Calificar
8,6 45 votos

Sinopsis de LA ANALFABETA

Once breves capítulos para once momentos de la intensa vida de Agota Kristof.Una obra autobiográfica que sintetiza en once fragmentos, los once momentos fundamentales de una existencia apasionada.Unas páginas que han sido definidas por la crítica como «un regalo para el intelecto». Un trayecto vital que describe primero a una joven que devora libros en húngaro para luego dar la palabra a una escritora reconocida en otro idioma, el francés. De la infancia feliz a la pobreza después de la guerra, los años de soledad en el internado, la muerte de Stalin, la lengua materna y las lenguas enemigas como el alemán y el ruso, la huída de Austria y la llegada a Lausanne (Suiza) con su bebé.Una historia hecha de historias llenas de lucidez y humor. Sus palabras nunca son tristes, son implacablemente justas y precisas. Todo el mundo de Agota Kristof está aquí, en este libro caracterizado por frases breves, minimalistas, diminutas en las que se perciben en todo momento las grandes reflexiones y los poderosos pensamientos que las han provocado.

Año de publicación:2006

15 reseñas sobre el libro LA ANALFABETA

Con la sencillez por bandera agota kristof nos muestra una breve autobiografía, tan breve, que trascurre en un suspiro y como lector tengo la sensación de que faltan cosas. No trato de desmerecer la obra, al contrario, me parece un texto de una calidad alta, directa al grano, sin capas y con una simpleza que en absoluto riñe con la belleza de sus letras. Intimista pero practica la húngara nos muestra retazos de su vida, como si fuera un cuento ( a lo john boyne pero en bonito) desde la niña que lee todo lo que cae en sus manos, hasta la acogida que se siente siempre fuera de lugar por bien que se le trate. Más que un ejercicio literario, parece construido desde el placer de escribir sin una pretensión final, un viaje a ninguna parte sin retoques ni maquillajes, trazada libre, a mano alzada y, eso si, ordenado temporalmente. Las mujeres bellas, lo son sin pinturas y agota pinta desde el alma, con la niña que aun lleva dentro y con tan "poco" nos llega muy adentro. La autora reflejada ante un espejo de inocencia, de colores pastel que no lo son tanto, nos da un abrazo literario, abrazándose a si misma. Su virtud es a la vez su defecto, de sabor agradable, pero que acaba pronto, la falta de pretensión le da libertad y le resta calorias...la analfabeta es una merienda, una manzana dulce y fresca que los glotones comemos con gusto, pero nos deja con hambre, con mucha hambre. Y...ahora que hago hasta la cena? Tendre que prepararme un banquete!


En este relato autobiográfico encontramos once capítulos donde nos acercamos a once momentos significativos de la vida de Agota Kristof, que nos narra de manera cronológica (entre ellos hay espacios, me hubiera gustado conocer un poco más de lo que sucedió en ese tiempo que ella omite compartir con nosotros) desde su infancia, cuando aprendió a leer hasta cuando ya es una escritora, haciendo gala de una pluma precisa, ágil y sencilla. Cada uno de esos momentos son como fotografías que inmortalizan su alma, transmitiéndonos ese placer devorador por la lectura, los libros y que más adelante la escritura que surge como una tabla a la que aferrarse para sentirse a salvo de alguna manera de la dura realidad que tuvo que enfrentaba cuando estaba en el internado. El contexto histórico en el que se desarrollan los eventos están ubicados inicialmente en Hungría durante los años cincuenta, luego de terminada la Segunda Guerra Mundial, con toda las consecuencias no solo económicas, sociales, políticas sino también culturales que hay detrás de una guerra que hace que cualquiera quiera escabullirse de manera clandestina, dejando de lado todo lo que lo une a su patria natal. A pesar de la brevedad del texto podemos percibir la problemática que vivió la autora y esa fortaleza de espíritu que le permitió seguir adelante sin desfallecer en la búsqueda de una mejor calidad de vida. El titulo podría relacionarlo aún con las personas que hoy deben dejar su país de origen en busca de nuevas oportunidades, sin conocer el idioma y la cultura del lugar donde llegan, sin sentir que forman parte de esa sociedad, sin voz, pero que su determinación les permite derribar los obstáculos que encuentran para vivir; al igual que lo vemos reflejado en Agota Kristof quien con valentía da la pelea, en un país que no es el suyo aprende y aprende a superar no solo las barreras lingüísticas para alcanzar las metas que ha soñado: poder leer y escribir le devuelven parte de aquello que había perdido. Esta obra tiene una carga emocional impresa bastante fuerte. Muy recomendad.


Es curioso como este corto relato biográfico , me movió por dentro e hizo que empatizara con su protagonista, una mujer joven, refugiada que junto a su marido y su hija pequeña, abandona su país Hungria ,obligada por la dictadura de Stalin y de la que hace una dura critica al adoctrinamiento ruso que se realizaba en los países del Este que no solo impedía su desarrollo económico sino que pretendía enterrar su cultura y su identidad nacional. Cuando logra cruzar la frontera se adentra en un desierto de afectos, cultural y social que le provoca una gran inseguridad, "¿ como habría sido mi vida sino hubiera dejado mi país? Más dura, más pobre pero también menos solitaria, menos rota; quizás más feliz." Nuestras circunstancias favorables nos empoderan para criticar actos irresponsables pero necesarios para sobrevivir y esta historia por desgracia esta más viva que nunca en todas esas personas que huyen del miedo, del hambre, de la guerra , en definitiva de la muerte. La escritora utiliza la forma de un diario que con palabras precisas y justas, frases cortas pero rebosantes de reflexiones y muchos sentimientos, define la pasión por la lectura como una agradable enfermedad y a la escritura como una necesidad para soportar el dolor.


