Calificar
9,0 248 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis de EL OLVIDO QUE SEREMOS

Biografía novelada de HECTOR ABAD FACIOLINCE. Un relato desgarrador y emocionante sobre la familia, que refleja, al tiempo, el infierno de la violencia que ha golpeado Colombia en los últimos cincuenta años. El 25 de agosto de 1987 Héctor Abad Gómez, médico y activista en pro de los derechos humanos, es asesinado en Medellín por los paramilitares.

Año de publicación:2006

75 reseñas sobre el libro EL OLVIDO QUE SEREMOS

Es un libro magistralmente escrito, que conmueve hasta las lágrimas. Con gran calidad literaria, en cada párrafo el autor abre su corazón para entregar un relato histórico de la Colombia violenta, a través de las amorosas memorias de la familia Abab Faciolince. Con suma inteligencia y sensibilidad describe los amargos, y bien conocidos, capítulos del accionar de los grupos paramilitares en Colombia, sin que por ello el relato sea menos estremecedor. La precisa, prudente e impecable prosa -exenta de sentimentalismos-, es un memorable ejemplo de cómo, a través de la literatura, es posible reconstruir la historia de un pueblo herido y avanzar hacia el perdón y la reconciliación individual y colectiva. Muy recomendada. | Junio 2015.


Debo confesar que al principio se me hizo un poco aburrido, pero la verdad es que las biografías no son del todo lo mío. Pero después de una páginas todo fue fluyendo naturalmente. En esta autobiografía el autor nos habla de su infancia, de su entorno familiar de parte de su juventud pero sobre todo nos habla de su padre: Héctor Abad Gómez un médico y ensayista colombiano, qué sus últimos años defendió los derechos humanos y esto,lo llevo a la muerte. Este es un homenaje a un padre bueno y amoroso pero también a un hombre justo. Nos habla del hambre, de la injusticia, de la religión pero sobre todo de la peor de las pandemias:la violencia. Me gustó su forma de escribir y tiene partes realmente conmovedoras.


Este libro está escrito desde el corazón de un hijo que quiso profundamente a su padre, un hombre bueno, culto, defensor de los derechos humanos que lastimosamente no dejaron que siguiera viviendo. Este libro es un regalo.


Acabo de terminar este libro y tengo un sentimiento de vacío, literalmente. La historia, en realidad es una biografía novelada de Héctor Abad Gomez contada por su hijo Héctor Abad Faciolince, un niño con una infancia feliz que siempre vio a su padre como un héroe y como la mejor persona del mundo, o al menos, la más "Justiciera". Este libro nos narra de cerca la violencia vivida en colombia, y para aquellos que hemos crecido escuchando la historia no es nada nuevo, puesto que a pesar de que personalmente no me tocó de cerca (Afortunadamente), sí que conozco un poco de esto y he escuchado varias cosas, por lo que alguien que también la conozca un poco dirá que no les sorprende en lo más mínimo que en alguna época mataran personas por pensar diferente y tener la valentia de decirlo, es más, me atrevo a decir que aún hoy, esto no es nada del otro mundo, no es nada raro. Sin embargo, Héctor (Hijo) nos sumerge en su familia, nos entra a su casa y nos presenta su vida. Creo que esto es lo que hace mucho más emocional la historia para el lector, o por lo menos así lo fue para mí. Porque a pesar de saber lo que va a pasar (Ya que la misma sipnosis te lo dice), al final yo ya estaba con un nudo en la garganta y casi llorando. Lo cierto es que no es la primera ni la única ni por lo cerca la última persona que muere por sus ideales y por intentar cambiar las cosas, y de eso soy perfectamente consciente, pero esta historia sí me hizo vivir y sentir de cerca la violencia y la muerte.


