1. ALIBRATE
  2. LITERATURA CONTEMPORÁNEA
  3. EL MURMULLO DE LAS ABEJAS

Calificar:

8,9

412 votos

Sinopsis de EL MURMULLO DE LAS ABEJAS

La historia de Simonopio, un niño misterioso destinado a cambiar el destino de una familia, con la revolución mexicana como telón de fondo. Un buen dia, la vieja nana Reja abandona sorpresivamente un reposo de varios aos para perderse en el monte. Cuando la encuentran, sostiene dos pequeos bultos, uno en cada brazo: de un lado un beb deforme y del otro un panal de abejas.Ante la insistencia de la nana por conservar y cuidar al pequeo, la familia Morales Corts decide adoptar al nio como su ahijado, otorgndole todos los beneficios que dan a sus propios hijos. Simonopio, nombre con el que lo bautizarn, crecer sano y fuerte, pero dos marcas imborrables lo acompaarn siempre: una oquedad en su rostro, que le impide hablar, y su maravillosa relacin con las abejas, que sern sus principales interlocutoras durante toda su vida.

123 reseñas sobre el libro EL MURMULLO DE LAS ABEJAS

A comienzos del siglo XX las creencias religiosas y con ellas, las supersticiones estaban muy arraigadas. Existía la convicción de que cuando un bebé venía al mundo con alguna malformación física, era un cuerpo corrompido y poseído por el mismísimo diablo. El futuro de este neonato era, en el mejor de los casos, ser escondido y encerrado. Alejarlo de la sociedad y sus miradas. Su esperanza de vida más bien corta, su existencia...miserable. El murmullo de las abejas comienza con la ruptura de la calma diaria de una anciana, nana Reja y su segunda piel, una mecedora tan viva, que es un personaje más. El llanto de un niño abandonado que cambiará la vida de los Morales, de Linares, y de quien acertadamente, emplee su tiempo con esta preciosa novela. Simonopio, arropado por un enjambre de abejas y aceptado por todo un pueblo, llega a nuestras vidas para marcarnos a fuego y miel y no marcharse jamás. Sofía Segovia hilvana un texto de suave cadencia donde nunca dejan de ocurrir cosas, cargado de mensajes y donde el más pequeño matiz cuenta. La autora nos da una lección de como afrontar una pandemia, la peste española, mucho más devastadora que nuestro covid. Y lo hace a través de Francisco Morales, patrón, trabajador incansable, buena muestra del autónomo de hoy en día al que algún descerebrado le sigue llamando burgués, y con unos derechos sociales lamentables. Para don Francisco, por encima de todo, prima el bien colectivo, dando cobijo a todos los que forman parte de su hacienda, protegiéndolos de la enfermedad confinándolos en sus tierras, apartándolos del terrible virus influenza. Toda una bofetada contra el yoismo del presente. Yo, yo, yo, y por encima de ti, yo. Y en esa espeluznante orgía de muerte y putrefacción, la autora nos hace un guiño con Lázaro y su no resurrección. Impecable. Escrita de forma sencilla pero muy bella en superficie y profundidad la novela nos habla de amor y lealtad en toda la amplitud de estas virtudes que tan mal practicamos en nuestro hoy. En el murmullo de las abejas, sorprende que lo más importante sea siempre el prójimo. Tú, tú, tú y por encima de yo, tú. Pero hasta en el realismo mágico hay hueco para el mal. Resignación, dolor, envidia, crueldad. Sangre en constante ebullición, hirviendo. Ira efervescente hasta su imparable explosión. El coyote frente al león. Dos personajes para el final. Beatriz y Francisco chico. Adorables incluso en sus errores y tormentos. Disciplinados en amar sin condición. La lealtad es más una cuestión de afecto que no entiende de distancias y si, de anhelos. La naturaleza, la abeja que fecunda la flor. El polen de la vida, los naranjos. La tierra, esa gran madre en constante proceso de gestación. Sofía Segovia respeta al entorno, lo mima, lo cuida, y con ello a todos nosotros. Un libro hermoso donde la belleza está en lo escrito y su trasfondo, y del que tengo la certeza de ser incapaz de hacerle justicia. Mucho menos tras un muy avanzado amanecer de una noche con vinos de más y risas reparadoras. La alegría de Baco y su espesa niebla, el día después.


