Calificar
7,3 16 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis

Los anhelos de una vida amorosa e intelectual inquieta que Gregorio alimentó en su juventud se habían esfumado cuando, convertido ya en un oficinista gris, conoce un día por teléfono a Gil, hombre modesto, maduro también, quien, tras largos años de exiliLos anhelos de una vida amorosa e intelectual inquieta que Gregorio alimentó en su juventud se habían esfumado cuando, convertido ya en un oficinista gris, conoce un día por teléfono a Gil, hombre modesto, maduro también, quien, tras largos años de exilio, acabó idealizándolo todo en mitos anacrónicos. Gil necesita a toda costa a un héroe-artista al que adherirse y, lentamente, consigue resucitar en Gregorio sus sueños juveniles y el deseo de convertirse en esa figura simbólica. Y ha lugar la metamorfosis de Gregorio en Faroni, personaje que ninguno de los dos nunca logró ser -ingeniero y poeta, trinfador, culto, políglota, apuesto, audaz en el amor, «progre»-, pero patética caricatura del artista trasnochado. Cuando Gil va por fin a conocer a Gregorio, éste ya no puede volver atrás. Estos dos adolescentes otoñales han emprendido juegos demasiado peligrosos, y fortificando el uno por la feredentora del otro, ya no pueden sino fundirse para siempre en Faroni.

Año de publicación:1993

2 reseñas sobre el libro JUEGOS DE LA EDAD TARDIA

Juegos de la edad tardía de Luis Landero ha sido mi lectura de esta cuarentena. La única. La historia de Gregorio Olías me ha cautivado lo suficiente para mantenerme enredada entre sus páginas este tiempo, las locuras de este hombre han conseguido alejar mi cabeza, a ratos, de esta realidad que vivimos, y curiosamente algo así intentaba también Gregorio con su propia vida, pero acabó por emprender un juego demasiado arriesgado, con la intención de recuperar las ilusiones perdidas y superar la mediocridad cotidiana... Pobre de él... Lo que en realidad consiguió fue crear un entramado digno de la mejor novela, donde la realidad y la ficción se entremezclaron hasta el punto de no saber en qué lado está viviendo uno, y ver como el deseo, la frustración, la ironía y la ternura se pasean campantes en la afanosa búsqueda de la felicidad idealizadas quizá del propio Gregorio Olías. . "La gente no es feliz porque las cargas que lleva al hombro son desproporcionadas " "Así son los objetos que llevamos al hombro, que si por un lado pesan, por otro gratifican; lastiman, pero dan que hablar" Juegos de la edad tardía es la primera novela de Luis Landero, premiada y elogiado por el público, traducida a otros idiomas por prestigiosas editoriales y a la que le seguirían un buen número de obras de este gran escritor. Landero tiene su punto. Si se lo pillas, creo que te haces seguidora de sus letras con ferviente pasión. Aún sigo dándole vueltas a la cabeza, preguntándome cómo alguien puede idear un personaje como Gregorio Olias, o como el sub personaje que renace del propio Olías... en fin... tendrás que leerlo para poderme entender... pero si lo haces, no dudes en escribirme para poder compartir impresiones, que este libro bien las merece!!


Por ésta, su primera novela, Luis Landero ganó el Premio de la Crítica de narrativa castellana y el Premio Nacional de Narrativa, a mi entender con todo merecimiento, ya que el libro es fantástico. Tanto me gustó que, desde entonces, cada vez que se publica una nueva obra suya corro a comprarla pensando que va a igualar, al menos, al personaje (el gran Faroni) y la trama de "Juegos" pero, hasta ahora, no he tenido esa suerte (aunque no desespero). El protagonista es un oficinista (como el de "La metamorfosis" de Kafka), una persona vulgar y corriente con el que el lector se siente identificado, que por una serie de circunstancias da rienda suelta a los anhelos incumplidos en su vida. Merece la pena leerla sin ninguna duda.


Más del autor LUIS LANDERO


LLUVIA FINA

LUIS LANDERO

Calificación General:7,6

También se buscó en LITERATURA CONTEMPORÁNEA


Frases de JUEGOS DE LA EDAD TARDIA

¿Qué es el afán, abuelo? -El afán es el deseo de ser un gran hombre y de hacer grandes cosas, y la pena y la gloria que todo eso produce. Eso es el afán.

Publicado por:

Nines65

Entre desesperación y desesperanza había un trecho que sólo la sabiduría estaba llamada a recorrer.

Publicado por:

Nines65

Para ser feliz, unas cuantas mentiras es un precio barato. Por eso, cuando afirmas que has mentido por una buena causa, debes de tener razón, porque las mentiras sirven precisamente para eso, para tener razón.

Publicado por:

Nines65

La superstición lo defendía de los enemigos que ella misma creaba. Aquélla fue, desde luego, una primavera de melancólicos hallazgos.

Publicado por:

Nines65