1. ALIBRATE
  2. TERROR, POLICIAL Y SUSPENSO
  3. LA CASA EN EL CONFIN DE LA TIERRA

Calificar:

7,9

30 votos

Sinopsis de LA CASA EN EL CONFIN DE LA TIERRA

COMPRAR EN PAPEL

12 reseñas sobre el libro LA CASA EN EL CONFIN DE LA TIERRA

Dos amigos hacen una escapada en busca de relax, se marchan de pesca. En uno de sus paseos, uno de ellos encuentra un libro aparentemente antiguo y estropeado por el paso del tiempo, es leído por el mismo , y en sus paginas encuentran una verdadera pesadilla. Las historia de un hombre en una casa , con tan solo la compañía de su hermana y su perro. durante el relato suceden cosas extrañas, apariciones, seres extraños, cambios de paisajes. La ambientación está muy lograda, la atmosfera que crea el autor se me hizo irrespirable por momentos, te mete en la situación angustiosa como si lo vivieras en primera persona. El mismo H.P Lovecraft se inspiró en William Hope Hodgson, el autor de este fantástico relato, donde los tintes del terror cósmico aparecen , son palpables. Resumiendo; si te gusta H.P Lovecraft, te gustará William Hope Hodgson.


Un par de amigos que buscan tranquilidad para dedicarse a la pesca, en Irlanda, encuentran entre unas ruinas un antiguo manuscrito, En el “ El recluso” narra su experiencia al habitar un territorio que es propiedad y lugar de terrores indescriptibles, de situaciones inverosímiles, pero del cual no puede ya sustraerse por su voluntad, Hope Hodgson presenta a través del libro terror en múltiples manifestaciones, la presencia, de lugares que la imaginación no alcanza a abarcar, o lo hace de manera sesgada, situaciones que escapan a la comprensión, que hacen dudar de lo que se lee, de la cordura, de la existencia misma, Mostrando tres manifestaciones del horror, seres inconcebibles preternaturales, hostiles y de aviesas intenciones.Terror cósmico, asociado con la asistencia del narrador en calidad de simple espectador a la creación, destrucción de mundos, universos, al paso del tiempo, sin concepción concreta del mismo, sin dominio ni capacidad para modificar su estatus de deriva e inamovilidad, de anacronismo persistente , de inexistencia omnipresente.La lesión o daño corporal inexplicable y por ello más perturbadora, Todo ello asediando la vida y la razón, o tal vez producto de la ausencia de ellas en El Recluso. Indudablemente, un referente e influencia para Lovecraft, quien no sólo retoma la temática De Hodgson, lo hace incluso con palabras e insinuaciones que nunca se concretan, recursos de estilo y literario, Nauseabundo e Impío, así es el terror al estilo Hodgson .


Buen terror gótico. Atmósfera opresiva, cargada como es tradicional en este estilo. Una casa antigua en donde poderes sobrenaturales se manifiestan y ocurren eventos extraños. Seres de otra realidad realizan siniestros horrores . Bien escrito pero algo lento. Excelente libro para paladear el terror gótico de inicios del siglo XX.


