1. ALIBRATE
  2. LITERATURA CONTEMPORÁNEA
  3. INSTRUCCIONES PARA UNA OLA DE CALOR

LITERATURA CONTEMPORÁNEA

INSTRUCCIONES PARA UNA OLA DE CALOR

MAGGIE O|FARRELL

Calificar:

8,3

17 votos

Sinopsis de INSTRUCCIONES PARA UNA OLA DE CALOR

La joven escritora Maggie O’Farrell es una de las voces más sobresalientes de la narrativa del Reino Unido. Su brillante imaginación, su talento para construir personajes memorables y transmitir emociones con intensidad dramática han seducido por igual a lectores y a críticos y le han valido numerosos reconocimientos. En su última novela, Instrucciones para una ola de calor, O’Farrell aborda uno de sus temas predilectos, la familia, cuyo complejo funcionamiento disecciona con maestría. En Londres, en el verano de 1976, durante una ola de calor y una sequía legendarias, Robert Riordan, recientemente jubilado, sale de casa por la mañana, como todos los días, para comprar el periódico, pero esta vez no regresa. Asustada, su esposa Gretta llama a sus tres hijos, que regresarán a la casa familiar para emprender las pesquisas. El inusitado calor provoca extraños comportamientos entre los Riordan, irlandeses católicos radicados en Londres, y varios secretos guardados celosamente durante años afloran a la superficie. Cada uno de los hijos tiene sus propias ideas acerca de dónde puede estar su padre, pero lo que ninguno sospecha es que su madre sabe mucho más de lo que les ha contado. Instrucciones para una ola de calor es una novela sobre la familia, sobre lo que contamos y lo que decidimos no contar; sobre los compromisos y las concesiones que hacemos, y sobre lo que puede ocurrir si construimos nuestra vida sobre medias verdades. Escrita con una hermosa y evocadora prosa, la historia de los Riordan mantiene en vilo al lector hasta la última página.

3 reseñas sobre el libro INSTRUCCIONES PARA UNA OLA DE CALOR

Sigo con otra novela de mi admirada Maggie O´Farrell. Londres en el verano de 1976 y una ola de calor y sequía, cuyo título nos lo apunta, aunque las instrucciones son otras muy diferentes, no son recomendaciones para soportar el calor. Son Instrucciones para no sucumbir a los estragos que pueden aflorar en un ambiente irrespirable. En el transcurso de poco más de cuatro días, concretamente del 15 al 18 de julio, se desarrollan todos los asuntos que van dando vida a una obra en la que se nos irán relatando y desvelando la acumulación de secretos, amores y rencores en la familia Riordan. Y es que nos encontramos con el gran tema al que la autora ya nos tiene acostumbrados. ¿Qué tema es? la familia, por supuesto, la familia Riordan será la fuente donde beberemos en esta novela, en la que los vínculos y también las complejas relaciones familiares, los secretos y silencios, los celos, o las verdades a medias desencadenarán la historia que nos mantiene unidos a sus personajes. Sí, escribe sobre la familia pero de forma tan sorprendente, y siempre diferente, descubriéndonos su pasado, sus conflictos y poco a poco el mundo íntimo de cada uno de ellos, que logra atraparnos hasta el final. Sabe perfectamente como mantenernos expectantes. Presente, y pasado, vivimos la realidad actual de los personajes, pero también viajamos al pasado ya que somos testigos directos que nos lleva a conocer los secretos de una peculiar y complicada familia. Conozcamos a sus miembros, personajes perfectamente perfilados, de identidad irlandesa es el matrimonio formado por Gretta, la madre y Robert el padre, recientemente jubilado. Y sus hijos, Michael Francis, el mayor, y un desencantado profesor de historia, después Mónica, que parece ser la favorita de su madre, vive con su marido que ya tiene dos niñas con las que no congenia y la hija menor Aoife, la más rebelde, que vive en New York pero que vuela con urgencia hasta su casa para acompañar a la familia. ¿Por qué? ¿Qué ha pasado? Pues algo de suma importancia, ha desaparecido su padre. Robert salió a comprar el periódico , como cada día, y no volvió. Su madre, Gretta, ha esperado bastantes horas antes de llamarlos a todos, pero una vez avisados, intentarán encontrarlo y saber qué es lo que pudo motivar su desaparición. Y vaya si lo averiguan. Hay historias desconocidas que saldrán a la luz. Es a partir de aquí como se irá gestando la novela y vamos a ir descubriendo todos las relaciones y vínculos familiares, así como la vida de cada uno de ellos que no están pasando por su mejor momento. A la vez que leemos, también reflexionamos sobre cada descubrimiento y cada secreto, porque ninguno está a salvo de su pasado, nadie sale intacto porque no se puede construir nuestra vida sobre medias verdades ¿Será el calor? Y mientras, todos juntos intentan dar con la clave de la desaparición de su padre, se evoca y recuerda el pasado, los momentos que desencadenaron en ellos resentimientos y comportamientos dramáticos, que motivaron conflictos y huidas, a la vez que asistimos al presente, la forma de vida de cada uno, sus relaciones actuales que marcan su conducta, aunque también nos vamos más lejos y conoceremos interesantes aspectos de sus nacimientos, de su infancia y de su juventud. Y va llegando el final, entonces nos embarcamos hacia Irlanda, y allí ya no hace calor y todo va cambiando. Y mucho. ¿Encontrarán a su padre? Seguimos leyendo y lo sabemos. Y es que las relaciones familiares dan para mucho. Una magnífica historia que nos mantendrá en vilo hasta la última página.


