Calificar
8,2 23 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis de La bruja: coca, política y demonio

En una narración vívida, recogida por el autor con una grabadora, la vida de la bruja va desmadejando, a través de una cadena de historias vitales, los tres temas que comprenden este gran reportaje: coca, política y demonio, hasta lograr entrelazarlos, tal como sucede en nuestro medio porque, justamente, el libro es extraído de esa realidad que nos golpea.

Año de publicación:1994

1 reseña sobre el libro La bruja: coca, política y demonio

Si bien ya pasaron décadas desde los hechos narrados, es válido decir que sigue siendo un retrato de la sociedad actual... Comenzando a leer este libro da cierto escozor, es casi un libro de brujería, los detalles con que se narra, los detalles que da la bruja son casi fórmulas para hacer brujería, ej: nido de pájaro macua, y buscas en internet y zaz, ahí está, ingrediente para embrujar y así con decenas de ingredientes y ejemplos,... es ya avanzando el libro cuando evidencia lo podrido del gobierno, quien siempre ve la forma de estar en el poder, ganar algo, superar a otros, etc.. y acá es brujería,... muchos dicen que no creen en ella... Pero sinceramente, la brujería históricamente siempre se a ocultado, y hoy día en la era donde todo está a un click de distancia y se graba fácil con un celular, creo que con más veras han sabido ocultarse y disimular... O capaz hoy en una época tan secular donde nadie cree en nada las brujas han perdido su poder, contrasta con el libro, época de "camaduler@s" donde todo era pecado y much@s se creían santurrones, las brujas tienen más influencia ... En fin... Ya al final del libro, la lucha mística del bien y del mal cuando la bruja quiere ser buena... Con curas y obispos exorcistas... Un gran libro, y cómo siempre basado en una historia real, ¿para qué leer ficción cuando existen libros como La Bruja de Castro Caicedo? Un 5 Sólido


También se buscó en LITERATURA CONTEMPORÁNEA


Frases del libro La bruja: coca, política y demonio

Esos resentimientos no eran más que heridas que le había causado la gente. Porque usted piensa: un resentimiento es el pecado de no perdón, pero es que algunas veces se hace casi imposible perdonar porque están de por medio aquellas heridas.

Publicado por:

Valen2000