Calificar:

7,9

17 votos

Sinopsis de EL PECHO

«Un libro radical, complejo y conmovedor... El mayor ejemplo hasta la fecha de la destreza de Roth cuando el talento y el control del autor alcanzan su máximo esplendor.» Ted Solotaroff, Esquire «Un nuevo mundo de posibilidades sensuales... ¿Necesita decir uno de nuevo que Roth es un novelista admirable?» Anthony Burgess «El pecho es genial, creativo y muy divertido. La artimaña que se esconde en el fondo del libro es brillante...» John Gardner

COMPRAR EN PAPEL

6 reseñas sobre el libro EL PECHO

Cuando un escritor hace magia con absolutamente nada, sabrás que será eterno. Cuando escribe desde la incomodidad, la inverosimilitud, la mugre y el absurdo, y aún así lo hace bien, es talento, del que se venera, del que se envidia y del que nunca se olvida. La razón por la que todos logramos conmovernos con una cucaracha gigante es porque Kafka escribe como los dioses. Quién puede afirmar haber leído la metamorfosis y pensar que era una bufonada? Nadie. Todos sentimos pena por Gregorio Samsa. Pues, Philip Roth, relata como David un día se despierta convertido en un... pecho (😶), uno femenino. Un seno. De metro ochenta y 75 kilos de tejido glandular y adiposo. Y si este tipo pudo escribir esta verdadera gema solo con un pecho gigante, creanme que merece ser adorado. El relato es rotundamente perfecto. Roth narra magistralmente como se siente este tipo que no tiene cara, ni extremidades, que no camina, no se alimenta por sí mismo, no ve, no lee (😩), no se puede asear, no puede trabajar, ni amar, ni vivir realmente... y aún así nunca deja de pensar. Siempre es consciente de todo lo que le ocurre. Mientras que la metamorfosis de Kafka se versa más hacia cómo reacciona el entorno de Gregorio a "la enfermedad", Roth se centra en lo que siente "el enfermo" al perder su humanidad. Porque un hombre que no puede vivir como tal, que está postrado para toda la vida, que sabe que no tendrá un mañana y que encima ve como la gente que lo ama se ata a él eternamente, ese hombre sigue siendo un hombre? O se transforma en un pedazo de carne? Cuando vivir deja de ser digno, sigue siendo vivir? Pues todo esto y muchísimo más escribió Roth sólo con un pecho gigante. Eso se llama ser un verdadero SEÑOR ESCRITOR. 🥳🥳🥳Hace mucho que no me emocionaba tanto con un libro🥳 solo hacía falta una teta de metro ochenta 🙂 P.d: sé que con esta reseña es probable que pierda credibilidad😅 pero hoy escuche que tenemos que militar por lo que amamos y yo no podia no reseñar un libro tan genial aunque no me crea nadie❤. ⚠️En Alibrate, las reseñas tienen 2 corazones❤💙. Si queres darle like, no olvides hacerlo en ambos ❤💙. El importante es el que está dentro de un circulo⭕. Gracias por leerme😃


