Calificar
7,8 81 votos

Sinopsis

Un nexo de unión entre dos personajes que optan por dos modelos vitales opuestos que desvelan un deseo común: el de alcanzar un paraíso donde sea posible la felicidad para los seres humanos. Dos vidas: la de Flora Tristán, que pone todos sus esfuerzos en la lucha por los derechos de la mujer y de los obreros, y la de Paul Gauguin, el hombre que descubre su pasión por la pintura y abandona su existencia burguesa para viajar a Tahití en busca de un mundo sin contaminar por las convenciones. Dos concepciones del sexo: la de Flora, que solo ve en él un instrumento de dominio masculino y la de Gauguin, que lo considera una fuerza vital imprescindible puesta al servicio de su creatividad. ¿Qué tienen en común esas dos vidas desligadas y opuestas, aparte del vínculo familiar por ser Flora la abuela materna de Gauguin? Esto es lo que Vargas Llosa pone de relieve en El Paraíso en la otra esquina (2003): el mundo de utopías que fue el siglo XIX.

Año de publicación:2003

8 reseñas sobre el libro EL PARAÍSO EN LA OTRA ESQUINA

A pesar de ser una persona detestable, pude leer muchas obras de Vargas Llosa antes de darme cuenta cómo era realmente este señor. "El paraíso en la otra esquina" es una de ellas, y la verdad me gustó mucho. Me acuerdo que compré una versión pirata viajando por Bolivia y lo terminé de leer en Perú. Luego lo solté con un mensaje al afortunado que lo encontrara en Ecuador. Fue uno de los pocos libros que me animé a soltar. Soy muy aferrada a los libros, es mi gran defecto. Me encantó leer la vida en ficciones de Gauguin, ese pintor francés que vivió en la Polinesia y a quien por suerte había estudiado un poco en la universidad. Pero fue una gran sorpresa descubrir la historia de Flora Tristán, la abuela del artista, franco peruana que se destacó por sus luchas obreras y por los derechos de la mujer en Francia. Fue muy hermoso estar leyendo este libro en Lima y encontrarme parada en una calle que se llama como la protagonista... Creo que hasta lo volvería a leer.


Lindisimo libro. Excelente la forma en que se van narrando las dos historias, la de la abuela y la del nieto. Dos gladiadores de la vida


2


Interesante libro que narra en paralelo la vida de dos personajes que, desde diferentes puntos de vista, cuestionan el sistema social y buscan dinamitarlo, uno huyendo de él a través del arte y la otra transformándolo a través de la revolución. La historia de Flora Tristán y la de Paul Gauguin, contadas desde la perspectiva de sus últimos tiempos, parecen disímiles pero, de a poco, el autor nos va mostrando, con excelente timing, los lazos que unen sus desgracias, su inconformismo, su rebeldía y su sangre. Impecable narración de Vargas Llosa que va alternando con éxito un narrador en tercera persona con uno en segunda que se involucra directamente con los personajes.


Estoy seguro que a un liberal, feminista o progresista le gustará más que a mí este libro. Es de lectura sencilla y de mucho aprendizaje sobre la situación de la mujer, del obrero y del no cristiano en occidente en el siglo 19.


Me ha quedado un poco larga esta reseña. Pero ahí va: Llosa narra en esta novela las historias personales de dos personajes que existieron realmente: Flora Tristán y Paul Gauguin. La primera, activista en pro de la igualdad de clases y defensora de la igualdad y dignidad de la mujer decide dedicar su vida a luchar por "la Unión Obrera" (actualmente una asociación civil peruana lleva su nombre, http://www.flora.org.pe/web2/) . El segundo, pintor de vocación tardía en busca del lugar perfecto donde asalvajarse y llegar a ser un verdadero artista. La primera mitad del libro la leí sin engancharme en absoluto pese a que la lectura fuera agradable. Aunque valoro positivamente el salto de la tercera persona a la primera, lo cual me acerca a cada protagonista de forma más subjetiva. En la segunda mitad del libro sí logré conectar con la historia de ambos personajes, lo cual redundó en que la lectura fuera mucho más acelerada e intensa. Sin embargo, cabe destacar que es una novela sin una trama concreta ya que, "simplemente" narra dos vidas, sin el típico nudo que desencadena una trama hacia un desenlace concreto. Además de la calidad histórica del libro y del aprendizaje que puede conllevar su lectura, la vida de estos personajes nos hace reflexionar sobre cuestiones nada banales y, posiblemente, ambiguas hasta el infinito. Tales como: ¿es reprobable o admirable el comportamiento salvaje?, ¿llamamos salvaje a lo que se aleja de la civilización occidental o a lo que nos asusta?, ¿es más salvaje quien vive hondamente su naturaleza humana o quien la niega?, ¿no es el acto más salvaje el de quien atenta contra la dignidad humana y tacha de un plumazo su propia humanidad (esclavos/as, prostitución, explotación, etc..)? Casi nada es blanco ni negro en esta novela, sólo las convicciones de Flora. Hay miles de grises sobre los que reposar las ideas. Y para Koke (Gauguin) hay, además, millones de colores, muchos aún por inventar... "¿Qué dirían los exquisitos de París? Que pintar de rosado un caballo era una excentricidad demente. No podían sospechar que, en las Marquesas, la bola de fuego del sol antes de hundirse en el mar enrojecía los seres animados e inanimados, irisando por unos momentos milagrosos toda la faz de esta tierra." Lo mejor: la lección de historia que contiene el libro en sí mismo y la invitación a la reflexión que puede surgir de la ambigüedad de determinados aspectos morales tratados en la obra.


Lo que puede hacer un objetivo y una determinación.


Muy buen libro, con una narración dinámica para ir conociendo la vida de dos personajes muy diferentes, casi antagónicos, la revolucionaria y el artista, pero que ambos se esfuerzan por encontrar ese esquivo paraíso.