Calificar
8,3 34 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis de KIM JI-YOUNG, NACIDA EN 1982

Su nombre es Kim Ji-young. Tiene 33 años y el nombre más común de Corea. Su historia ha incendiado Asia entera. «Ni siquiera yo sé si me casaré o si tendré hijos. O puede que me muera antes. ¿Por qué tengo que renunciar a lo que quiero ser o hacer por un futuro que no sé si llegará o no?» Esta novela ha pasado de ser la breve historia de una joven coreana a convertirse en un terremoto que ha sacudido a las mujeres de medio mundo. Kim Ji-young (que lleva el nombre más común entre las mujeres coreanas nacidas en 1982) es aparentemente una mujer como cualquier otra, con una juventud sin pena ni gloria, siempre a la sombra. Todo se retuerce cuando, de repente, Kim empieza a hablar con las voces de su madre, de una amiga desaparecida, de otras muchas mujeres. Lo que parecía una broma adquiere el tono de una respuesta, de una insurrección y, para los demás, el tono de una enfermedad. Este libro ha sido una embestida para el panorama literario de todos los países en los que se ha publicado. Bajo su aparente sencillez, hay una sensación de peligro que palpita a lo largo de todas sus páginas y que ha abierto una grieta en los estándares de la literatura contemporánea. Reseñas:«Cho Nam-joo, retrata en ella una vida normal (como la suya) para un público que tal vez no ha podido leer tantas. Su aparente simplicidad merece una lectura.»Berna González Harbour, El País «Una novela importante porque nos baja de la nube y nos advierte de lo que pasa de verdad. [...] Un bofetón en la cara. Solo para ver de qué manera sigue sumando ejemplares -ya lleva más de un millón vendidos- ya vale la pena tenerlo en nuestra biblioteca. No se publican muchos libros así.»Andrea Rovira, El Nacional «Deja la sensación de que ha pasado una ola. El agua ha subido, poco a poco, se ha roto a nuestros pies con un pequeño estruendo, y luego se ha retirado dejando la arenahúmeda y blanda, y nuestros pies un poco más hundidos en ella.»José Pazó Espinosa, El Imparcial «Un testimonio generacional.»Andrés Sánchez Braun, La Vanguardia «El éxito de Kim Ji-young se abre paso así como una hermosa historia de la fea normalidad; de una discriminación que no es violenta; de un dominio de baja intensidad que sin embargo lastra a la mujer frente al hombre.»A vuelapluma «Esta es la novela corta de una vida corta, de una vida común, con las dificultades de cualquiera. Pero no de cualquier persona, sino de cualquier mujer. Y esa es la clave. [...] Y todo parece tan brutalmente cotidiano que, si al comienzo sorprende esa sorpresa, lo que nos sorprenderá luego es que no nos haya sorprendido todo esto mucho antes.»Berna González Harbour, El País (Babelia) «Esta novela ha ayudado a traer las preocupaciones de las mujeres a la primera línea del debate público.»The Korea Herald «Es extraño que se me llenaran los ojos de lágrimas, porque esta historia no me resulta para nada extraña. Es mi historia y también la de innumerables mujeres de la misma generación que crecimos bajo una discriminación y violencia sutiles.»Choe Jieun, <ize> «Lo que más me impresionó es que, quizá más que un libro del momento, en muchos sentidos me ha parecido un libro intemporal. Es la historia de una mujer corriente que, a pesar de ser un producto de la sociedad coreana de finales del siglo XX y principios del XXI, en términos emocionales podría haber salido de las páginas de Henry James o de Jean Rhys, por su vulnerabilidad y su sufrimiento. Y, por supuesto, qué vamos a decir del final, excepto que es un golpe maestro extraordinario, que dejará una marca indeleble en cualquiera que lo lea y que para el futuro le asegura a este libro un puesto como clásico de la literatura.»Chris White, editor de Scribner «Publicada sin hacer mucho ruido, sus ventas crecieron de manera repentina gracias a lo que los lectores decían de ella y ahora es la obra de ficción más vendida. [...] Un fenómeno social.»Hankook Daily

Año de publicación:2019

16 reseñas sobre el libro KIM JI-YOUNG, NACIDA EN 1982

Mi última lectura del 2020 fue una de las más impactantes. Ya quiero hablarles de este libro en el canal.


