Calificar
8,7 21 votos

Sinopsis de EL PAIS DE LOS CIEGOS

"Y Núñez se encontró a sí mismo intentando explicar el ancho mundo del que había caído, el cielo y las montañas, la visión y otros prodigios como aquellos ... Y ellos se negaron a creer o a entender nada de lo que les dijo ... Ni siquiera comprendieron muchas de sus palabras. Durante catorce generaciones, aquella gente había estado ciega y aislada del mundo de los videntes. Los nombres de las cosas alusivas a la visión se habían olvidado y habían cambiado."

Año de publicación:2004

4 reseñas sobre el libro EL PAIS DE LOS CIEGOS

Me decidí a leer enseguida este relato única y exclusivamente por la genial reseña que hizo mi amigo @tgaliana Seguramente habría llegado hasta él por otros caminos, pues tengo pendiente conocer más profundamente a este autor y leer algunas de sus novelas más famosas, pero me entró la curiosidad y me alegro de no haberlo dejado para más adelante. En verdad es una historia que te hace reflexionar... ¿Quién posee la verdad? ¿Quién tiene razón? ¿Quién está equivocado? Cada uno se rige, o lo intenta, por aquello que conoce y entiende como cierto y real, tangible... no hay una verdad absoluta y, por lo tanto, nadie puede afirmar rotundamente estar en posesión de LA VERDAD. El autor nos presenta un pueblo aislado del resto del mundo, sin contacto con el exterior, en el que todos sus habitantes son ciegos desde hace 15 generaciones, no saben ni conocen lo que es el sentido de la visión, por eso no entienden lo que les quiere transmitir el extranjero que ha aparecido en su comunidad y sí tiene el don de la visión. Él es el diferente, el que tiene una tara, se inventa palabras que no existen y quiere cambiar la concepción que ellos tienen del mundo que les rodea, el mundo que conocen a través de sus otros sentidos, que tienen desarrollados al máximo y les sirven para llevar una vida plena y feliz. Es muy difícil encontrar una respuesta coherente a todas y cada una de las preguntas que uno se plantea, y que @tgaliana ha tenido a bien plasmar en su reseña, después de leer este interesantísimo relato. Yo no me veo capaz de hacerlo, por mucho que lo intente. Te animo a que leas la reseña a la que hago referencia, pues quizá entiendas la que he escrito yo. También te animo a leer este corto e intenso relato que no te va a dejar indiferente. 31 de mayo de 2021


Este relato me ha dado muchísimo en que pensar, para una mente aspergista como la mía es como intentar apagar un fuego con gasolina. Un pueblo perdido en los andes que permanece aislado de la civilización desde hace ya 15 generaciones, un lugar en donde todos sus habitantes son ciegos, un hombre que llega hasta allí por accidente, un mal tipo que piensa “en el país de los ciegos el tuerto es el rey “, la lucha de siempre entre lo que unos creen como cierto y lo que podría descubrir si decidieran ver, una pequeña historia de amor y una decisión que podría  cambiar la vida de nuestro protagonista…. ¿pero quién es el ciego y quien es el tuerto en este pueblo perdido de la mano de dios? ¿puede un ciego ver más que tú? ¿Puedes tu estar tan ciego que solo lo ves lo que quieres ver?, ¿es la realidad que te rodea tan demoledora que no adivinas a percibirla como es de verdad ? ¿es cuestión de creencias? ¿es cuestión de valores? ¿de fanatismos? ¿de costumbres? ¿o el problema eres tú que crees firmemente que dominas en exclusiva la posesión de la verdad? , y si es así ,  ¿ tal vez la culpa pueda ser de los demás  que necesitan entenderte pero en un gesto de inmadurez permanente no quieren ni pueden  hacerlo? , ¿ te has planteado alguna vez que tu solo eres el demás de los demás? ¿has caído en la cuenta de que quizás puede que seas tú el que este equivocado? Esto me trae hasta aquí, hasta las reseñas que escribimos y que leemos a diario, en su fin y en su principio, en lo rápido que opinamos y en lo volatil que es el peso de algunas  ideas que intentamos transmitir, en lo que tienen de permanentes y en lo que tienen de efimeras , en la responsabilidad que has adquirido, en la deuda que tienes con las personas que te leen. Hay juegos que son solo eso, juegos, y hay otros que son también una metafora  peligrosa disfrazada de verdad , esos son  los que merecen tu respeto , porque amigos , no hay nada tan violento como una idea y no hay nada en este mundo que crezca más rápido que la semilla de un concepto peligroso . Las palabras son como un bisturi, cortan, trepanan, sanan o matan, no es la responsabilidad del que lee distinguirlas, es el arte del que las junta formando frases en el que reside el compromiso de ser imparcial y siempre, caiga quien caiga, ser auténticamente honesto.  Esto es una crítica hacia mi, exclusivamente hacia lo que yo hago. Y si a alguien le hace pensar, mejor que mejor,quizas sea que también se lo ha planteado.  30 páginas… un mundo que descubrir. 


