Sinopsis de EL SITIO DE LENINGRADO

Cuando el Alto Mando alemán rodeó Leningrado la privación de alimentos hasta la muerte fue una política deliberada para erradicar a la población civil de la ciudad. Con la llegada del invierno el hambre y el pánico se instalaron en la población. Michael Jones, un especialista a la hora de captar la psicología de las batallas, nos cuenta la historia humana de esta ciudad. Utilizando fuentes recién disponibles de testigos oculares, el autor nos muestra Leningrado en todas sus dimensiones, incluyendo los tabúes silenciados por los soviéticos como el saqueo, las cuadrillas criminales y el canibalismo. Pero para muchos ciudadanos de a pie Leningrado marcó el triunfo del espíritu humano, ya que tuvieron que ahondar en sus propios recursos para ayudarse unos a otros. Al final las tropas alemanas comprendieron que nunca podrían tomar Leningrado. Pero la defensa de la ciudad se consiguió a muy alto precio. Fue en 1944, casi tres años después, con cerca de un millón de muertos y con supervivientes que quedaron marcados a perpetuidad por el tiempo que resistieron.

COMPRAR EN PAPEL

3 reseñas sobre el libro EL SITIO DE LENINGRADO

San Petesburgo es hoy una de las ciudades mas bellas de Europa; conocida como la Venecia del Norte y la ventana de Rusia al mundo occidental. Alguna vez fue la joya de la corona del Imperio Zarista, capital cultural de Rusia. Fundada por Pedro el Grande. Cuna de Vladimir Lennin y donde inició la revolución que acabaría con los zares. Después del triunfo de los bolcheviques cambio de nombre a Lenningrado. Esta ciudad sufrió uno de los asedios mas inhumanos, crueles y terribles en la historia. En el marco de la invasión nazi a la Unión Soviética, la Wermacht sitió Lenningrado por 872 días de1941 a 1944, cortando todo suministro de alimentos y salidas de la ciudad , incluso bombardeando trenes que evacuaban principalmente niños a otras ciudades. Micheal Jones autor de este libro hace un recorrido por la ciudad y describe los acontecimientos de esos días terribles, hace una muy buena descripción que incluso puedes imaginar que estás ahí con él como si fuera una visita guiada. Cuenta con el testimonio de tres sobrevivientes, que nos narran sus vivencias y testimonios muy crudos e increiblemente trágicos, una de ellas narra como tuvo que quemar sus libros y muebles para sobrevivir al frío intenso del invierno, entre muchos otros. Tambien narra la heroicidad de la gente de no rendirse apesar del terrible asedio.


MIL DIAS DE HORROR Es uno de los episodios más espeluznantes de las Segunda Guerra Mundial, Leningrado fue sitiada por las tropas alemanas, para que se rindiera o pereciera por hambre. “Nunca comprenderemos por completo el horror del asedio de Leningrado, ni cómo sus habitantes encontraron la voluntad de sobrevivir. El heroísmo de los ciudadanos asediados fue tan extraordinario que cuesta incluso comprenderlo. No obstante, Krukov alzó la mirada, se irguió y habló con sencilla convicción: «Queríamos rechazar todo aquello. El sufrimiento alcanzó una dimensión inimaginable, y aun así, Leningrado no sucumbió. De algún modo, las personas encontraron la fuerza de ayudar a los demás y, al hacer esto, surgió algo misterioso aunque muy profundo: estábamos luchando para mantener un rostro humano, para seguir siendo personas. Y lo conseguimos». OBRA NOTABLE


El SITIO DE LEINIGRADO ocurrió del 8 de septiembre de 1941 al 27 de enero de 1944 (2 años, 4 meses y 19 días), en esta franja de tiempo murieron aproximadamente 1.200.000 (un millón doscientas mil personas) la gran mayoría de ellas por inanición. El libro es bastante objetivo, solido en el aspecto militar y recurriendo al morbo (situaciones de canibalismo, escuadrones de la muerte) cuando no queda más remedio, es básicamente una historia de civiles en situaciones límites, donde la vida y la muerte se entrecruzan en lo cotidiano. En una parte leemos, «Sentía la necesidad de comer cualquier cosa que me encontrara. Recuerdo que, al llegar a casa, tenía un hambre atroz. Había algo de madera junto a la estufa, uno o dos leños, de modo que cogí uno de ellos, recuerdo que era de pino, y comencé a roerlo. Estaba totalmente desesperado. Mastiqué la madera hasta que comenzó a salir resina. Esa fragancia me llenó en parte de felicidad porque finalmente estaba masticando algo. Tenía que comer algo.» Es un libro impactante. MUY RECOMENDABLE


TAMBIÉN SE BUSCÓ EN HISTORIA, POLÍTICA Y CIENCIAS SOCIALES