Voy a aclarar de antemano: SOY MUJER (¿sorprendidos?) y no soy precisamente de las modositas ni de las que dicen "sí querido". Soy de las que no se conforman, las que no se callan ni se dejan humillar. Y todo eso va porque...CHACHANN!!! No me gustó nada este libro. "Kim JI..." narra las iniquidades entre géneros en Corea del Sur y las diferentes injusticias por las que pasan diariamente las mujeres. Yo debería haber amado este libro, debería haber llorado indignada pero lo único que hice fue... dormirme ("Arabella" y este han mejorado notoriamente mi piel). El libro es tedioso. Está escrito de una forma fría y lineal que no conmueve, no indigna y además le quita a uno las ganas de empatizar con la protagonista. Y acá está el segundo problema: Kim Ji nose cuanto es insoportable! Una mujer siempre frustrada y deprimida pero que nunca habla, nunca se rebela; mira como otras luchan mientras ella solo agacha la cabeza. Entiendo que hay mujeres que unicamente pueden ser así. Pero si me pones a una chica tan desesperante, como mínimo narrala apasionadamente, haceme amarla, haceme comprenderla... Combo explosivo: protagonista sosa + narración tediosa = se me quitan las ganas de leer y se me van los ideales por el caño. Finalmente y esto realmente me desquició, este libro deshumaniza la maternidad, la muestra como una carga,una desgracia en la vida de una mujer. Esta chica solo llora, sufre por su trabajo, por lo que le dicen los demás.... pero de la experiencia inigualable y hermosa de tener un bebé ... NADA. De mirar a tu hijo y llorar de amor, de sostenerlo y saber que esos 9 meses te conectan para toda la vida, de las ansias de protegerlo ...de todo eso, absolutamente NADA. Yo soy madre, tuve que dejar de trabajar para cuidar a mis hijos, me enfrenté a la incertidumbre de niñera sí, niñera no, sentirse culpable y demás. Pero me niego a creer que ser feminista implica ver a la maternidad como un impedimento. Yo soy MAMÁ, cuido a mis hijos y soy rebelde. Una cosa no quita la otra.


Esta reseña está realizada desde el más profundo respeto y sensibilidad. Kim Ji-young, nacida en 1982 nos presenta la vida, la situación e ideología de la mujer en Corea del Sur. Kim Ji-young es nuestra protagonista que desde muy chiquita tiene que aprender que su vida no será fácil, por el simple hecho de ser mujer. Ya que en su sociedad, en su cultura y creencias la mujer siempre tiene que estar en segundo plano. Tiene que aprender a ocultar sus sentimientos, matar sus sueños y morder su dignidad. La autora nos plantea la situación actual de las mujeres en Corea del Sur por medio de una protagonista con voz baja, que apenas habla en susurros donde visualiza la situación, más no reacciona y nunca alza la voz. Entiendo que la autora creo a Kim Ji-young para representar a una parte importante de las mujeres coreanas, las que a pesar de la frustacion, agachan la cabeza y aguantan como pueden. Seré totalmente franco, jamás juzgaría a una mujer y mucho menos a nuestra protagonista que día a día se enfrenta a un entorno lleno de injusticia y carente de sensibilidad y raciocinio, pero en la forma que la autora decidió contar la historia no me gustó, hubo momentos que no entendía al personaje principal, al tener una voz tan apagada, que la autora así lo decidió, me hizo falta más sensibilidad, no conecté con los personajes y siento que Kim Ji-young merecía más, merecía valor, merecía sentimientos y merecía una mejor visión, ya que al final se diluye el mensaje de la autora. Hubo un hecho puntual en el que no estuve de acuerdo en la forma en que se nos planteó, la maternidad y en la de tomar la decisión de dejar de trabajar por ser madre. Considero, con todo el respeto, y que no es así como lo plantea la autora, fue muy visceral y sentía a nuestra protagonista como un robot al momento de ser madre. Cómo les digo, es un libro para abrir los ojos. ¿Tiene fallos? Sí. ¿Vale la pena leerlo? Por supuesto. Kim Ji-young, nacida en 1982 merece ser salvada, merece ser escuchada y , sobre todo, merece ser ella misma.


Comentar este libro y no entrar en polémica resulta complicado. Creo que hay ciertos temas que pueden herir la sensibilidad de los demás o peor aún, pueden tacharte de algo que no eres o no comprender bien tu punto de vista. Kim Ji young ha sido un libro revolucionario, pues tengo que decir que a mi me ha aburrido enormemente. Sin entrar en el contenido del libro, no he conectado absolutamente con la forma de narrar de la autora, no te hace sentir nada, nada de nada. Kim Ji young puede ser cualquier mujer de este mundo, pero no cuenta nada nuevo, nada que no sepamos, nada que no hayamos sufrido, nada que no vivamos. Es cierto que en Corea viven en el siglo pasado. Y es maravilloso que este libro sirva de ayuda para avanzar en la igualdad entre hombres y mujeres en ese y en otros tantos países del mundo. Pero en el nuestro creo que está de vuelta. Soy madre, soy maestra (no porque sea un trabajo para madres, sino porque decidí elegir esta profesión) y soy ama de casa. Mis ojeras llegan a mi ombligo pero soy feliz.