El tema de la casa antigua dominada por fuerzas malignas es recurrente en los cuentos y novelas de terror gótico, más tarde iría evolucionando hasta adoptar manifestaciones diversas, autores como Poe en su relato “La Caída de la Casa de Usher”, la vinculan espiritualmente con la estirpe que la ha construido y habitado por generaciones, de manera que su existencia no puede escindirse de la de sus habitantes. La innovación de Hodgson consiste en emplear la casa como una especie de portal que permite acceder a terribles y ajenos orbes, totalmente extraños e incomprensibles para el hombre, penetrando en terrenos que están más allá del simple relato de terror. Es puro horror cósmico el viaje del anciano por el espacio y el tiempo hacia mundos y dimensiones exteriores, hasta que ve la muerte del Sistema Solar, y la agonía de lo que sería el sistema binario central del universo, estas visiones ultraterrenas y sombrías me provocaron múltiples y terribles pesadillas en las que era devorado por soles carmesíes que brillaban con luz siniestra sobre planetas en decadencia. El miedo a los secretos que esconden los astros sobre el origen del universo y su destino, y el temor a la sugerida insignificancia del hombre en los engranajes de ese universo, son emociones intensas que desfilan en cientos de imágenes opresivas por las páginas de este libro, de las cuales es muy difícil librarse. No sobra decir que aquello del viaje temporal es probada reminiscencia de “La Máquina del Tiempo”, novela publicada por Herbert George Wells en 1895. Se trata entonces de un antecedente de la narrativa de Howard Phillips Lovecraft, quien llevaría el horror cósmico a su máxima expresión. Incluso encontré varias de las características con las que el autor norteamericano suele vestir a sus criaturas, he aquí algunas de ellas, que aparecen en la página 47, cuando el viejo se refiere a los seres que ve en las montañas que circundan la Llanura del Silencio: “Había algo en ellos, una especie de vitalidad indescriptible y latente que sugería a mi dilatada conciencia un estado de vida en la muerte, un algo que no era vida en absoluto, según la entendemos nosotros, sino más bien una forma inhumana de existencia que bien podría asemejarse al trance inmortal…; un estado en el que era posible imaginar su continuidad eternamente. “¡Inmortalidad!””. La correspondencia en cuestión fue uno de los momentos más felices de la lectura, en especial porque esos atributos son compartidos por el “durmiente Cthulhu” prisionero bajo el sello de R’lyeh. Sólo hay algo que podría criticarse en la novela: el melodramático encuentro del viejo con su amada en “El mar de sueño”, donde ella le advierte sobre la casa, que hace mucho tiempo estuvo dedicada al mal y al poder de sus leyes horrendas”. Este episodio romántico es lo que Lovecraft calificó desfavorablemente. En el ensayo “El Horror Sobrenatural en la Literatura, el maestro de Providence dijo al respecto: “De no mediar unos pocos toques, fuera de lugar, de sentimentalismo manido, este libro podría ser un clásico de primer orden”. Quizá Lovecraft tenga razón, las experiencias espirituales y románticas del viejo con su extinta mujer, son escenas que salen sobrando en la trama de la novela, ésta se basta a sí misma sin ellas, por su capacidad de evocación de terrores inmateriales y extraños, absolutamente inhumanos, por la sugestión del viaje en el tiempo y el temor atávico a lo desconocido que despierta en el lector, al enfrentarlo con la desesperanza de ignotas dimensiones y con un posible fin de nuestro mundo y del sistema solar, tan teorizados por los estudiosos del cosmos. Sin embargo, su juicio de valor sobre la novela no es del todo acertado, con todo y sus tintes de amor, esta obra sí que es un clásico, es un libro inolvidable, imprescindible para comprender la evolución del terror preternatural en la literatura y lo que llegó a escribir el propio Lovecraft.


Si tuviera que describir esta novela con una palabra sería inquietante. El autor sabe atraparnos desde el inicio en la historia y construye un ambiente realmente terrorífico especialmente en relación con la casa que acaba siendo muy protagonista en la novela. Las criaturas que conocemos a lo largo de la trama son realmente tenebrosas y consiguen incomodar de manera notable. Contiene tramos que parecen escritos por Stephen King. Solo le pondría una queja a la novela y es el tramo en el que el autor se centra en los viajes espaciales durante una parte de la historia. Sin embargo esto no puede eclipsar la grandeza de esta obra. Super recomendable.