Usualmente los libros de memorias sobre los progenitores son quejumbrosos, andan a la búsqueda de hacer un análisis siquiátrico al padre o la madre porque aquellos fueron distantes, egoístas, caprichosos, en resumen, malos padres. Ese autor, lleno de baches en el alma y en la mente, intenta mediante la literatura hacer un ejercicio de limpieza que siempre suele ser un logro relativo y esquivo. El olvido que seremos, un notable cruce entre novela, ensayo y libro de memorias, es todo lo contrario. Es un canto elegiaco a un padre y a una familia, de parte de un hijo agradecido, y arranca de una manera que me parece realmente impresionante: “El niño, yo, amaba al señor, su padre, sobre todas las cosas. Lo amaba más que a Dios. Un día tuve que escoger entre Dios y mi papá, y escogí a mi papá.” Este es el inicio de la biografía del médico Héctor Abad Gómez: un extraordinario profesional y luchador social, que no era de este mundo, quién a sus 65 años, es cruel y cobardemente asesinado por la extrema derecha colombiana. Sobre este marco su hijo, Héctor Abad Faciolince, también nos narra la historia de una gran familia de la pujante clase media colombiana poniendo sobre la mesa el drama colombiano, y latinoamericano, de la pobreza, la desigualdad, la violencia política, la intolerancia religiosa y social, la falta de solidaridad y la absoluta falta de escrúpulos de algún tipo de las capas altas y gobernantes colombianas. Novela notablemente narrada, que nunca cae en los extremos dramáticos (brillantes las narraciones de la muerte de una de las hermanas del autor y el asesinato de su padre), ni tampoco en el pesimismo. Mención aparte merece la investigación sobre el poema de Borges que da título a este libro. Y así como tuvo un gran arranque, la novela tiene un gran final en una íntima conversación con el lector: “Y si mis recuerdos entran en armonía con algunos de ustedes, y si lo que yo he sentido (y dejaré de sentir) es comprensible e identificable con algo que ustedes también sienten o han sentido, entonces este olvido que seremos puede postergarse por un instante más, en el fugaz reverberar de sus neuronas, gracias a los ojos, pocos o muchos, que alguna vez se detengan en estas letras.”


Al leer ‘El olvido que seremos’ de Héctor Abad Faciolince narra las memorias de su padre Héctor Abad Gómez, quien fue asesinado a mano de paramilitares por la labor social que abanderaba en defensa de los derechos humanos, denunciando las alianzas que se comenzaban a formar entre agentes del gobierno y grupos al margen de la ley. La novela está dividida en temas que marcaron la vida de la familia Abad Faciolince: la religión, el activismo del padre, los momentos felices y trágicos; pero hay un hilo conductor que los entreteje y es el amor incondicional de un hijo vs. padre. Es un relato lleno de mucha humanidad, sentimientos tan vivos desde el amor hasta la tristeza profunda que el autor a través de su prosa transmite al lector haciéndolo coprotagonista de la historia. Es innegable que la cruda realidad que vivimos enfrento esta familia es la misma que día a día viven muchas familias colombianas con la violación de los derechos humanos, la creciente violencia que se perpetra y ensaña de manera inimaginable en nuestro territorio, la persecución de líderes sociales, la libertad de expresión en todas sus aristas se ve silenciada de una manera brutal y primitiva, todo lo que tiene que ver con salud pública y prevención especialmente en las población vulnerable de Medellín, pero esta es una situación que se vive a lo largo y ancho del territorio, que aún tenemos que mirar de frente y en momentos vivirla en carne propia cuando se toma la decisión de levantar la voz para denunciar los asesinatos y torturas que quedan en la retina de la indiferencia e impunidad de las autoridades, luego estos ciudadanos van a ser etiquetados por los agentes del Estado y paramilitares como comunistas y guerrilleros. Este tema no esta en el pasado de nuestra sociedad aún está latente y carcomiendo las familias en el país, porque continuamos ese guerra injusta que deja un mar de sangre en nuestra historia.


Este libro es tan real y a la vez tan irreal que raya en la fantasía, pero la fantasía de aquel que anhela lo que en él se cuenta, lo que vivió el autor. Permite entender lo que se debe hacer bien como padre y quizás como hijo. Una complicidad pocas veces vista. El olvido que seremos demuestra cómo en realidad cada ser humano es una gran historia, pero que dependemos del amor de otros para trascender en la historia, quizás no por mucho tiempo mas, pero si es suficiente antes de sucumbir al título del libro. Primera vez que leo un libro tan rápido.✌🏽


