Calificar
8,2 202 votos

Sinopsis

Una demoledora fábula sobre el futuro del ser humano, una historia post-apocalíptica sobre un viaje emprendido por un padre y su hijo. En un mundo apocalíptico donde llueve ceniza, un hombre y un chico cruzan a pie el territorio norteamericano en dirección al sur. El hambre es mucho más que una preocupación diaria: es la medida de todas las cosas, y las bandas de caníbales asolan el país convertido en un yermo donde solo la barbarie ha echado raíces. El amor de un padre por su hijo es, sin embargo, la única luz de una tierra que ha perdido a sus dioses. Quizá el fuego de la civilización no se haya apagado para siempre.

Año de publicación:2006

29 reseñas sobre el libro LA CARRETERA

Siempre sentí una fascinación perversa hacia los mundos posapocalipticos, y por supuesto soy un acérrimo entusiasta del género del terror y Cormac Mccarthy logró combinar mis dos fascinaciones en un relato sublime. "¿Por qué crees que vamos a morir? No tenemos comida. Ya encontraremos algo. Vale." Cormac nos relata la historia de un hombre y su hijo (jamás sabemos sus nombres) solos en una carretera en el fin del mundo. Un cataclismo ha asolado la humanidad dejándola convertida en un universo gris, inhóspito y desolado. En el libro no se cuenta el origen de ese cataclismo ni qué es exactamente lo que ha ocurrido solo nos dan una pista oscura: "Los relojes se pararon a la 1.17. Un largo tijeretazo de claridad y luego una serie de pequeñas sacudidas". Pero el origen del desastre jamás lo descubriremos, no sabemos si fue una guerra nuclear, o un astéroide, solo sabemos que el mundo está muerto, no existen ni siquiera los animales, estamos solos. "Todo va a ir bien, ¿verdad, papá? Sí. Todo irá bien. Y no nos va a pasar nada malo. Desde luego que no. Porque nosotros llevamos el fuego. Así es. Porque llevamos el fuego." Y eso es todo, lo que sigue es una opera a la desesperación, te conviertes en un espectador privilegiado, invisible e impotente que profusamente quiere ayudar al hombre y al chico, pues sientes la sensación de soledad desgarradora y hambre, y cuando digo que la sientes me refiero exactamente a eso, el escritor no te dice "tienen hambre", te hace experimentar junto a ellos la abrumación del hambre que se va haciendo intolerable a medida que los días pasan y pasan hasta que finalmente cuando sientes que ya no pueden más y encuentran unas manzanas secas no puedes más que sentir junto a ellos el placer y las ganas de llorar ante ese regalo, y hace lo mismo con el frío, y hace lo mismo con el miedo. "No se ha ido, dijo el chico. Levantó los ojos. La cara con churretes de hollín. No se ha ido. ¿Que quieres hacer? Pues ayudarle, papá. Solo ayudarle. El hombre volvió a mirar carretera allá. Solo tenía hambre, papá. Se va morir. Se morirá igualmente" Y para finalizar no creo necesario recalcar lo obvio pero lo haré igualmente, la novela me ha encantado, es una verdadera y digna merecedora del Pulitzer que ganó , una muestra espléndida de como un escritor puede trasladarnos a mundos que sin ser felices o agradables son fascinantes. La prueba es que este libro no lo puedes soltar hasta finalizarlo, te hace experimentar en cada capítulo las decisiones morales, la desesperación, la melancolía de un mundo destruido pero hasta el final mantiene ese pequeño fuego de esperanza, ese fuego que está dentro de nosotros . Muy recomendada lectura. "¿Todavía somos los buenos? Si. Todavía somos los buenos. Y lo seremos siempre. Si. Siempre. Vale.


Carretera y manta, dicho popular que utilizaba mi padre para indicarme que debia hacer si no me interesaban sus condiciones. Con respecto a la novela/relato de mccarthhy, pese a ser una absoluta exageración, pues lo importante de la misma es el mensaje y su poderosa narración, no deja de quedarme un poso, un regusto...un si, pero...Carretera, manta y carrito de supermercado. O lo que es lo mismo, un encefalograma plano en ambientacion, ritmo y argumentacion. Cuadrada, plana y repetitiva en los sucesos, supongo que intencionadamente, para mostrarnos un mundo tedioso y sin esperanza, pero aun asi, me ha parecido desperdiciar un texto que se podia haber desarrollado mas, mucho mas. Soy consciente de que esto es una opinion muy personal, y ha de ser cogida con pinzas, pues el hecho de que a mi me falte argumento y ritmo, no significa que al resto de la humanidad le falten. Tampoco seria justo si no hablara de las " bondades del relato" que las tiene y muchas. Con una prosa envidiable, el autor nos plantea una distopia apocaliptica, demoleroda, angustiosa y asfixiante. Con esta novela lo vas a pasar mal. La deshumanización representada en el padre, y en todo lo demás, contrasta con la bondad de un niño. Distintas formas de abordar la supervivencia en el entorno mas devastador y extremista posibles, y que abre la reflexión de que harias tu en su lugar. Con pasajes ciertamente sobrecogedores, metaforas bien traidas y sentimientos de astio, asco y derrota moral, hay que reconocerle a mccarthy que su objetivo se cumple con maestría. Siempre, pero ante una novela así, más, recomiendo leerla y cada cual saque sus propias conclusiones, pues lo que para mi son carencias, muy fácilmente para otros sean beneficios y el relato es tan especial como para no tenerlo en cuenta. Para mi una brillante historia a la que le faltan cosas.