Empecé este periodo de vacaciones al mando de un todoterreno del ejercito Español aplastando violentas hordas de zombis , inunde las aceras de Madrid con los sesos de cientos de muertos que buscaban desesperados algún hombre vivo que llevarse a la boca ,triunfe junto a nuestro protagonista para más gloria de nuestro infinito espíritu de supervivencia. En el proceso me dejé más de 1000 páginas de charcutería y violencia extrema que ciertamente me supieron a poco. (“Madrid Zombi ,1,2,3,4”) Mi siguiente parada fue en pleno senado de Roma , son los albores de el imperio . año 44 a.c , allí tuve que asistir impávido a un magnicidio , un contubernio de traidores optimates asesinaban a traición a Cayo Julio Cesar , el engaño y la envidia consiguieron acabar con el vencedor de Alexia después de asestarle 25 puñaladas traidoras . Era césar , así que sólo una de esas heridas fue mortal de necesidad. Roma perdía a su ciudadano más importante , el mundo al mejor general que nos dio la historia y yo me ganaba a un héroe al que siempre he querido admirar. (“En el nombre de Roma”) El disgusto me puso de mala leche y decidí tomar un vuelo y plantarme en las lejanas tierras del sol naciente . Allí , en el aeropuerto , un tal murakami me estaba esperando sonriente . Él puso el coche y su imaginación y yo puse mi erader y mis tímidas ganas de conocerlo . Transcurridos solo 10 minutos algo surgió entre nosotros , enseguida nos dimos cuenta de que , tanto él como yo , habíamos vivido demasiado tiempo separados . Sellamos nuestro incipiente vínculo con una buena botella de saque y aunque el tal murakami se encontraba aquella noche seriamente afectado por los efluvios de tan potente bebida, consiguió llevarme de vuelta al aeropuerto no sin antes darnos un abrazo de hermanos y jurarnos amistad eterna a la luz de unos farolillos de aceite de ballena . Desde el martes pasado el soy yo , y yo soy lo que él quiera que yo sea. (“Tony Takitany”) Volví mas calmado , mas sensible y como me di cuenta que por este nuevo camino de sensibilidad bohemia podía ir perdiendo mi identidad más belicosa , decidí volver a lo mío y quede a las 12 a,m en la ciudad de londres con uno de mis más fieles amigos , el doctor Watson . Tuve que hacer un pequeño viaje en el tiempo y transladarme a la Inglaterra victoriana como quien se aparta el polvo de la chaqueta . El buen doctor me presento a Sherlock Holmes y juntos solucionamos un pequeño caso que , aunque desde un principio olía a vampiro en potencia , nuestro más grande detective , fiel a su máxima “Cuando eliminas toda solución lógica a un problema, lo ilógico, aunque imposible, es invariablemente lo cierto “ descubrió que una vez más el verdadero ilógico es siempre el ser humano y que los asesinos son siempre así , no hay más , matan solo por 3 razones , por venganza, por dinero o por celos. En este extraño caso fue solo por unos dudosos celos. (“El vampiro de Sussex“) Sembrado por la inquietud que me produjo la sensación de no haber podido conocer a un vampiro de verdad , decidí tomar un tren , cruzar los Alpes y llegar así hasta la mismísima Suiza , acabe entre pitos y flautas en la vieja estación de Ropraz . Allí un vampiro loco y sanguinario había desenterrado los ataúdes de tres jovencitas que acababan de morir hacia escasos dias, una vez fuera de sus lugares de descanso eterno eran víctimas de la voracidad de este energúmeno , las mordía , las violaba y después las desmembraba con la fuerza de un diablo del averno . Fue para mi toda una experiencia inolvidable poder estar en primera fila y poder seguir los pasos de la investigación de este caso y de todo lo que ocurrió allí .La realidad muchas veces es la peor de las historias , así es el ser humano amigos míos, ni tu ni yo los podremos nunca cambiar( “El vampiro de Ropraz”) Y al final de todas estas aventuras termine mi semana tumbado en la cama de un hospital intentando comprender con la inestimable ayuda de mi sicólogo que es lo que me habia llevado a convertirme en una gran teta rosada con un pezón gigante haciendo las veces de mi cara , Como lo oís , en una teta , con todas las cosas que debe tener una teta ,con los sentimientosque debe tener una teta , con los sueños de una teta y con todos los pensamientos de una gran teta….(el pecho) Quien diga que esto de la lectura no me ha hecho viajar , es que no vive en mi mundo , que por cierto , no se si lo has notado , pero es también tu mundo , es donde nosotros vivimos. Un mundo eterno en el que entramos y salimos a voluntad . Es el mundo del que puede volar . Se acabó el verano, veremos hasta dónde es capaz de llevarnos este otoño.


Este libro es de los que yo llamo raros y su título y sinopsis pueden resultar confusos y dar lugar a malentendidos sobre la naturaleza del mismo.  Que un hombre se convierta de repente en un pecho femenino gigante es como mínimo chocante y no deja tener su lado cómico. Pero lo que , en un principio , parece un tema frívolo no lo es tanto cuando ese hombre se despierta en la cama de un hospital y trata de comprender qué es lo que le ha ocurrido . El hecho de que su apariencia física haya cambiado de forma drástica no implica que haya perdido su condición humana y  eso es precisamente lo que más le preocupa,  el preservar a pesar de su situación su esencia como hombre. Las pocas personas con las que mantiene contacto ( el personal sanitario, su novia,  su padre y el psicólogo) tienen una actitud positiva de comprensión y ayuda. A través de las conversaciones con su psicólogo se va ahondando en sus pensamientos y reflexiones sobre el impacto psicológico de su transformación,  vamos pasando por las distintos estados anímicos del personaje y su evolución en la forma de razonar y afrontar su nueva situación. El mérito de Philip Roth es cómo logra trasmitir de forma magnífica todo ese mundo interior del personaje en toda su complejidad. Aquí lo relevante no es que aspecto tenga externamente sino lo que está ocurriendo en su mente. Este tipo de razonamientos y elucubraciones , desde mi punto de vista,  son perfectamente extrapolables a cualquier otra persona  que por causa de una enfermedad o accidente ve limitada su existencia a permanecer postrado en una cama y busca un sentido a esta manera de seguir vivo.


