Calificar
8,4 5 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis de ERA MÁS GRANDE EL MUERTO

Dos jóvenes descubren que en la morgue pueden comprar ropa de marcas lujosas que de otra forma jamás podrían vestir. Un par de sicarios viciosos persigue a un muerto para terminarlo de matar. Una chica de clase alta decide vivir al margen de su familia tras descubrir sus crímenes. Un obrero nostálgico se empeña en exigir las condiciones laborales bajo las que trabajó años atrás.  En el punto más álgido de la guerra contra su peor enemigo, el mafioso más poderoso de Villalinda enloquece de amor y toma clases de cultura para conquistar a una mujer imposible. Entre tangos, salsa y vallenato, entre tiendas, calles y mansiones, Luis Miguel Rivas narra la historia de un pueblo permeado por el narcotráfico

Año de publicación:2017

1 reseña sobre el libro ERA MÁS GRANDE EL MUERTO

La literatura sicaresca, como es llamado el subgénero que se volvió muy común en Colombia a raíz del ingente crecimiento del narcotráfico, se torna interesante depende de cómo se trate y se aborde la propuesta. Fueron muchos los autores locales que se sumergieron en el mundo de la violencia y llevaron esas historias a los libros, no obstante muchos de ellos se encargaron solo de hacer una radiografía del statu quo del momento, lo que entre los lectores más desprevenidos solo generaba morbo, y cuando la literatura se torna en una mera crónica sin un ápice de profundidad pierde su sentido intrínseco: golpear, ahondar en los cimientos del humano para así despertar del marasmo que produce la vida diaria. “Era más grande el muerto”, primera novela del colombiano Luis Miguel Rivas, se podría circunscribir en este campo literario, aunque es menester hacer hincapié en varios aspectos para analizar con más claridad hasta qué punto podría considerarse una profunda novela del mundo sicaresco. En primer lugar la novela es bastante fluida, en muchos de sus pasajes se torna una tragicomedia, lo que genera risas en medio del dolor, donde muestra un lado más “amable”, más digerible, quizá menos truculento de los sucios y oscuros negocios del hampa. En ella se nos muestra la vida de tres personajes, Yovanni, Manuel y Lorena, que se podría decir que son víctimas de las circunstancias, seres que deben enfrentar con las uñas, haciendo de tripas, corazón, la realidad que les toca vivir. En segundo lugar, y he aquí uno de los primeros puntos con los que riño con la novela, pues creo que va en declive, al menos para mí gusto, inicia con una historia construida a partir de las infortunadas pero hasta jocosas situaciones de Manuel y Yovanni para intentar sobrevivir en esa selva de cemento en la que coexisten, y que uno como lector cree que la violencia, solo será el telón de fondo. Sin embargo a medida que se avanza en la lectura, se muestra cada vez más ese sanguinolento mundo donde las muertes, la tragedia y el dolor predomina, todo ello encarnado en el enfrentamiento de dos personajes que fungen como antagonistas en el universo ficcional de la novela; Don Efrem y Moncada. En tercer lugar, el título de la novela, “Era más grande el muerto”, hace alusión a una de las partes más singulares de la historia, el inescrupuloso negocio que algunos personajes montan con la ropa de marca de los sicarios asesinados que quedaba en la morgue del pueblo, hecho que se nos muestra como argumento principal de la novela y que se pierde entre las brumas del conflicto. Por último, siendo una novela envolvente, donde el lector se sumerge hipnotizado en la vida de los personajes, termina también en un relato bastante crudo de la forma como nosotros los colombiano hemos vivido la violencia, bombas, masacres, secuestros, dolor, mucho dolor, que ni los pasajes jocosos pueden encubrir. No digo que la literatura tiene que ocultar lo que somos, digo que como representación del arte, puede ir más allá de lo que ya sabemos, que nos matamos con inquina, que el poder nos corroe y que la vida del otro nos parece carente de valor. Cabe decir, en síntesis, que la disfruté mucho, pero me queda un sinsabor, como una incertidumbre, de que lo que venía leyendo se me presentaba de una forma y terminó de otra, igual creo también que puede ser cuestión de gustos.


También se buscó en LITERATURA CONTEMPORÁNEA