En este maravilloso relato Núñez, después de caer por un acantilado, acaba llegando a un pueblo donde todos sus habitantes están ciegos de nacimiento. Y nuestro protagonista se agarra al refrán “en el país de los ciegos el tuerto es el rey” para imponerse sobre ellos. Y en la forma cómo ve a sus habitantes y en cómo lo interpretan ellos se nos ofrecen un sinfín de reflexiones a hacer. Cuando en nuestro mundo nos llega la información sobretodo a través de la vista, y todavía más en la actualidad que vivimos rodeados de impactos visuales, infravaloramos la posibilidad de percibirlo de otra manera y nos perdemos las sensaciones que los demás sentidos nos podrían ofrecer si centráramos nuestra atención en ellos. Al pensar que una persona que carece de visión no podrá hacer las mismas cosas que nosotros o las hará con muchas dificultades, nos coloca por encima de ella, nos creemos superiores y la subestimamos. Nos creemos mejores, más poderosos. Y no nos damos cuenta que el que no ha experimentado nunca la luz no la hecha de menos y posee otras herramientas, otros sentidos más desarrollados que le ofrecen otra visión del mundo igual de válida que la nuestra. Por el simple hecho de ver a alguien diferente y creerlo inferior, el ser humano se cree con derecho a dominarlo, igual que ha pasado siempre en las invasiones y las conquistas de otras civilizaciones, en el poder del rico sobre el pobre, del que se cree más inteligente sobre el que manifiesta algunas carencias. Pero no se da cuenta que a él le pueden faltar muchos otros potenciales que no tiene desarrollados porque jamás los ha necesitado. Ser diferente no es peor, simplemente es otra forma de percibir el mundo, otra forma de actuar, otra forma de ser. No pasa lo mismo cuando después de conocer la visión, una persona la pierde y no sabe adaptarse a la falta de este sentido, como pasa en Ensayo sobre la ceguera de Saramago. En muchos momentos la vista distrae, distrae tanto que no nos deja ver la realidad con claridad, aturde el pensamiento y nos confunde. En la oscuridad se escuchan los sonidos más nítidos, se perciben los olores y la piel se vuelve más sensible. Deberíamos dedicar cada día un ratito a un solo sentido y nos daríamos cuenta que para ver no necesitamos acallar los demás sentidos pero para percibir a través de ellos sí es necesario cerrar los ojos. Luego está el punto de vista de los ciegos que creen que lo que no conocen no existe, que consideran una locura lo que les cuenta Núñez, pero eso también les pasa a los que presumen de buena visión. Me ha recordado a La caverna del mito de Platón, donde creemos que lo que no hemos visto nunca, lo que no conocemos, no existe y lo consideramos increíble. Porque quizás nunca llegamos a conocer la realidad tal y como es, solamente la parte de realidad que está a nuestro alcance.


Podemos ver atravez de los ojos de Núñez un mundo aparte. habitado por personas ignorantes del concepto de visión y todo lo que está contiene. Para estos estraños y ciegos individuos los ojos que Núñez dice poseer y lo que dice poder percibir con estos. No son más que invenciones de una imaginación delirante producto de la presión que su cerebro experimenta al estar oprimido por lo que para ellos son dos tumores en su craneo y lo que para el son sus ojos.


Más libros del autor HERBERT GEORGE WELLS


También se buscó en CIENCIA FICCIÓN Y FANTASÍA