El murmullo de las abejas es un libro que se puede leer muy rápido a pesar de sus casi 500 páginas, sin embargo, he tardado en hacerlo más de lo necesario, pero, es que no quería salir de él. Ha sido un soplo de aire fresco en estos momentos extraños y oscuros en los que vivimos. Hace poco leí un libro en el que todos sus personajes me caían mal, y en este, me ha pasado todo lo contrario, todos, salvo uno al que, eso sí, he odiado intensamente, me caen muy, pero que muy bien. Con una narrativa sencilla y bonita, muy bonita, Sofía Segovia nos introduce en la vida de la familia Morales Cortés, terratenientes en el Linares de México durante la primera mitad del siglo XX. Nos da una vuelta por la revolución mexicana, las reformas agrarias y la pandemia de gripe que asoló el mundo en 1918. Un libro en el que el amor viaja libremente por todas sus páginas. Las abejas, junto con Simonopio son los principales protagonistas de esta historia. La bondad, la intuición, el amor, la fidelidad y la generosidad son solo algunos de los muchos y buenos adjetivos para calificar a nuestro protagonista. Simonopio llega a la familia de una forma rara y rodeado de abejas, él también es raro, tiene un defecto físico que lo hace monstruoso, sin embargo, es el ser más bello que se puede conocer. A partir de ahí, con una intuición fuera de lo común, mientras observa y cuida a toda la familia, se va preparando para lo que intuye depara el futuro, lo que tendrá que enfrentar, a pesar del pánico que le provoca, para defender lo que más ama. "Llegará el momento en que el león tenga que enfrentarse al coyote". Simonopio no saldrá victorioso del todo, pero sin él, nada hubiese sido igual. Las abejas, La naturaleza, los olores, los colores, la miel... hacen de este libro una lectura dulce, pero, como en la misma vida el mal siempre acecha. El amargor, de la mano de la envidia, la frustración y la maldad, no anda lejos, y Simonopio lo sabe. Nana Reja, Francisco, Beatriz, Francisco chico y muchos personajes entrañables hacen las delicias de esta lectura. Sofía Segovia me hace sonreír, reír, llorar y, con una intensidad casi desconocida para mí, consigue emocionarme. En varias ocasiones me he pillado con un nudo en la garganta. "Y me recordaba lo importante que era escuchar;escuchar lo que la vida a veces susurra al oído, al corazón o a la tripa" Lo dije al principio, no quería terminar este libro porque de la misma manera que la familia y Francisco chico temían perder a Simonopio, yo deseaba estar siempre con él. Pero todo llega, y llegó el fin.


Éste es uno de esos libros que disfrutas y vives intensamente porque está muy bien escrito y nos cuenta una historia preciosa. Enmarcada en una zona rural de México a principio del s. XX y en donde las tradiciones y la sabiduría popular impregna las vidas de sus ciudadanos. Cuenta la vida de la familia Morales y especialmente la influencia de una anciana (la nana Reja) que además de amamantar a todos los hijos goza del respeto y el cariño de toda la familia. Es por esto que cuando llega con un bebé encontrado en un camino y cubierto de abejas, la familia se dispone a atender lo que precise. Este niño, Simonopio, aunque presenta una malformación que le impide comunicarse, se convierte en un miembro aceptado y venerado por toda la familia de tal modo que el patriarca, desde su llegada, se vuelca y demuestra su fervor por este niño. El relato nos muestra la lucha constante del patrón por mejorar la vida de su hacienda y mejorar el destino de su familia. No está libre de desgracias, infortunios y peajes de violencia por el periodo histórico que lo circunda. Del mismo modo, se aspira la ternura, emoción y la magia para hacer de este libro un relato inolvidable con el encanto del realismo mágico tan propio de esta zona geográfica del planeta. Es un texto extenso pero tan fácil de leer que no quieres dejarlo, cada capítulo es un deleite para los sentidos, te embriaga y emociona en todos los niveles, te enseña que la felicidad está en las cosas más sencillas, sin filigranas. . El final, digno de todo el texto, me emocionó tanto como para quedarse y formar parte de mí esta historia. Lo recomiendo!!!!!


Una lectura que fluye pura y suave como agua de manantial. Sofía Segovia nos lleva al nordeste de México a inicios del siglo XX para contarnos historias que se van tejiendo en un universo marcado por la ruralidad y la naturaleza. Y en el núcleo de ese universo, están las abejas, la madre tierra y Simonopio, ese niño entrañable, que desde su humildad y condición, es capaz de ir más allá de los cinco sentidos. Simonopio, un ser de luz que se queda con nosotros para siempre. En estas páginas, nos encontramos de nuevo con ese realismo mágico tan propio en las letras de nuestra América -me refiero a esa que parte de México hacia el sur- combinado con la historia y las amenazas en la vida de los personajes que surgen desde la guerra civil, los efectos de la Revolución en la tenencia de la tierra y la epidemia de turno, en este caso la influenza española de inicios de ese siglo. Las lecciones se van acumulando, desde como innovar en la agricultura, cambiando cultivos tradicionales por el del naranjo y otros cítricos que nunca se habían visto por esos lares, hasta las cuarentenas y el aislamiento, para salvarse de la peste. Pero no el del sálvese quien pueda, sino haciendo las cosas con solidaridad, con preocupación por el resto, con sentido de equipo como lo hacen las abejas. Más allá de la calidad indiscutible de la prosa de esta novela, de su ritmo que no decae, del talento para ir desgranando las palabras y hacer de los personajes muy cercanos, como si fueran de los nuestros, salvo uno, por cierto, un antagonista malo como los de antes, le agradezco a Sofía que me haya hecho realizar mi propio viaje, a mis raíces, al recuerdo de mis abuelos, a mi tierra querida, a mi profesión de origen, a mi niñez campesina. ¡Y qué certero título el de libro! Sugerente y abierto a que cada uno interprete lo que quiera imaginar. Para mí, las abejas con su ir y venir incesante y laborioso me recuerdan con su murmullo la esencia de lo que somos. En esa esencia están las raíces, y el amor de todas las clases, el del hijo, el del hermano, el de la madre, el de la pareja, el de la familia. Y también ese murmullo trae aromas, sabores, imágenes, anécdotas y vivencias de lo que fuimos. Lo que nos ha marcado para ser lo que somos hoy. Por eso este libro es un tesoro.


