Calificar
9,0 6 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis de FUNES EL MEMORIOSO

El cuento narra el encuentro de un estudiante porteño con Ireneo Funes, un joven de Fray Bentos, Uruguay, con "rarezas como la de no darse con nadie y la de saber siempre la hora, como un reloj". Luego, postrado como consecuencia de un accidente que tuvo a los 19 años, primero perdió el conocimiento y luego, al recobrarlo, comenzó a ser capaz de recordar todo objeto y todo fenómeno con una memoria prodigiosa y detallada, cualquiera que fuese su antigüedad. Si antes podía saber la hora sin ver el reloj, ahora Funes había afinado sus asombrosas capacidades: lo recuerda todo, y cada percepción que tiene es, para él, una característica única e inolvidable: No sólo le costaba comprender que el símbolo genérico 'perro' abarcara tantos individuos dispares de diversos tamaños y diversa forma; le molestaba que el perro de las tres y catorce (visto de perfil) tuviera el mismo nombre que el perro de las tres y cuarto (visto de frente). Funes decía: - Más recuerdos tengo yo que los que habrá tenido todos los hombres desde que el mundo es mundo. Mi memoria es como vaciadero de basuras. Funes había creado un sistema complicadísimo y absurdo de numeración en el que a cada número le atribuía una cosa, pero que luego había rechazado por su característica de ser una labor interminable. El autor sostiene que, a fin de cuentas, Funes carecía de la capacidad del pensamiento: - Pensar es olvidar diferencias, es generalizar, abstraer. En el abarrotado mundo de Funes no había sino detalles, casi inmediatos. Ireneo Funes muere en 1889, de una congestión pulmonar, a los 21 años.

Año de publicación:1942

2 reseñas sobre el libro FUNES EL MEMORIOSO

Borges y el infinito, el infinito y Borges. Uno de los relatos más accesibles del escritor latinoamericano que puede abrir a cualquier lector a su escuela sobre el infinito. Un relato inteligente sobre la memoria y sobre cómo esta perfila la identidad de un personaje que posee una capacidad de memorización infinita.


Al leer el texto me vino a la mente la frase de Nietzsche " Bendito sea el que olvida porque a él le pertenece el paraiso". Pareciera el vivir de Irineo un infierno constante. Su don se volvió en una maldición, y a nosotros un funcionamiento cerebral entre comillas "normal" , benditas nuestras podas neuronales


Más libros del autor JORGE LUIS BORGES


También se buscó en LITERATURA CONTEMPORÁNEA