POESÍA Y TEATRO

EL VIENTO COMENZO A MECER LA HIERBA

EMILY DICKINSON

Calificar
7,5 14 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis

Emily Dickinson fue una mujer inteligente, rebelde y culta que, en su encierro voluntario en la habitación de su casa en Amherst, construyó una de las obras más sólidas de la literatura universal.Como señala Juan Marqués en la presentación, sus poemas “además de ser escritos, en principio, exclusivamente para la inmensa minoría de sí misma, fueron, a un tiempo, complicadísimos y simples, alegres y triste, transparentes y enigmáticos, Son poemas que acompañan y ayudan a vivir a quien los lee, que enseñan a observar mejor, que obligan a ser más compasivo”.Aunque su obra es muy extensa, hemos preferido editar un libro pequeño íntimo, dickinsoniano, para lo que ha sido fundamental la visión poética de la ilustraciones de Kike de la Rubia.“No hay, que yo sepa, una vida más apasionada y más solitaria que la de esta mujer. Prefirió soñar el amor y acaso imaginarlo, y temerlo.”Jose Luis Borges

Año de publicación:2012

4 reseñas sobre el libro EL VIENTO COMENZO A MECER LA HIERBA

Emily Dickinson tiene una visión distinta, sus poemas están escritos desde una observación tenaz y tal vez silenciosa de las bellezas insignificantes que tiene la vida. Rododendros, pájaros, abejas, flores y la hierba son parte de la naturaleza no tan observada en nuestras ciudades donde predomina el cemento, pero en este maravilloso libro interactúan con poesía de alta calidad. "La esperanza es esa cosa con plumas que se posa en el alma" ¿Quien puede observar la ausencia de una rosa en un vasto prado?, ¿Que hace suspirar a la brisa?, ¿Donde descansa mariposa?, ¿Que milagro guarda el verano? Estas son algunas de las preguntas serán contestadas al leer estos poemas. "No puedo estar sola, pues me visitan multitudes; incontables visitantes que irrumpen en mi cuarto" En cuanto a mi experiencia, hubo un contraste luminíco, estaba con una lectura gótica, oscura pero aquí es lo opuesto hay mucha luz, vida y paz. Leerla me ha producido modificaciones sinápticas, el placer de respirar un nuevo aire.. la sencillez siempre me ha gustado. El viento comenzó a mecer la hierba y el sol acariciaba las rosas silvestres alrededor de un inmenso prado, no se veía el final... "Como si el mar se retirara y mostrara un mar más lejano; y ése, otro aún más lejano; y el tercero no fuera sino la conjetura de series de mares no visitados por las costas; y estos mismos, el borde de otros mares. Esto es la Eternidad" Es muy breve, quedas con ganas de más, sin duda seguiré leyendo a esta autora.


¡Qué hermosos poemas! Finalmente, gracias a César Vallejo y a Emily Dickinson, he decidido darle una oportunidad a la poesía. Nunca nos hemos entendido, mejor dicho, yo no la entendía (ni la sentía), pero espero que nuestra relación mejore. Este libro nos presenta 27 poemas (en español e inglés) en los que la autora nos habla de cosas tan sencillas, agridulces y bellas como la naturaleza, los libros y hasta la muerte. El poema 135 es uno de mis favoritos: El agua se aprende por la sed; la tierra, por los océanos atravesados; el éxtasis, por la agonía. La paz se revela por las batallas; el amor, por el recuerdo de los que se fueron; los pájaros, por la nieve.


"Temo a la persona de pocas palabras. Temo a la persona silenciosa. Al sermoneador, lo puedo aguantar; al charlatán, lo puedo entretener. Pero con quien cavila mientras el resto no deja de parlotear, con esta persona soy cautelosa. Temo que sea una gran persona". Sencillamente hermoso.


"La esperanza es esa cosa con plumas que se posa en el alma y canta una canción sin letra y nunca, nunca se calla.."


Frases de EL VIENTO COMENZO A MECER LA HIERBA

«La esperanza» es esa cosa con plumas que se posa en el alma y canta una canción sin letra y nunca, nunca se calla.

Publicado por:

Alejo..s

Mirar en la cajita de ébano, con devoción, cuando los años han pasado, sacudiendo el aterciopelado polvo que los veranos han posado. Levantar una carta hacia la luz, oscurecida ahora, con el tiempo; repasar las palabras desvaídas que, como el vino, un día nos alegraron

Publicado por:

Alejo..s

Tal vez, encontrar entre sus cajoncillos la arrugada mejilla de una flor, recogida hace mucho, una mañana, por una galante mano desaparecida

Publicado por:

Alejo..s

¡Cuántas flores mueren en el bosque o se marchitan en la colina sin el privilegio de saber que son hermosas!

Publicado por:

Alejo..s

El agua se aprende por la sed; la tierra, por los océanos atravesados; el éxtasis, por la agonía. La paz se revela por las batallas; el amor, por el recuerdo de los que se fueron; los pájaros, por la nieve

Publicado por:

Alejo..s

¡Qué bueno regresar a mis libros! - término de los fatigados días -. Casi compensa la abstinencia, y el dolor se olvida con el placer.

Publicado por:

nathaly_486