No se sabe por qué (el autor no lo cuenta ) la tierra ha quedado arrasada , cubierta de cenizas , donde todos los días son iguales y tan grises , tan oscuros que parecen noches. Un padre y su hijo recorren la carretera hacía el sur , hacía el mar huyendo de la soledad,la devastación y de un entorno cruel y despiadado donde han desaparecido los animales y las plantas y los pocos humanos que quedan son la mayoría de las veces bandas de canibales. La trama es repetitiva y dura ,los días se suceden carretera adelante intentando conseguir comida , ropa y un lugar donde pasar la noche. Supervivencia en estado puro. Una historia muy dura con momentos escalofriantes ,es una obra oscura que transmite angustia,desesperanza,tristeza y soledad pero también amor incondicional del padre por su hijo y con ello llega un atisbo de esperanza. Una novela corta con pocos dialógos y muchas descripciones , te hace pensar . Me ha gustado mucho y la recomiendo. Con este libro termino el reto de Alibrate para este año ,ya sólo me queda subir la lista de los leídos.


Es una breve historia de un mundo post apocalíptico desolado. Padre e hijo se dirigen al mar por la interestatal para huir del terrible invierno. El sol ha desaparecido tras una capa eterna de cenizas que cubren cielo y tierra. Los sobrevivientes , pocos, recelan unos de otros y saquean los restos de una civilización desaparecida. La desesperación y el tedio de una existencia miserable sin luz al final del túnel hacen de ella una novela angustiante. No creo que nadie disfrute leyendo  este libro, “Disfrutar” es una palabra que no encaja con este libro. Es una novela que se sufre, se padece. Se sobrevive a cada escena, plomiza y ominosa. Pero al igual que ocurre con las mejores películas de terror, una vez se concluye pueden liberarse las tensiones e inquietudes que el autor ha ido apilando artesanalmente. Trate de imaginar, yo ¿que haría en esas circunstancias?, todavía no alcanzo a dimensionar la relación Padre - hijo . No he tenido esa experiencia , pero con el solo hecho de pensarlo hace que se te pongan los pelos de punta, solo queda la carretera, antes era símbolo de comunicación, de placer al viajar ahora es un instrumento más de dolor en un mundo lúgubre. ¿Que ha pasado con la cultura social?, los amigos? el mundo tal como lo conocemos ha desaparecido y tenes que sobrevivir vos y tu hijo!!! El autor utiliza un estilo poderoso, denso, donde el narrador se transforma en un fotógrafo que nos muestra escenas de naturaleza muerta construcciones polvorientas, casas semi destruidas, bosques sin ruido, cadáveres carbonizados. La carretera es una metáfora del destino de la pugna por mantenerse cuerdos en el auge de la deshumanización absoluta. La carretera fue un viaje del suspenso a la angustia


Magnifico relato de una distopia personal un tanto triste y desalentador , de lo contrario no seria McCarthy


LA CARRETERA - Cormac McCarthy "Sin listas de cosas que hacer. El día providencia de si mismo. La hora. No hay después. El después es esto. Todas las cosas bellas y armónicas que uno conserva en su corazón tienen una procedencia común en el dolor". Estas palabras en las primeras páginas son el inicio de este relato en los últimos días del fin del mundo. No sabemos qué ha sucedido, pero todo ha sido arrasado. El fuego cubrió la tierra y la envolvió en ceniza. Todo es gris, la luz del sol está tamizada, de noche no se ve ni la luna ni las estrellas. Quizá es el apocalipsis esta distopía donde un padre enfermo y su niño viajan por la carretera hacia el sur de Estados Unidos. La madre ante el horror irremediable se fue. "Por lo que a mí respecta mi única esperanza es la nada eterna y la deseo con toda mi alma". Ya sólo quedan 2 balas en la recámara. Evitar a los caníbales, esconderse y buscar a los buenos. El padre no se rinde ante la miseria y el hambre. Todo ceniza todo gris. El mar, presagio de muerte, ya no tiene su color azul. Y Dios, dónde está ese dios... el final, el apocalipsis y la esperanza clavada en un niño solo en medio de una tierra muerta. "Una vez hubo truchas en los arroyos de la montaña ". "Dios no existe y nosotros somos sus profetas".


Me ha parecido una novela angustiante y que me ha mantenido con mucha tensión. Un relato desesperanzador, y al mismo tiempo, conmovedor por la relación paternofilial. Muy recomendable.


Un hombre y un niño caminan a lo largo de una carretera, nadie sabe lo que han dejado atrás ni lo que les espera. Un mundo gris donde llueve ceniza , la comida escasea y nadie se fía de nadie. Una novela lenta en su acción y puede que sea repetitiva en algunas acciones pero que a mi me enganchó hasta el final. Por eso le he dado 5☆


Ver más reseñas