1. ALIBRATE
  2. POESÍA Y TEATRO
  3. EL RAYO QUE NO CESA

Calificar:

8,8

87 votos

Sinopsis de EL RAYO QUE NO CESA

Testimonio de una profunda crisis vital. El descubrimiento del amor constituye para el autor una extraordinaria aventura poética. Empieza a explorar una nueva dimensión de su ser y descubre que amor y muerte son cara y cruz de una misma moneda. De ahí brota la vivencia básica de la «pena», que rebasando los límites personales, hace al poeta cargar, solidario, con el dolor de todos los desheredados.

8 reseñas sobre el libro EL RAYO QUE NO CESA

“No hay extensión mas grande que mi herida Lloro mi desventura y sus conjuntos Y siento más tu muerte que mi vida “ Elegía a Ramón Sijé (M.Hernandez) Hace algunas semanas , en plena vorágine de esta pandemia homicida, murió mi amigo Cesar en un hospital de Madrid . Curiosamente murió solo , es increíble que un hombre que sembró su vida con los corazones de tanta gente muriera tan solo . Iba a decir que la muerte se enamora siempre de los mejores, pero no, en eso estoy equivocado ,la muerte siempre tiene un plan , ella está enamorada de todos nosotros, le da igual lo que somos o lo que podemos llegar a ser, nos quiere a todos por igual. La muerte es una dama caprichosa que sabe hacer muy bien su trabajo . Ahora pienso que sin duda fue mejor que en sus últimos momentos no se enterara de nada , su mujer me contó que temblaba como un pajarito en aquella cama del hospital , que lo tubo que ver todo desde detrás de un cristal , que no la dejaron acercarse ,que César se fue consumiendo entre tanto respirador y a tanta velocidad que nadie pudo hacer nada por ayudarlo . Yo la abracé mientras me lo iba contando y no hice mas porque no sabia que hacer ni que decir, yo también perdí algo muy Importante en el camino , son esas pequeñas cosas que sabes que siempre están ahí , que van contigo a todas partes , son los pedacitos de otra personas que forman parte de ti. Hoy reseño este poemario y reseño a mi amigo Cesar como un homenaje a un tipo que ardía de ternura cuando leía este pliego de versos, era su preferido , siempre decía que bien valía la pena morirse si tu elegía final te la escribía Miguel Hernández , como a Ramón Sijé . Yo no soy un poeta , pero desde este foro , desde este libro y con las pocas palabras que tengo hoy , solo puedo decirte , amigo Cesar, que nunca te olvidare. In Memoriam


Hernandez fue un soñador que se nos perdió entre la bruma de nuestras más oscuras miserias, y bien sabe dios que no andamos muy sobrados de soñadores en este mundo tan loco. Un consejo de un aprendiz que nunca acabo de entender bien la lección, deja que Hernandez se derrame en ti, no tengas miedo, deja que te desborde, deja que corra libre por tu corazón, deja que se mezcle contigo, dale el mando, déjate vencer, alza tu bandera blanca, no es cobardía, ríndete, deja que él te haga libre, deja que te mate, déjate violar por un verso, muere con él y destrózate, no hay peligro, no tienes nada que perder. No dejaras de ser solo un ángel más, uno que anda herido y solo por su mundo, uno que tal vez encuentre una cura. Si pudiera explicar con palabras lo que siento cuando leo a este hombre, si yo supiera hilar tan fino que fuera capaz de encontrar en un instante las frases mas adecuadas, si pudiera sacarme de encima esta sensación que me quiebra, tal vez yo sería el poeta y el solo el hombre que siempre acompaña mis sueños. Si logrará dejar de ser un aprendiz de lo suyo para poder doctorarme en lo nuestro, si tuviera la paciencia, si tuviera la fuerza que él me derrama en cada uno de sus versos, tal vez yo podría leerlo sin sentir que vuelvo exhausto a un infierno y el, bendita locura, estaría aquí para intentar comprenderlo. Con el he aprendido que no existe nada más bonito que la resaca un verso Vuelvo a Miguel, siempre termino regresando a su orilla. Hernandez ciclón, Hernandez tifón, Hernandez tormenta, Hernandez de todos, Hernandez mío , Hernandez vuestro. Altamente recomendable para todo aquel que se muera por llegar a una orilla , a la que sea-


Poesía inefable. Con Miguel Hernández parece que emanen solas las palabras del barro.


Poesía maravillosa.


Una grandiosa poesía, humana, dolorida, esperanzada, en ocasiones con profundo amor a España, pero tan universal como la belleza misma.


Poesía con muchos quilates. La mayoría son sonetos. Y suelen tener temática amorosa. Buenos en general y alguno de ellos muy bueno, con una expresividad tan personal como la tenia Miguel. La guinda a este pastel la pone la Elegía a Ramón Sigé, espectacular y no por muy conocida deja de ser la expresión más profunda del dolor por la pérdida de su querido amigo. Impactante.


Qué manera de golpear con las palabras, qué manera de naturalizar el lenguaje. Este poemario es el resultado de un ejercicio de humanidad profunda y melancólica.


Maravilla de poesía.


LIBROS QUE TE PUEDEN INTERESAR


MÁS LIBROS DEL AUTOR MIGUEL HERNANDEZ


FRASES DEL LIBRO EL RAYO QUE NO CESA

Y ardo en tu voz y en tu alrededor ardo, y tardo a arder lo que a ofrecerte tardo.


Publicado porPatricia Ferrándiz