"Soy un pecho. Un fenómeno que me han descrito de diversas maneras, como "un influjo hormonal masivo", "una catástrofe endocrinopática" o "una explosión hermafrodítica de cromosomas". David Kepesh nos narra en primera persona su experiencia, sus sensaciones y sus síntomas que concluyeron correspondiendo a una transformación, de hombre... a pecho femenino. Un pecho femenino, de 1,80 m. de altura, 75 kilos de peso, formado por tejidos adiposos, con un rosado pezón en el centro, rodeado por una aureola. ¿Parece absurdo, verdad? Pues sí, sinceramente lo es. Yo iba mentalizado acerca de que no iba a ser una lectura de plena cordura y compresión, pero a decir verdad, lo que cuenta en ésta corta novela es el trasfondo. En ésta alegoría kafkiana, en la que también se mencionan obras como "La nariz" y "Los viajes de Gulliver", el trasfondo es lo más relevante. Está muy bien lo que Roth nos cuenta y cómo desarrolla una interesante y divertida historia a partir de un simple pecho, pero lo que se puede atisbar a raíz de cada etapa de la transformación de David es a lo que más peso le daría yo. David experimenta primero un sentimiento de sinrazón, de incomprensión, remplazado por el inminente anhelo de placer, donde se mezcla la lascivia con el amor, para después pasar a la obsesión, a la negación y al delirio. Es una obra breve, de la que a pesar de su contexto y de sus toques sarcásticos, se pueden extraer enseñanzas como que hay que aprovechar el presente, quién sabe si mañana te despertarás convertido en un pecho... también puedo percibir el mensaje de que de cada cosa mala se puede sacar una buena, por lo que un error puede llegar a ser un acierto en cierto modo. No sé si alguna de éstas observaciones es algo rebuscada y yéndose por las ramas, pero como la lectura es de libre albedrío, yo lo expongo aquí y que se interprete de cualquier manera. Es increíble lo que se puede extraer de una novela, cuando la pormenorizas, cuyo tema principal es la transformación de un hombre en un pecho... 2/09/2021


El pecho es la primera entrega de Roth de su otro alter ego: David Kepesh. Kepesh, casualmente catedrático en literatura, de pronto ve una mancha en su pene que avanza hasta transformarlo en un pecho femenino. Una vez trasformado (al mejor estilo de La metamorfosis de Kafka que Roth menciona más de una vez en la novela), el Kepesh/teta es internado en un sanatorio para mantenerlo con vida de manera asistida. No pierde la voz ni el oído, pero si la vista y su pezón funcionará como una suerte de pene ultrasensible al cual Kepesh exigirá que se le aplique masajes para estimularlo sexualmente. Paralelamente, Kepesh será tratado por el doctor Klinger que es un psicoanalista que intentará adentrarse en el subconsciente del pecho/Kepesh. Novela surrealista, divertida, disparatada, inteligente, corta, pero para nada banal, será aún un intento de Roth por encontrar su verdadera voz. Novela que es la antesala de sus obras magistrales, y amargas, del tipo Pastoral Americana y La mancha humana.


El pecho... Es la historia de un hombre que se combierta en pecho. En pecho femenino, en una enorme glándula mamaria consciente. El profesor David Kepesh sufre una transformación la cual los médicos describen como un desorden hormonal, lo interesante de la historia es la psicología del personaje principal y los que lo rodean, su comportamiento frente a este acontecimiento tan bizarro. La negación, la sexualidad y la aceptación que implica buscar como aprovechar la situación. Simplemente puedo decir que me gustó, me emocionó, me hizo reír y hasta me hizo pensar en que haría yo en su lugar. Gracias @marenpergamino por tu reseña que me animo a leerlo


MÁS LIBROS DEL AUTOR PHILIP ROTH


TAMBIÉN SE BUSCÓ EN HUMOR Y COMEDIA


FRASES DEL LIBRO EL PECHO

_ Entonces, ¿ dónde está mi leche? ¡ Contéstame!¡ Si soy un pecho debería producir leche! ¡ Retener leche! ¡ Estar hinchado de leche! ¡ Y eso es demasiado absurdo para qué cualquiera se lo crea! ¡ Incluso yo! ¡ Eso es Sencillamente imposible!"


Publicado pormarenpergamino