En el verano de 1976, en plena ola de calor, Robert ha desaparecido. Se fue de casa por la mañana a buscar el periódico y no ha vuelto. Gretta, su mujer, se empieza a preocupar al ver que no vuelve y empieza a llamar a sus tres hijos. Estos se preocupan ante la noticia y acuden a casa para ayudar a su madre a encontrarlo. Su hija Mónica y su hijo Michael Francis viven cerca, pero la pequeña Aoife, la oveja negra, tendrá que llegar en el primer vuelo desde Nueva York después de tres años de no ver a su familia. Robert y Gretta tienen sus raíces en Irlanda y siempre han querido inculcar a sus hijos las tradiciones de su país y la religión católica, aunque viviendo en Inglaterra existiera rechazo hacia ellos y de puertas para fuera tuvieran que hacer un esfuerzo para adaptarse a las costumbres inglesas. En Londres lucharon para encontrar un vida mejor, pero orgullosos de su tierra los veranos siempre los habían pasado en su casa irlandesa. Mientras Gretta piensa donde se habrá metido su marido los recuerdos acuden a su mente e iremos conociendo a sus tres hijos y sus vidas, como fueron de pequeños y como viven ahora con sus propias familias. A la vez, los recuerdos también tomarán forma en las cabezas de los tres hijos e iremos descubriendo que nada es lo que parece, que todos los esfuerzos para aparentar felicidad y estabilidad se desmoronan ante lo evidente. Los secretos nunca revelados, los actos nunca perdonados, los esfuerzos por aparentar ser quienes no son, las palabras que hieren, los silencios, todo el peso del pasado tomará forma y entrará como un torbellino avasallándolos a todos como un huracán, poniéndolo todo patas arriba y les ofrecerá el regalo de descubrir la verdad, de perdonar, de entender, de enmendar los errores cometidos y de plantearse el futuro. Un futuro mejor o por lo menos más real, más consecuente, sin nada que ocultar, con la mochila vacía para volver a empezar. Y Robert, que pasa con él, tendréis que leer el libro para descubrirlo. Una novela maravillosa como todas las de Maggie O'Farrell. Este ha sido el último libro que me quedaba por leer de esta autora y aunque no es el mejor, no supera al extraordinario Hamnet, sí me ha gustado mucho. A la espera de los que todavía quedan por traducir. Y la culpa de que esta lectura haya sido encantadora no ha sido sólo culpa de la autora sino también de Lara, mi estupenda compañera de lectura. Tantos buenos momentos hablando de esta curiosa familia irlandesa han puesto la guinda.


Estos británicos son un pelin exagerados!!!Tanto es así, que en el año 1976, al pasar un verano un poco atipico de 35 grados, en el que no llovió durante semanas, ni una triste nube en el cielo, ni el tan habitual chirimiri tan característico en Londres. Así que declararon un decreto afirmando que Londres padecía una ola de calor extrema, una ley para hacer frente a la sequía, con sus numerosas restricciones, decretando su uso en beber, lavar ropa y uso del inodoro. Cualquier persona que hiciese caso omiso a este mandado, seria duramente sancionado. La historia de este libro nos adentra en una familia irlandesa exiliada católica, que se traslada a vivir a Londres. El matrimonio formado por Robert y Gretta, dejaron atrás Irlanda, para poder vivir y aspirar una vida mejor, teniendo que lidiar con las abominaciones y rechazos a los que eran sometidos, por parte de los ingleses, solo por ser irlandeses. Era tal la sumisión, que tenían que cambiar de nombre y de religión, para poder encajar en la sociedad. Cuando tenían descendencia, procuraban por todos los medios, inculcarles la religión anglicana, y hablarles sin ningún tipo de dialecto irlandés, para que no sufrieran rechazo. Pero todo de puertas hacia dentro es muy distinto!¡ Gretta la madre, con su arrolladora personalidad, no se dará por vencida, al infundir la cultura irlandesa desde el pan, hasta sus danzas tipicas, donde lleva a sus hijas, para no perder sus raíces irlandesas. Son tres hermanos, Mónica, Richard Francis y Aoife, cuyos caracteres no pueden ser más distintos, pero por palabras mal dichas, malentendidos, recelos,su relación fraternal no es muy cercana. Y es que más vale una palabra a tiempo, que cien a destiempo. Un libro precioso que va de menos a más, muy profundo y emotivo, donde eres consciente en todo momento, de que hay que soltar lo que pesa, amar lo que tienes y agradecer lo que llega.


TAMBIÉN SE BUSCÓ EN LITERATURA CONTEMPORÁNEA