Calificar
8,9 190 votos

Sinopsis

Biografía novelada de HECTOR ABAD FACIOLINCE. Un relato desgarrador y emocionante sobre la familia, que refleja, al tiempo, el infierno de la violencia que ha golpeado Colombia en los últimos cincuenta años. El 25 de agosto de 1987 Héctor Abad Gómez, médico y activista en pro de los derechos humanos, es asesinado en Medellín por los paramilitares.

Año de publicación:2006

46 reseñas sobre el libro EL OLVIDO QUE SEREMOS

Acabo de terminar este libro y tengo un sentimiento de vacío, literalmente. La historia, en realidad es una biografía novelada de Héctor Abad Gomez contada por su hijo Héctor Abad Faciolince, un niño con una infancia feliz que siempre vio a su padre como un héroe y como la mejor persona del mundo, o al menos, la más "Justiciera". Este libro nos narra de cerca la violencia vivida en colombia, y para aquellos que hemos crecido escuchando la historia no es nada nuevo, puesto que a pesar de que personalmente no me tocó de cerca (Afortunadamente), sí que conozco un poco de esto y he escuchado varias cosas, por lo que alguien que también la conozca un poco dirá que no les sorprende en lo más mínimo que en alguna época mataran personas por pensar diferente y tener la valentia de decirlo, es más, me atrevo a decir que aún hoy, esto no es nada del otro mundo, no es nada raro. Sin embargo, Héctor (Hijo) nos sumerge en su familia, nos entra a su casa y nos presenta su vida. Creo que esto es lo que hace mucho más emocional la historia para el lector, o por lo menos así lo fue para mí. Porque a pesar de saber lo que va a pasar (Ya que la misma sipnosis te lo dice), al final yo ya estaba con un nudo en la garganta y casi llorando. Lo cierto es que no es la primera ni la única ni por lo cerca la última persona que muere por sus ideales y por intentar cambiar las cosas, y de eso soy perfectamente consciente, pero esta historia sí me hizo vivir y sentir de cerca la violencia y la muerte.


Este libro está escrito desde el corazón de un hijo que quiso profundamente a su padre, un hombre bueno, culto, defensor de los derechos humanos que lastimosamente no dejaron que siguiera viviendo. Este libro es un regalo.


Excelente autobiografía a través de la cual el autor retrata partes de su vida desde su infancia hasta la edad adulta, en una dura realidad donde existen muchos asesinatos contra diversos ciudadanos por sus opiniones y pensamientos, el autor sin embargo crece en un ambiente rodeado de amor con una hermosa familia. El mismo es muy unido a su padre y en gran parte el libro es un tributo a su memoria, recomendable si disfrutas este tipo de lecturas.


Al leer ‘El olvido que seremos’ de Héctor Abad Faciolince narra las memorias de su padre Héctor Abad Gómez, quien fue asesinado a mano de paramilitares por la labor social que abanderaba en defensa de los derechos humanos, denunciando las alianzas que se comenzaban a formar entre agentes del gobierno y grupos al margen de la ley. La novela está dividida en temas que marcaron la vida de la familia Abad Faciolince: la religión, el activismo del padre, los momentos felices y trágicos; pero hay un hilo conductor que los entreteje y es el amor incondicional de un hijo vs. padre. Es un relato lleno de mucha humanidad, sentimientos tan vivos desde el amor hasta la tristeza profunda que el autor a través de su prosa transmite al lector haciéndolo coprotagonista de la historia. Es innegable que la cruda realidad que vivimos enfrento esta familia es la misma que día a día viven muchas familias colombianas con la violación de los derechos humanos, la creciente violencia que se perpetra y ensaña de manera inimaginable en nuestro territorio, la persecución de líderes sociales, la libertad de expresión en todas sus aristas se ve silenciada de una manera brutal y primitiva, todo lo que tiene que ver con salud pública y prevención especialmente en las población vulnerable de Medellín, pero esta es una situación que se vive a lo largo y ancho del territorio, que aún tenemos que mirar de frente y en momentos vivirla en carne propia cuando se toma la decisión de levantar la voz para denunciar los asesinatos y torturas que quedan en la retina de la indiferencia e impunidad de las autoridades, luego estos ciudadanos van a ser etiquetados por los agentes del Estado y paramilitares como comunistas y guerrilleros. Este tema no esta en el pasado de nuestra sociedad aún está latente y carcomiendo las familias en el país, porque continuamos ese guerra injusta que deja un mar de sangre en nuestra historia.


