Calificar
8,8 73 votos

Sinopsis

El realismo de las situaciones de miseria y las relaciones entre las clases dominantes y subyugadas. Escrita poco después de la decisiva etapa vital que representaron su reclusión en el penal siberiano de Omsk durante cuatro años y su posterior servicio como soldado durante cinco, HUMILLADOS Y OFENDIDOS es una novela clave en la trayectoria de Fiódor Dostoyevski (1821-1881), pues supuso la afirmación del rumbo que habría de tomar en adelante su extraordinaria carrera literaria. Influida aún por el carácter folletinesco de su publicación original en 1861, es a la vez crónica de amores imposibles y drama social, gran novela de entretenimiento y notable galería de personajes que mereció el elogio del gran Tolstói.

Año de publicación:1861

4 reseñas sobre el libro HUMILLADOS Y OFENDIDOS

Nadie duda de la calidad narrativa de Doystoyevski, en esta obra vuelve a ponerla de manifiesto narrando una historia de recelos y rencores a través de generaciones, que marcan el transcurso de una vida.


Crimen y castigo podrá ser su obra más popular, pero Humillados y Ofendidos es su obra más próxima al ser humano. Conforme se va desarrollando la historia entiendes, sin prisas, al ser social y emocional que se esconde en una persona. Entiendes, te acercas, te intimidas. El personaje principal, Vania, es el hombre que se aspira por humildad mientras que el príncipe, sin más que agregar, es el polo opuesto. Llorarás, y al final del libro existirá un nuevo hombre o una nueva mujer.


Otra gran obra de Dostoievski donde prima el egoísmo del sufrimiento con personajes que buscan recrearse en sus propios pesares. El deleite que se experimenta en el dolor pareciera ser la fórmula escogida en la narración. Pero, en mí interpretación, lo que resulta atractivo es el cambio de perspectiva hacia el final de la novela. Lo que al principio parecen ser tormentos ocasionados por agravios de terceros, transmutan a martirios por indignidades autoinflingidas. "¡Que canten victoria los que nos han ultrajado!"...cantemos victoria!. Las últimas líneas de Nikolai Serguich (previo al epílogo), de absoluta sencillez, resuenan como una oda al agradecimiento aún después de varios días de concluida la lectura: maravilloso.


Lo mejor escrito que he leído