El poder leer, por fin, ‘El olvido que seremos’ de Héctor Abad Faciolince, y sumergirme en su narración tan amena; al finalizarlo, surgen todo un raudal de opiniones, escritos sueltos, referencias dentro del libro que guardo, consultas a bibliografías externas. Y es inevitable no querer plasmar mi punto de visto, mi ODA y mis comentarios a éste libro. Los cimientos que usó el escritor me parecieron de una exquisitez sumamente sobria y apasionante; el ejercicio de tomar de su señor padre, los mejores recuerdos a su lado en principal medida, notas de su puño y letra, discursos de él y sus amigos, la intimidad de sus cartas, y otras referencias que ahora se me escapan, hacen de ésta novela y en su mayoría de ‘Manual de Tolerancia’ de autoría de Héctor Abad padre (en publicación póstuma), un abanico de vivencias de un valor sentimental magno y a la vez delicado, donde muchas veces, el héroe y ejemplo es y seguirá siendo el hombre más humanista. Para no alargarme, quisiera poder comentar más sobre el hombre que fue Abad Gómez, solamente para incitar a maravillarnos de su humildad, pero lo dejaré para otra ocasión. Por ahora y para finalizar, me quiero centrar en el postulado que deja su hijo en cuanto al sentimiento de -venganza- que aguardó en algún momento y como enfrentó el naciente perdón de una forma magistral, tal cual como su padre le hubiera inculcado. "Guardé en secreto, durante muchos años, esa camisa ensangrentada, con unos grumos que se ennegrecieron y tostaron con el tiempo. No sé por qué la guardaba. Era como si yo la quisiera tener ahí como aguijón que no me permitiera olvidar cada vez que mi conciencia se adormecía, como un acicate para la memoria, como una promesa de que tenía que vengar su muerte. Al escribir este libro la quemé también pues pues entendí que la única venganza, el único recuerdo, y también la única posibilidad de olvido y de perdón, consistía en contar lo que pasó, y nada más"


Ver más reseñas

Más libros del autor HECTOR ABAD FACIOLINCE


También se buscó en BIOGRAFÍAS Y MEMORIAS


Frases del libro EL OLVIDO QUE SEREMOS

"... Entendí que la única venganza, el único recuerdo, y también la única posibilidad de olvido y de perdón, consistía en contar lo que pasó, y nada más."

Publicado por:

Magler

Si quieres que tu hijo sea bueno, hazlo feliz, si quieres que sea mejor, hazlo más feliz. Los hacemos felices para que sean buenos y para que luego su bondad aumente su felicidad.

Publicado por:

Pike Bishop

¿Cuántas personas podrán decir que tuvieron el padre que quisieran tener si volvieran a nacer? Yo lo podría decir.

Publicado por:

Africa Rubia

Hay períodos de la vida en los que la tristeza se concentra, como de una flor se dice que sacamos su esencia, para hacer perfume, o de un vino su espíritu, para sacar el alcohol. Así a veces en nuestra existencia el sufrimiento se decanta hasta volverse devastador, insoportable.

Publicado por:

Pike Bishop

Saber que estamos contribuyendo a hacer un mundo mejor, debe ser la máxima de las aspiraciones humanas.

Publicado por:

Magler

Para distinguirnos de los demás animales, para justificar nuestro paso por la tierra, hay que ambicionar metas superiores al solo goce de la vida... cada uno de nosotros puede hacer algo por mejorar el mundo en que vivimos y en el que vivirán los que nos sigan.

Publicado por:

Magler

Sabemos que nos vamos a morir, simplemente por el hecho de que estamos vivos. Sabemos el qué (que nos moriremos), pero no el cuándo, ni el cómo, ni el dónde.

Publicado por:

ErikaLorena

Éramos felices porque nadie se había muerto en la familia.

Publicado por:

ErikaLorena

Y aunque este desenlace es seguro, ineluctable, cuando esto que siempre pasa le ocurre a otro, nos gusta averiguar el instante, y contar con pormenores el cómo, y conocer los detalles del dónde, y conjeturar el porqué.

Publicado por:

ErikaLorena

La fijación de metas distingue a unos hombres de otros. Y aquí lo más importante no es alcanzar dichas metas, sino luchar por ellas.

Publicado por:

ErikaLorena

El peor agente nocivo, el que más muertes ocasionaba entre los ciudadanos del país, eran los otros seres humanos.

Publicado por:

ErikaLorena

• Lo más nocivo para la salud de los humanos, aquí, no era ni el hambre ni las diarreas ni la malaria ni los virus ni las bacterias ni el cáncer ni las enfermedades respiratorias o cardiovasculares.

Publicado por:

ErikaLorena

La desaparición de alguien es un crimen tan grave como el secuestro o el asesinato, y quizá más terrible, pues la desaparición es pura incertidumbre y miedo y esperanza vana.

Publicado por:

ErikaLorena

En ese lugar de nieblas de los desaparecidos, sin ninguna noticia, ninguna palabra, sin siquiera la certeza y la resignación ante la muerte que da un cuerpo inerte.

Publicado por:

ErikaLorena

Cuando uno lleva por dentro una tristeza sin límites, morirse ya no es grave.

Publicado por:

ErikaLorena