"Kim Ji-young tiene 33 años. Se casó cuando tenía 30 y tuvo una hija hace un año" y esta es su historia. En la sinopsis ya nos advierten que la breve historia de esta joven coreana se ha convertido en un terremoto que ha sacudido a mujeres tanto en Asia como en todo el mundo, y esta humilde lectora chilena les confirma el sentimiento. Primero fue la rabia y frustración al leer todo el sacrificio de la madre de nuestra protagonista. Primero por sus hermanos y luego por sus hijos, renunciando a sus sueños, pues solo los varones podían soñar. Y es fuerte porque realmente fue así por mucho tiempo en muchas partes del mundo y en algunas todavía lo es. Luego toca un tema muy común pero importante de erradicar ➡️ "te molesta porque le gustas". Espero que hoy los padres de todas partes estén educando a sus hijxs para acabar con esta conducta absurda que ha sido normalizada con horribles consecuencias para las mujeres. Luego toca las dificultades de la vida universitaria, el cansancio, la falta de sueño, estudiantes que trabajan y estudian, el miedo a no poder seguir estudiando por dificultades económicas. Lo leía y decía para mí, entonces esto es algo universal; y me pregunto ¿por qué también hemos normalizado esto como una etapa de estudios que es normal sufrirla así? Por último están las dificultades para la mujer en el mundo laboral, las inequidades y desigualdades de género, el acoso y la incompatibilidad de la maternidad con el trabajo. Aquí también habla de los roles de hombres y mujeres al momento de formar una familia y cómo la mujer sufre un cambio trascendental en su vida, renunciando a esta y a ella misma, y para colmo la llaman "parásita", es juzgada tanto por hombre como por mujeres, ¿se dan cuenta de toda la presión? ¿logran imaginarse esa angustia? Mi personajes favorito fue la madre de Kim Ji-young: una mujer fuerte, valiente y luchadora. La relacioné inmediatamente a mi madre 💜


Una historia en la que se demuestra lo difícil que es ser mujer en la sociedad. Sí, es difícil. Lastimosamente algunas personas no lo ven de esa forma, se creen entes superiores en la vida, y van denigrando lo que viven los demás, sobre todo las mujeres. Realmente es una novela que te abre los ojos y el corazón a las situaciones diarias a las que se ve inmersa una mujer, en los años anteriores, y lamentablemente, hoy día también. Me dejó un sabor muy amargo en la boca, y me dejo una sincera tristeza. Son libros que te dicen DATE CUENTA de lo que ocurre y cómo ocurre. Lectura rápida y llena de aprendizajes. Te deja mucho que pensar y no vas a salir sin rasguños. La amé


No me extraña que el libro haya tenido el efecto que tuvo en Corea del Sur. A través de Kim Ji-Young vemos lo que experimentan muchas mujeres en dicha sociedad (y seamos honestos en otras sociedades tambien). Desde su niñez, adolescencia, adultez vemos como las costumbres, formas de crianza, van formando y mellando a Kim. Fue una lectura fluida y confieso que iba a darle un sólido 4, pero ese último capítulo y ese último párrafo me tocaron de tal manera que terminó por llevarse esa quinta estrella.


Es sin duda un libro incómodo de leer. Si, no puedo empezar elogiandolo aún cuando es muy bueno, aún cuando creo que todas las mujeres deberían leerlo. Tengo que empezar diciendo que me ha hecho sentir incomoda porque siendo una mujer de otro país, en una época diferente, este libro me a resultado un espejo de conductas que he permitido y otras que me han pasado sin darme cuenta, aun cuando yo tenía el firme propósito de que mi vida no sería así. "El mundo había cambiado muchísimo, pero las pequeñas reglas, los pactos y las costumbres seguían sin actualizarse. En conclusión, el mundo no había cambiado tanto". Ser una mujer es complicado, ser una mujer que no quiere conformarse es aún peor. Es algo que se que los hombres no entienden, que desestiman, como si no fuera nada el trabajo extra que debe hacerse por la maternidad y los cuidados del hogar. Hablar de estos temas con un hombre te hace sentir más sola, entre estas páginas encontré entendimiento. Encontré voces de varias mujeres que aunque diferentes entre ellas, pueden entender la situación por la que pasa otra con los años, aún cuando de jóvenes empecemos siendo demasiado ingenuas. En resumen, este libro con sus 157 páginas me ha hecho enojar muchísimo, porque no me deja ignorar todas las cosas que están mal, me pone de frente con conductas horribles tanto de hombres como de algunas mujeres y me hace cuestionarme si algún día esto va a cambiar, si decido ser madre y tengo una niña ¿ella va a tener que sentirse igual de frustrada que yo? ¿Si tengo un varón será una persona poco responsable emocionalmente? Es difícil leer esto y saber que la respuesta es que probablemente, poco llegue a cambiar.


Ver más reseñas

Más libros del autor CHO NAM-JOO


También se buscó en LITERATURA CONTEMPORÁNEA