El poder leer, por fin, ‘El olvido que seremos’ de Héctor Abad Faciolince, y sumergirme en su narración tan amena; al finalizarlo, surgen todo un raudal de opiniones, escritos sueltos, referencias dentro del libro que guardo, consultas a bibliografías externas. Y es inevitable no querer plasmar mi punto de visto, mi ODA y mis comentarios a éste libro. Los cimientos que usó el escritor me parecieron de una exquisitez sumamente sobria y apasionante; el ejercicio de tomar de su señor padre, los mejores recuerdos a su lado en principal medida, notas de su puño y letra, discursos de él y sus amigos, la intimidad de sus cartas, y otras referencias que ahora se me escapan, hacen de ésta novela y en su mayoría de ‘Manual de Tolerancia’ de autoría de Héctor Abad padre (en publicación póstuma), un abanico de vivencias de un valor sentimental magno y a la vez delicado, donde muchas veces, el héroe y ejemplo es y seguirá siendo el hombre más humanista. Para no alargarme, quisiera poder comentar más sobre el hombre que fue Abad Gómez, solamente para incitar a maravillarnos de su humildad, pero lo dejaré para otra ocasión. Por ahora y para finalizar, me quiero centrar en el postulado que deja su hijo en cuanto al sentimiento de -venganza- que aguardó en algún momento y como enfrentó el naciente perdón de una forma magistral, tal cual como su padre le hubiera inculcado. "Guardé en secreto, durante muchos años, esa camisa ensangrentada, con unos grumos que se ennegrecieron y tostaron con el tiempo. No sé por qué la guardaba. Era como si yo la quisiera tener ahí como aguijón que no me permitiera olvidar cada vez que mi conciencia se adormecía, como un acicate para la memoria, como una promesa de que tenía que vengar su muerte. Al escribir este libro la quemé también pues pues entendí que la única venganza, el único recuerdo, y también la única posibilidad de olvido y de perdón, consistía en contar lo que pasó, y nada más"


Precioso, tierno y agridulce libro que leí en mis vacaciones y que me hizo llorar. Hombre de carne y hueso o imagen sacralizada por la muerte, el Dr. Abad encarna al padre perfecto, héroe y santo a la vez. Conocer su vida pública y su lucha por lo que cree justo, es repasar parte de la historia de Colombia y los violentos años del accionar de la guerrilla y de los comandos paramilitares. Saber de su vida privada es entrar en contacto con el padre y esposo ideal, ese que todo lo puede y que se agiganta en el recuerdo de un hijo que, con el paso de las páginas, transforma la elegía en un homenaje que lo enaltece y celebra su existencia. Le pongo un 10 y lo recomiendo!


Leí 'El olvido que seremos' hace ya varios años, me gustó mucho, es para mí, un libro entrañable. Ahora, al enterarme que la película, inspirada en el libro homónimo de Héctor Abad Faciolince, fue seleccionada en Cannes, le rindo homenaje recordando lo que fue para mí leer este libro. Héctor Abad Faciolince escribe sobre su padre, sobre su familia, sobre su infancia, sobre Colombia, sobre el dolor y la frustración que hemos sentido todos los colombianos, miles de veces, cuando asesinan en nuestro país a la gente buena sin razón. Pero escribe también sobre el amor, sobre la felicidad, sobre el valor de la familia. Aunque es un libro que habla de violencia y muerte, el sabor que queda al terminarlo es el de un profundo e incondicional amor entre ese padre, Héctor Abad Gómez, asesinado por los paramilitares, y ese hijo, Héctor Abad Faciolince. Cada recuerdo narrado por Abad Faciolince es prueba de su infinito amor, respeto y admiración por su padre. Todos los que amamos a nuestros padres podemos llegar a sentirnos identificados y conmovidos con esta novela. Es además un relato bien escrito, se lee fácil, se disfruta y se queda en la memoria.


Entiendo el sentimiento de culpa del hijo quien siempre ha creido no haber hecho lo suficiente o lo necesario por auxiliar a su padre. Es desgarrador, una herida profunda. Una tarea titánica trasladar al papel algo tan personal e íntimo. Un esfuerzo recompensado, por el cual, para quienes desconocíamos al hombre y hemos leído su historia no caerá en el olvido.


Ver más reseñas