros, que se enfrentan y que se apoyan. Un libro inestimable que hace reflexionar sobre lo que la modernidad, en su necesario avance de progreso y mejoras, arrolla y relega al olvido. Poco estaremos avanzando si, en el camino, ignoramos el alma de las cosas.

Año de publicación:2012

1 reseña sobre el libro LA CASA QUE AME

Leer una novela de Tatiana de Rosnay es siempre placentero. El relato tiene un tono melancólico. La protagonista es Rose Bazelet, viuda de Armand Bazelet. Rose tiene 59 años, enviudó hace diez, y tuvo dos hijos, Violette y Baptiste, que murió de cólera siendo niño. En 1860, Napoleón III, encarga al barón Haussmann, prefecto de la ciudad, una reforma de París. El prefecto ejecuta la reforma, mediante la compra y expropiación de muchas casas. Rose se niega a la expropiación y hace escuchar su queja en el Ayuntamiento. Las respuestas son unas risas socarronas... Escrito en primera persona, Rose desgrana su vida en las páginas dirigidas a su marido muerto: le cuenta su decisión de no abandonar su casa. que nunca se llevó bien con su hija, que su hija nunca la quiso, que amó a su hijo menor y le hace confidencias sobre su pasado y su vida actual. Rose no está sola, tiene amigos de lo más variados: Alexandrine, a quien le alquila un local donde funciona una floristería; el Sr. Zamaretti, al que le alquila un local donde funciona una librería y es la persona que la introduce en el hermoso mundo de la lectura recomendándole Madame Bovary de Gustav Flaubert; la baronesa de Vresse, cultísima veinteañera y Gilbert, un ropavejero. ¿Abandonará Rose la casa? Lo recomiendo.


Más del autor TATIANA DE ROSNAY


También se buscó en LITERATURA CONTEMPORÁNEA


Frases de LA CASA QUE AME

Nuestra historia de amor estaba escrita en la estructura interna, en la belleza pintoresca de la casa. Era mi lazo con usted para siempre. Si perdía la casa, lo perdería a usted otra vez. Yo creía que esta casa viviría eternamente, que siempre estaría allí..."

Publicado por:

Miri L.

La niña me rechazó con sus puños minúsculos al tiempo que maullaba un quejido. Y treinta y ocho años más tarde, nada a cambiado. No entiendo que ocurrió. No puedo explicarlo. Es una misterio para mí. ¿Por qué se quiere a un hijo y a otro no? ¿Por qué un niño rechaza a la madre?

Publicado por:

Miri L.