Llegué a Agota Kristof gracias a su trilogía "Claus y Lucas" (¡Una obra maestra!), desde que lo terminé siempre quise leer más de ella. En este libro "La analfabeta", reúne relatos autobiográficos en tan sólo 56 páginas. Breve pero profundo. Su narración es sencilla pero con una carga amplia. Me encantan esta clase de autores donde en pocas palabras pueden transcribir lo más profundos sentimientos. Quiero seguir leyendo/descubriendo más de obra. Y si todavía no la conocés, andá corriendo a tu librería amiga, ¡apurate que se Agota!


De acuerdo con VictoriaR. Sólo indicar que este libro emociona, que en una forma tan simple nos muestra la vida de la escritora, quien lucha contra los infortunios de la guerra y el ser un emigrante en un país donde no se conoce el idioma. El valor de la palabra y de la escritura como medio de comunicación y de conocimiento . Muy recomendable.


#laanalfabeta #agotakristof Esta lectura maravillosa la compartí en un gran grupo de #leamosjuntos @que_libro_leo con muchas opiniones, puntos de vista, de mucha importancia que solo hace la magia de la lectura conjunta. Gracias a todas por los aportes necesarios para este cierre. Se me ha acumulado muchas impresiones de lo que leo últimamente. Ahí vamos sacando los pendientes. Un hit descubrir esta autora recomendada por algunas plumas de la literatura. Esta lectura corta, justa y precisa. Es más extenso el prólogo ( a cargo de Josep María Nadal Sau) que el mismo libro. Agota narra su autobiografía en once breves capítulos. Habla de su vida intensa pero condensada en este escrito, con frases que tuve que marcar por qué no quiero olvidar, describe cómo fue su miserablemente vida familiar, estudiantil y matrimonial estando en la guerra. Nace en Hungría en 1935 y se va al exilio a Suiza en 1956. Ella no se sintió a gusto en ninguna lengua. Debió aprender en su niñez el alemán y el Ruso que fueron las lenguas enemigas, en el internado, cuando hacen la ocupación en Hungría. Su pasión por la escritura y la lectura y su trauma por tenerlo que hacer en lengua extranjera. Hace que aprenda el francés en Suiza, y reconoce otra lengua para criar a sus hijos y para realizarse como escritora. La historia de Agota Kristof no deja de trasmitir con imperante fuerza una lucha de superación personal. El mundo está acá en estas breves frases, pequeñas, de pocos retazos, que llenan de grandes reflexiones y poderosos pensamientos. <No he escogido esta lengua. Me ha sido impuesta por el destino, por la suerte, por las circunstancias. Estoy obligada a escribir en Francés. Es un desafío. El desafío de una analfabeta> Este libro es un abrebocas de la obra de esta mujer que muchos han amado y a otros incomoda. Siguiente estación Claus y Lucas Ya leíste algo de Agota?


Un relato biográfico tan breve como profundo. En once capítulos, la escritora, presenta hechos que trazan un recorrido desde la niña lectora que fue hasta la escritora en la que se convirtió. Signada por el régimen comunista, la pobreza, la soledad y su experiencia como refugiada, comprende la vital importancia de la lengua materna. Cómo se concentra en ella la raíz cultural e identidad de los pueblos y cómo, sin ella, se siente una analfabeta. ¡Excelente!


Absolutamente perfecto. Es una obra escrita con economía de palabras: nada sobra y nada falta.


Ver más reseñas

Libros que te pueden interesar


Más libros del autor AGOTA KRISTOF


CLAUS Y LUCAS

AGOTA KRISTOF

Calificación General:8,7

EL GRAN CUADERNO

AGOTA KRISTOF

Calificación General:8,5

También se buscó en BIOGRAFÍAS Y MEMORIAS


Frases del libro LA ANALFABETA

Leo. Es como una enfermedad. Leo todo lo que me cae en las manos, bajo los ojos: diarios, libros escolares, carteles, pedazos de papel encontrados por la calle, recetas de cocina, libros infantiles. Cualquier cosa impresa. Tengo 4 años.

Publicado por:

Rafa perez

El aula de mi padre huele a tiza , a tinta, a calma,a silencio, a nieve incluso en verano. Las ganas de escribir vendrán más tarde cuando el hilo de plata de la infancia se haya quebrado.

Publicado por:

Mariluz70

Así pues, durante estas horas de silencio forzado, empiezo a redactar una especie de diario...anoto en él mis desgracias, mi pesar, mi tristeza, todo lo que me hace llorar en silencio en la cama. Lloro sobre todo mi libertad perdida.

Publicado por:

Mariluz70

¿Como habría sido mi vida sino hubiera dejado mi país? Más dura, más pobre, pero también menos solitaria, menos rota; quizá feliz.

Publicado por:

MaxiQuino

Leo. Es como una enfermedad. Leo todo lo que me cae en las manos, bajo los ojos: diarios, libros escolares, carteles, pedazos de papel encontrados por la calle, recetas de cocina, libros infantiles. Cualquier cosa impresa.

Publicado por:

Nathaly Z