Búsqueda avanzada de libros

Sinopsis

Análisis del desarrollo político, económico y social de Sudamérica, de su modernización, sus potenciales y diversidad cultural. Sarmiento analiza los conflictos que surgieron en Argentina una vez alcanzada la Independencia política en 1816, partiendo de la antinomia intranacional entre civilización y barbarie. Facundo muestra la vida de Juan Facundo Quiroga, militar y político gaucho miembro del Partido Federal, que se desempeñó como gobernador y caudillo de la provincia de La Rioja durante las guerras civiles argentinas en las décadas 20 y 30 del Siglo XIX.

Año de publicación:1845

8 reseñas sobre el libro FACUNDO

Es difícil clasificar al Facundo. No sé si es lectura imprescindible pero sin dudas es de invalorable ayuda para comprender la discusión histórica en Argentina entre unitarios y federales. Que, por otra parte, se parece mucho a la discusión permanente que hay en el país entre la industria nacional y la apertura al mundo. El Facundo es formalmente una biografía, pero también es un libro de historia, de sociología y, más probablemente, un manifiesto político. Manifiesto unitario, claro está. No ahorra críticas a las ideas federales pero, sobre todo, dedica miles de líneas a descalificar los métodos violentos de gobierno de Rosas "el tirano" y Quiroga "el gaucho malo". Para los que quieran escuchar la otra campana recomiendo la biografía de Rosas de Pacho O'Donnell.


Escrito durante el exilio de Sarmiento en Chile, y publicado en 1845. Prácticamente dos tercios del libro describen el territorio argentino y su gente y costumbres durante esos años. Muy interesante. El último tercio detalla la vida de Facundo Quiroga y el agitado marco político del que fue parte. Las particularidades del gobierno de Rosas están claramente descriptas. Pero, más allá del singular uso del idioma y lo interesante de leer algo escrito hace casi 200 años, me quedó una amarga sensación de que nuestro país ha vivido desde sus comienzos en una marcada dicotomía....dos bandos, siempre obtusos e intransigentes, cada uno justificando su existencia en ser lo opuesto al otro....donde el fin de ganar la pulseada justifica cualquier medio, y aplica una indulgencia automática ante acciones violentas, inmorales o ilegales dentro de un mismo bando. El enfrentamiento lo justifica todo. Unitarios y federales. Peronistas y radicales. De izquierda y de derecha. Populistas y capitalistas. De River o de Boca. Es nuestro pasado y nuestro presente. La eterna dicotomía. Los Argentinos vivimos en blanco y negro. Cuando nos pondremos a trabajar en lograr un armónico gris?


El comienzo de la búsqueda del lenguaje argentino y latinoamericano para escribir literatura. Sarmiento lo hizo.


“¡Sombra terrible de Facundo, voy a evocarte, para que, sacudiendo el ensangrentado polvo que cubre tus cenizas, te levantes a explicarnos la vida secreta y las convulsiones internas que desgarran las entrañas de un noble pueblo! Tú posees el secreto: ¡revélanoslo! Diez años aún después de tu trágica muerte, el hombre de las ciudades y el gaucho de los llanos argentinos, al tomar diversos senderos en el desierto, decían: «¡No, no ha muerto! ¡Vive aún! ¡Él vendrá!». ¡Cierto! Facundo no ha muerto; está vivo en las tradiciones populares, en la política y revoluciones argentinas; en Rosas, su heredero, su complemento: su alma ha pasado a este otro molde, más acabado, más perfecto; y lo que en él era sólo instinto, iniciación, tendencia, convirtióse en Rosas en sistema, efecto y fin. La naturaleza campestre, colonial y bárbara, cambióse en esta metamorfosis en arte, en sistema y en política regular capaz de presentarse a la faz del mundo, como el modo de ser de un pueblo encarnado en un hombre, que ha aspirado a tomar los aires de un genio que domina los acontecimientos, los hombres y las cosas. Facundo, provinciano, bárbaro, valiente, audaz, fue reemplazado por Rosas, hijo de la culta Buenos Aires, sin serlo él; por Rosas, falso, corazón helado, espíritu calculador, que hace el mal sin pasión, y organiza lentamente el despotismo con toda la inteligencia de un Maquiavelo. Tirano sin rival hoy en la tierra, ¿por qué sus enemigos quieren disputarle el título de Grande que le prodigan sus cortesanos? Sí; grande y muy grande es, para gloria y vergüenza de su patria, porque si ha encontrado millares de seres degradados que se unzan a su carro para arrastrarlo por encima de cadáveres, también se hallan a millares las almas generosas que, en quince años de lid sangrienta, no han desesperado de vencer al monstruo que nos propone el enigma de la organización política de la República. Un día vendrá, al fin, que lo resuelvan; y la Esfinge Argentina, mitad mujer, por lo cobarde, mitad tigre, por lo sanguinario, morirá a sus plantas, dando a la Tebas del Plata el rango elevado que le toca entre las naciones del Nuevo Mundo.” SARMIENTO me parece un gran escritor, no se si este libro es de una lectura para todos, pero es uno de los textos fundamentales del narrativa latinoamericana del siglo XIX.


Manifiesto político, novela romántica, panfleto ideológico: todo eso y mucho más. Una obra controvertida de un autor controversial. La lectura debería ser obligatoria por el peso simbólico que tienen sus premisas, por la historia que esconde y por la que muestra. La lectura es ágil, aunque por momentos pomposa.


Sarmiento nos demuestra en esta obra su prosa y su idiologia


un brillante escritor y un libro que todos los argentinos deberiamos leer.


Sarmiento, más allá de todo, un excelente escritor.