Calificar
8,2 26 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis

¿Cuál es el motivo del nuevo regreso de Larsen a Santa María? ¿Por qué lo llaman Junta, Juntacadáveres? En una de las novelas más llena de sucesos y tal vez la menos melancólica del escritor uruguayo, Larsen ha abierto un prostíbulo en el que comienzan a trabajar mujeres ya maduras. Pero esa no es la única historia: también está la de Jorge Malabia y Julita, además de la del infaltable observador, el médico Díaz Grey.Con juntacadáveres, Onetti retoma los temas de sesgo político y social aparecidos en sus primeros escritos y, si bien sigue alojando a los seres que más lo conmueven -los derrotados, prostituidos, extraviados-, un impulso que se aleja del fatalismo tiñe la narración de una inusual vitalidad.

Año de publicación:2007

4 reseñas sobre el libro JUNTACADAVERES

Es difícil dejar las páginas de este libro, una novela en la que se puede visitar con pasmoso asombro el pensamiento de cada personaje y vivir sus variadas angustias, que conforme avanza el relato se vuelven las nuestras. Los hechos sobre los cuales se forja la historia se van plasmando con gran introspección, de manera tal que las emociones, las experiencias, los gestos, la más nimia conducta de cada uno de esos seres condenados al fracaso (“al terrible acabamiento”), que desfilan por las páginas del libro, son descritos con la precisión de un observador amante de la crueldad psicológica, meticuloso hasta la obsesión por mostrar la bajeza de la condición humana, su futilidad y su connatural abyección. Onetti con una maestría indiscutible, hace del sencillo acto de la instalación de un prostíbulo en Santa María, un mecanismo capaz de exponernos la derrota inevitable de Larsen o Juntacadáveres y la doble faz de Díaz Grey, Barthé, Marcos y el cura Bergner, como una evidencia de que el móvil último de cualquier interés humano es el beneficio de sí mismo, el placer propio, las íntimas convicciones, sin importar para nada los demás. Juntacadáveres es un profundo espejo donde desfilan las soledades existenciales, las muertes progresivas, las desilusiones, las vejeces compartidas en la derrota, las bellezas marchitas, las desesperanzas: Eso es lo que se lee al seguir la historia de Larsen, al contemplar la adolescencia incomprendida y aislada de Jorge Malabia, al conocer íntimamente el “acabamiento” de María Bonita, al despreciar la banalidad de sus amigas, al adentrarnos en la patética locura de Julita Bergner que termina en el suicidio. Están también las morales de fachada, los credos venidos a menos que a diario vemos proliferar hoy día, representados de manera dramática y humorística por el párroco de Santa María y sus feligreses, por las muchachas de la Acción Cooperadora y los miembros de la Liga de Caballeros, todos ellos personajes que traslucen la perfidia, la envidia, la falsedad y la ignorancia. – Esta novela ha marcado mi alma, porque quizá soy tan pesimista como Juan Carlos Onetti, tal vez he perdido con igual contundencia mi fe en el género humano y descreo de la bondad de la gran mayoría de los individuos que me rodean, me mueven fatigas similares a las del uruguayo, al observar mi sociedad en decadencia, la proliferación de la inmundicia y la trivialidad; porque quizá me hundo como todos, en el naufragio inevitable del mundo, o al menos de lo que nos resta de él.


En este libro se relatan historias de escándalos, pecados y culpas. A la luz del sol, a escondidas y acarreados pesadamente sobre la espalda, en silencio, pero conocidos por todos. A caballo cansino de la prosa de Onetti que describiría como rica, ensoñadora, densa, como sueño apenas asido en un pesado despertar de siesta de verano, se recorren estas múltiples historias de gente vencida, acabada antes de empezar en un pueblo de mala muerte, que parece matar los sueños antes de que puedan tomar forma o censurar con violencia cualquier cambio, cualquier intento de sacudir las viejas estructuras de la moral. Onetti tiene una prosa exquisita, única, que envuelve en velos de ensueño pero que de a ratos genera pesadez y teje telarañas en quien lo lee. Es interesante recorrerlo e imprescindible conocerlo. Un escritor dueño de una profundidad difícil de encontrar en este siglo.


Usé al "Junta Larsen" en uno de mis cuentos. Justamente Larsen como proxeneta de prostitutas viejas "cadáveres" representa el más profundo de los fracasos. El Junta volverá a la que probablemente es la mejor novela de Onetti: El astillero. Es altamente recomendable leer el ensayo de Vargas Llosa sobre Onetti: El viaje a la ficción.


Qué embole este tipo para escribir, por favor! Mete 500 adjetivos por oración. Imposible de terminar. Lo dejé tempranito por suerte.


Más del autor JUAN CARLOS ONETTI


También se buscó en LITERATURA CONTEMPORÁNEA