Búsqueda avanzada de libros
Calificar
8,1 1.4k votos

Sinopsis

Aventura en la que un invisible Tribunal procesa al ciudadano Joseph K. por unos delitos desconocidos. El protagonista, es acusado de un delito que nunca llegará a conocer y se ve envuelto en una maraña de la que no podrá salir. Nadie sabe quién dirige los engranajes que propician la detención y el posterior proceso. La situación en la que se encuentra , a pesar de ser aparentemente absurda, se nos hace muy verosímil. En la novela aparecen abogados, jueces, ujieres, guardianes... que, en conjunto, dan una imagen impactante de los mecanismos de la Ley y del Estado. En Josef K. irá creciendo un sentimiento de culpa que conllevará su sumisión ante el proceso y que dará lugar al inesperado final del libro...

Año de publicación:1925

45 reseñas sobre el libro EL PROCESO

Interesante obra inconclusa de Kafka. Quizás la historia más kafkiana de todas por lo absurda, por lo angustiante, por lo inmanejable. Kafka exagera elementos reales de la vida, como la sensación de estar gobernados por fuerzas desconocidas, hasta transformarlos en situaciones absurdas. La vida de Josef K es casi graciosa pero más bien agobiante, sin tener más sentido que el sobrevivir a la opresión. Como Orwell en 1984, juega con historias inverosímiles para protestar contra la realidad.


Impresionante novela de Kafka, denuncia atroz del sistema. El proceso es la vida en suspenso, en la nada, en cumplir obligatoriamente partes mínimas del proceso que no conducen a nada concreto. Un mundo en el que el orden jerárquico es complejo e infinito y en el que los funcionarios ignoran todo sobre el proceso antes y después de su propia intervención. Cada situación es limitada e incierta. Es eso: la incertidumbre como norma y la imposibilidad de aceptar o de rechazar el proceso porque la vida de uno ya es parte de él. Súper recomendable para el que todavía no lo leyó.


Es un hecho que en el mundo surrealista de Kafka no te puedes quedar dormido, pues corres el riesgo de despertar convertido en cucaracha, o acusado por un tribunal de la dimensión desconocida...


A pesar de ser una persona instruída, funcionario bien posicionado de un Banco, Joseph K. no logra entender las claves del funcionamiento del sistema de justicia, sistema que lo acusa de un delito desconocido para él. ¿ Y que quedaría entonces para los más desposeídos, los más vulnerables, que no tienen los medios para defenderse, sin recursos, conocimientos y estrategias? Sólo el miedo y la impotencia. Kafka nos hereda a través de "El proceso" una sátira y una diatriba feroz y magistral contra la justicia humana y sus procedimientos. La desidia del abogado Huld me hizo recordar cuando era niño y acompañé a mi padre campesino y pequeño agricultor, ante un profesional de la justicia que le llevaba el proceso entrabado por años, del saneamiento de su título de dominio, de la parcela en que vivíamos. El abogado Téllez (era su apellido), buscaba y rebuscaba en los cajones de su escritorio, los papeles de mi padre, que por cierto no los encontró. Los había perdido y mi padre salió de la oficina del señor abogado sin nada y obligado a partir de cero con el trámite, en otra parte y con la impotencia e indignación causada por el actuar impune de un señor que era parte de un sistema de justicia inalcanzable.


Cada vez estoy más convencido de que KAFKA fue un ANARQUISTA. ¿Influencia marxista? Para nada!!! Franz era evidentemente anarquista como se puede apreciar en esta novela. Porque “EL PROCESO” es una novela “política” a pesar de las lamentaciones de muchos. Al terminar mi segunda lectura de “El proceso” (luego de dos décadas) puedo asegurar que ésta novela es otra novela. En esta última relectura el individualismo antiburocrático de Kafka es más evidente, más fuerte, más anarquista, más libertario…


Es una locura, Kafkiano a manos llenas, el proceso, judicial, es un reflejo de los procesos mentales que de manera inusitada nos llevan por soterrados y oscuros recovecos a generar en nuestra desconfianza, culpa, autocastigo, y muchos otros que resultan en autosabotaje y nos impiden desarrollo pleno


¿Qué mierda es la vida sino un puto proceso al cual a uno se lo mete sin antes preguntarle, sin contarle bien de qué se trata, y del cual nadie sabrá darle nunca una pista, una idea de lo que hace, de a dónde va? Como idea; lo mejor de lo mejor. Ahora bien, es un libro para pensarlo, para que te desespere, para que te agobies. Es un desafio, sin dudas. Pero de esos que terminan valiendo la pena.


Leí El proceso cuando tenía 18 años. Desde entonces Kafka es uno de mis escritores predilectos. En aquellos días mi capacidad para comprender lo que había detrás de esta novela me dejaron intrigado. Al tiempo me di cuenta de la enorme carga de significado de está obra inconclusa en la que se puede entrever como las estructuras de las sociedades, bajo regímenes totalitarios, se van convirtiendo en verdaderas cárceles, represiones interiores y coacciones que someten al individuo y lo esclavizan sin más explicación. Una novela que anticipa de algún modo el surgimiento de los regímenes totalitarios, el abuso de los poderes políticos fácticos y sus superestructuras, sus atrocidades y la amarga huella de dolor y opresión que dejarían a la humanidad.


Ver más reseñas