Calificar
8,4 3.5k votos

Sinopsis

Un drama desde la perspectiva de dos niños que viven a diferente lado de la alambrada de Auschwitz. Si decides embarcarte en la aventura, debes saber que acompañarás a Bruno cuando se muda con su familia a una casa junto a una cerca. Cercas como ésa existen en muchos sitios del mundo, sólo deseamos que no te encuentres nunca con una. Cabe aclarar que este libro no es sólo para adultos; también lo pueden leer, y sería recomendable que lo hicieran, niños a partir de los trece años de edad. El editor

Año de publicación:2006

175 reseñas sobre el libro EL NIÑO CON EL PIJAMA DE RAYAS

Un libro sumamente sencillo pero tan profundo como la vida misma. Boyne narra desde la perspectiva de un niño, que personifica la inocencia, llamado Bruno de cómo encuentra a un verdadero amigo detrás de un alambrado, de repente su visión del mundo se distorsiona y quiere, desde su posición de egoísmo infantil, entender el mundo de su nuevo amigo, el del pijama de rajas. Descomunalmente desgarrador el desenlace, tiene una película muy conmovedora también, pero el libro se disfruta mejor porque te imaginas corriendo detrás de esos niños, quieres explicarles la maldad que no ven, quieres llorar con ellos y abrazarlos, la impotencia tal vez te destruya, pero vale la pena leerlo.


La inocencia perdida y la humanidad encontrada a cada lado de una alambrada que albergaba los horrores más inhumanos de la historia. Lo que propone el autor irlandés John Boyne es transmitirlo desde la mirada limpia de un niño de 9 años, hijo de un alto mando alemán cual preocupación más importante es que su nueva casa solo tiene tres plantas, ajeno a lo que los campos eran en realidad, incluso a lo que su país inflingía a un pueblo y a toda Europa. Una novela que aún narrada a través de los ojos limpios de Bruno, es dura y el horror está palpable en su ambientación, cada día en esa casa junto a la muerte, a pesar de no ser nada explícita. Mi sensación es que es un libro iniciático en el tema de Holocausto y la Solución Final, por narrativa y escritura sencilla, posiblemente, llego muchos años tarde a su lectura pero es una historia que se lee en un suspiro. La gran bondad es su ritmo y facilidad lectora, también cómo muestra el contraplano de lo que estamos acostumbrados, la literatura o el cine nos ha enseñado muchas veces lo que sucedía de las alambradas hacia adentro, pero casi nunca lo que sucedía fuera. Sus personajes son subrayados estereotipos, la importancia radica en el sufrimiento del lector por el destino de este niño. Un destino sorprendente y devastador que nos deja sumidos en la oscuridad, junto a Bruno y Shmuel, quizás perdidos para siempre.


Triste e inocencia pura. ¿Cómo explicarle a un niño que no debe tratar con esa gente, que son gérmenes en la tierra, una raza inferior sin derecho alguno? Imposible. A veces nos olvidamos de que los niños, siempre serán niños, no hay prejuicios en sus ojos, al crecer nos olvidamos de ese niño interno, terminando siendo capaz de cometer un acto tan vil como creer que somos superiores a otros. El niño con el pijama de rayas es una historia sencilla donde Jonh Boyne nos muestra la instancia de los judios desde la perspectiva de Bruno, un niño alemán que conoce a un judío y entabla una amistad con él. Bruno siente curiosidad por el lugar en el que vive su amigo y así se interna en el campo de concentración con el propósito de encontrar al padre de Samuel, y así al ponerse el pijama de rayas su destino es sentenciado, ajenos a la realidad terminan víctimas de las atrocidades de los campos de concentración. La verdad qué, la película no supera el libro, pero cómo en pocos casos, tiene la proporción justa de igualarlo, con una narración muy fácil de comprender, fluida y rápida. Dos niños que serían amigos para siempre, lo cuál así será. La curiosidad e ingenuidad al ser pequeños es inmensa, no piensas en el peligro, sino en conocer, explorar... Y así es como todo es posible.


Valencia, ultimos suspiros del 24 de octubre de 2019. Y ya está? Esto es todo? Fue mi reacción en la fase final del libro el niño con el pijama de rayas. Acto seguido, lo entendí, ya está! Esto es todo! Asi de simple ocurrian las cosas, sin que nadie reparase en el intruso, sin importarles ni cuantos, ni quienes, como una cadena de producción. La abrumadora realidad, mas allá de torturas, palizas, miseria y hambre. La simpleza de una marcha silenciosa a la nave de la muerte es mera cotidianeidad, despues humo, el viento y la tierra hacen el resto. El cuento de boyne no destaca, ni será un alarde literario, su prosa es simple, plana, sin matices ni colores, seria un libro muy vulgar, y sin embargo, es esa simpleza, ese parece que no ocurre nada, donde se esconde lo apabullante del mensaje y mi propia contradicción. Contradicción pues como digo es un libro de lo mas plano, con un niño, bruno, soso, egoista y cobarde. Pero el autor ha escondido debajo del cuento, un mensaje, sin masacre, sin torturas, y esa simpleza lo hace aterrador. Como ocurre con el principito, el niño del pijama, sin ni por asomo ser un ejercicio literario notable, es un libro imprescindible en cualquier estantería. Y esa es mi contradicción, recomendar y casi obligar su lectura, sin ser una obra maestra.


John Boyne, me ha hecho recordar algo, que muchos tenemos olvidado, el hecho, de que todos, algún día, fuimos niños, pero que con el pasar del tiempo, nosotros, nos olvidamos, el niño que traemos en nuestro interior. En, El niño con el pijama de rayas , Boyne, ha logrado, escribir un libro, con un lenguaje sencillo y fluido, como sí, se tratase de un niño contando una historia, rescatando la inocencia de la niñez, que mismo en tiempos oscuros, logran estar felices, sin se importar con lo que pasa ha su alrededor. ¡No hay nada más hermosa que la inocencia de los niños!


No quiero desvelar demasiado de ésta historia porque, aunque muchos la habréis leído, seguro que otros tantos no lo hicieron aún y no me gustaría condicionarles. Ésta es una historia terrible más de algo que no debió suceder jamás . La viviremos a través de la inocencia de un niño . Una vez más, la amistad , prevalece por encima de las creencias , las religiones y las razas . Un libro tierno y conmovedor a la vez que desgarrador de algo que cómo digo, jamás tuvo que existir. El propio autor nos dice que no sólo es un libro para adultos, también para adolescentes que podrían aprender mucho de una historia no tan lejana, aunque viendo los últimos acontecimientos , creo que no aprenderemos jamás . Una historia real, vivida por un niño de tan sólo 9 años. Un libro que deja mucho para pensar , una lección de vida para los adultos, una gran obra literaria . Una obra llena de sutiles detalles que nos hacen ver la situación de aquel entonces, sin adentrarnos demasiado en el horror y la guerra. Un cuento triste que nos acerca a la escalofriante experiencia del holocausto judio. Cito al propio autor cuando dice”Cercas como ésa existen en muchos sitios del mundo, sólo deseamos que no te encuentres nunca con una.” Esperemos que no. Esperemos que sirva de algo tanta crueldad.


Cuando uno empieza a leer esta historia te enfocas en que el niño de piyama de rayas es el chico judío, pero al final comprendes que la tragedia del verdadero niño con piyama de rayas es de Bruno.


Triste y con mucha inocencia. Tu eres mi mejor amigo. -dijo-. Mi mejor amigo para toda la vida.


Ver más reseñas