LA ARQUITECTURA DEL OCEANO

INES GARLAND

Calificar:

8,0

2 votos

Sinopsis de LA ARQUITECTURA DEL OCEANO

Crecer, amar, vivir es como lanzarse a las profundidades del mar. Ávidos de amor, los protagonistas de estos cuentos —sobre todo mujeres— navegan por el mundo atentos a sus propios deseos y a las señales que emiten los otros: gestos que indican por dónde seguir, que permiten adivinar aguas tranquilas o que advierten sobre el riesgo de encallar. Una adolescente observa cómo su padre coquetea con su mejor amiga frente a los ojos de su madre; un accidente en las vacaciones familiares hace tambalear las convicciones de una mujer llena de prejuicios; tres hermanas quedan al cuidado de una empleada perversa; la atracción y el rechazo conviven en el deseo sexual de una pareja. Íntimos, sutiles, reflexivos, los dieciséis relatos que componen este libro hablan de la búsqueda a veces infructuosa del amor y confirman el profundo conocimiento que Garland tiene de los repliegues de la sensibilidad y de los estremecimientos del deseo. Con finura y precisión, persevera en captar la naturaleza humana, esquiva como la arquitectura del océano.

0 reseñas sobre el libro LA ARQUITECTURA DEL OCEANO

MÁS LIBROS DEL AUTOR INES GARLAND


FRASES DEL LIBRO LA ARQUITECTURA DEL OCEANO

Que el hombre fuera una hoja en el viento, dejarlo pasar, que se volara. Abandonar el deseo. Pero ésa era la muerte, ese frío de las baldosas del pasillo que subía desde los pies, la helada de la noche afuera entrándole por las puntas de los dedos, (...) (El retiro budista)


Publicado pordaniela27

Una noche cualquiera de un mal día estoy enojada y cansada y la vida de todos los días me aprieta. (Los planes del amor)


Publicado pordaniela27

—Fondo blanco— digo y pienso que me voy a emborrachar hasta dejar de merodear por su cuerpo con la mente y soltar al lobo que me anda por el cuerpo. (Divino tesoro)


Publicado pordaniela27

La vida tiene esa manía de seguir adelante aunque después no podamos recordar más que instantes sueltos, como esa foto, aunque no podamos reconocer las cosas que nos exiliaron de nosotros mismos. (El rayo verde)


Publicado pordaniela27