Exuberante, extraño, insólito, excesivo, único, principalmente único en la historia de la literatura, es este libro de Hodgson. Escrito de manera sencilla y cargada a un tiempo (extraña paradoja, como todas las paradojas en realidad) resulta una novela fantástica muy entretenida y para nada aburrida. La tensión constante y la desagradable sensación de presencias demoníacas rodeando la casa (una casa cuya construcción ya es repulsiva; por sus torres curvas y sus pináculos que sugieren ardientes llamas y por su inconcebible antigüedad; Chesterton dijo en alguna parte algo parecido), el foso sombrío, la distancia que separa a la casa del resto de la población, son elementos que actúan maravillosamente a favor de la novela. El libro está, podríamos decir, dividido en dos partes. La primera trata sobre los primeros descubrimientos del protagonista, un hombre de edad mediana, acompañado por su hermana y su perro "Pepper", acerca de los recovecos del sombrío y ominoso caserón, el foso cubierto por maleza y su riacho discurriendo casi oculto por la maraña de árboles y arbustos del ribazo, y fundamentalmente por la aparición, terrorífica e impactante, de los hombres-cerdo, unas criaturas primigenias, infernales y repugnantes, salidas de las entrañas de la tierra (jamás se descubre el verdadero origen de estas bestias) y que asedian a la casa durante un período insoportable de algunos días y noches. El terror de estos capítulos es realmente abrumador y nos compadecemos por la soledad de la lucha de este hombre contra las criaturas infernales y por la presencia intangible, inmaterial aunque densa y perceptible, de fuerzas incorpóreas y malignas. La segunda parte, que por lo visto en otras páginas es la que menos le ha gustado a algunos lectores, es para mí, la parte fundamental y la que le termina por conferir a la obra, su condición de inigualable. El viaje cósmico-onírico a través de otras dimensiones, del espacio-tiempo, con sus esferas luminosas, sus rojas brumas, y sus constantes cambios, todos tremendos y sorpresivos, son verdaderamente maravillosos. Asistimos a una aceleración del tiempo, en la cuál podemos ver, con sobrado y justificado estupor, junto al protagonista que observa perplejo por la ventana, el camino del sol y la luna por el cielo, cada vez más deprisa, hasta que "sólo una estela de fuego" hiende el aire de la cúpula celeste. Es impresionante la narración del paso terrible de los años, miles de ellos, millones, el triste envejecimiento del planeta tierra, hasta la extinción y muerte de nuestro sol y por ende de todo el sistema solar. Está este libro, repleto de bellas y coloridas descripciones del espacio, muy detalladas, con sus brillantes constelaciones y sus extrañas brumas y nubes, y esferas danzantes de pálidos colores azules y los estallidos llameantes del "Sol Verde", aquel maravilloso y fantástico "Sol Central" (tal vez, el sol dominante del universo, alrededor del cual todos los demás sistemas giran eternamente hasta su inexorable destrucción) que diluye un delicioso y suave crepúsculo esmeralda, y muchas otras geniales y espantosas invenciones del autor. Es asfixiante, opresivo y angustiante en muchos pasajes, y muy bello y poético en algunos otros (como en el capítulo en que describe "El mar de los sueños", donde se encuentra con un amor de su juventud y que vuelve a encontrarse en este paraje misterioso, envuelto en el dulce murmullo de un mar en calma y un sol de suave y lechoso resplandor; el sol verde posiblemente, visto desde otra dimensión). Me hubiera gustado copiar algunos párrafos para ejemplificar y acentuar la reseña, pero preferiría que experimenten los lectores por si mismos la inigualable sensación que suscita la poderosa fuerza que emerge de este libro tan pero tan singular y excepcional.


Se trata de un relato fantástico con evidentes elementos de horror cósmico. La fórmula es conocida: un paraje lejano y sombrío, una casa maldita, un misterioso manuscrito y sucesos inexplicables. Al contrario de Chambers y Lovecraft, que evaden el contenido de sus libros malditos (El rey de amarillo, El Necronomicon), W. H. Hodgson nos lo entrega todo y deja el misterio en las lejanas ensoñaciones estelares y galácticas de su protagonista.


111 años han pasado ya desde su publicación y su historia sigue siendo inquietante, al sumirse en sus viajes interdimensionales resulta fácil entender porque fue de gran influencia en la obra de H.P. Lovecraft. Es una obra compleja y en algunos momentos confusa, pues nos lleva a recorrer dos tipos diferentes de terrores, uno, el sobrenatural, con la descripción detallada de criaturas bestiales, paisajes abismales y momentos en los que el miedo físico logra ser trasmitido al lector resultando sobrecogedor; el segundo un poco más difuso de viajes entre dimensiones, soledades abrumadoras, ensoñaciones espaciales, en las que el tiempo y el espacio se perciben de manera diferente.


TAMBIÉN SE BUSCÓ EN TERROR, POLICIAL Y SUSPENSO


FRASES DEL LIBRO LA CASA EN EL CONFIN DE LA TIERRA

Escucha el llanto doliente del viento en las tinieblas, escucha sin suspirar siquiera. Los pies pisan los ecos perdidos. El ruido que trae tu muerte, calla y escucha, calla y escucha...Los pies de los muertos


Publicado porEdd62

A veces en mis sueños, veo el pozo gigantesco, rodeado de árboles y arbustos, el rumor del agua se mezcla con otros ruidos más lejanos, mientras que por encima, se extiende el eterno sudario de agua pulverizada


Publicado porEdd62

¿ O será que al ser viejos, nos importa menos la conciencia que la tranquilidad ?


Publicado porEdd62

!Luz ¡. Tendría que pasar uno una eternidad sumergido en la noche silenciosa, para comprender el indecible horror de verse privado de ella


Publicado porEdd62

! Que extraño, las insignificancias en que uno puede encontrar consuelo.¡.


Publicado porEdd62

Había traspasado el confín de alguna región o lugar o forma de existencia sutil e intangible


Publicado porEdd62