Llore, reí, me dio nostalgia y volví a llorar. Una de las novelas que más he disfrutado, sé que hubieron partes que no me hicieron sentir para nada bien, pero es que esta historia de México, tenía su magia con Simonopio. Podemos conocer la historia de la familia Linares, que es contada por Francisco, es una historia de lo más entretenida, donde podemos añorar lo que hemos perdido, la importancia que tienen las personas y como la muerte puede llegar así, de la nada, cuando sin querer le abrimos las puertas y le damos la mano. Probablemente de mis libros contemporáneos favoritos, he llegado a conectar bastante con los personajes. Es interesante desde un principio por como aparece Nana reja, y más aún cuando aparece Simonopio, que llegó a cambiarles la vida, a tomar otra decisiones y a confiar en el don que tenía. También había un personaje despreciable, que en cada momento cuando pensé que no iba para peor, pues se superaba, solo veía el momento en el que se hiciera justicia lo que había hecho, y de eso se encargaron las abejas.


Jap

10

Es la historia de la familia Morales Cortes ambientada en el norte de México, en Linares, Nuevo León, en la época de la revolución mexicana, donde también hubo una epidemia de gripe española y la incertidumbre del reparto agrario. Donde el protagonismo se lo lleva Simonopio, un niño recién nacido abandonado por tener una malformación en su cara o boca, quien es salvado primero por las abejas (sus fieles compañeros), después por la nana Reja y apadrinado por la familia Morales Cortes. Sin lugar a dudas, esta es una gran historia que mezcla lo ficticio con lo real de la época y que nos presenta a muchos personajes dando el ejemplo de cómo proteger a su familia, seres queridos y personal que lo asiste. Es una lectura maravillosa, de fácil lectura, de avance rápido, que habla de las lealtades, sentimientos, agradecimiento, diferencias, protección, amor, afiliación, reflexión y odio. La autora hace que te sientes parte de la familia Morales Cortes y que lleves en el corazón a Simonopio y recuerdes con cariño a Francisco Morales, Beatriz Cortes, a las nanas Reja, Pola y Lupita, a Francisco Morales hijo y que por supuesto detestes a Espericueta.


Me dijeron que sería un libro hermoso, pero quise enfrentar la lectura de forma objetiva y crear mi propia opinión… y si… ¡¡¡es hermoso!!! 😄😄…Lo amé, así de simple. Ya desde el inicio me encantó como estaba escrito. Página a página fui descubriendo una atractiva historia familiar, con inesperados toques de realismo mágico, y ambientada en un momento histórico totalmente desconocido para mí: La revolución mexicana. Creí que eso sería un problema, pero no. Todo fluye tan bien que fue atractivo conocer el pasado de un país como México, rico en cultura, tradiciones y costumbres, pero también con fuertes conflictos sociales que dejaron profundas heridas en esa época. Pero sin duda lo que me conquisto, más allá de la conmovedora historia, fueron sus personajes. Los integrantes de la familia Morales Cortes, sobre la cual gira la novela, son realmente geniales. Nana Reja, Simonopio, Francisco chico son seres que brillan con luz propia. Es maravilloso observar los profundos lazos que los unen y como el relato transmite a la perfección lo que ellos sienten: amor, lealtad, alegría y miedos. Reí, me emocioné, sufrí, y lloré con ellos. Incluso aquellos personajes llamados a ser villanos en la historia son realmente atractivos. Esa cercanía y conexión que se logra con todos es increíble. Hay libros que una vez terminados sé que recordaré con cariño y me gustaría tener si o si en mi biblioteca. Sin duda “El murmullo de las abejas” es uno de esos libros.


Febrero 2021 El Murmullo de las Abejas es una novela conmovedora, ambientada a comienzos del siglo XX en Linares, un pueblecito de México y que a través de la historia y destino de la familia protagonista, los Morales Cortes, nos habla de las emociones y los valores del ser humano: el amor, la inocencia y la lealtad de unos y el odio, la soberbia y la envidia de otros, todo ello aderezado de un maravilloso estilo narrativo con toques de realismo mágico. El personaje que guia la acción será Simonopio, un personaje mágico, de origen desconocido, abandonado al nacer, con una deformidad en la boca que le impide hablar y encontrado cubierto de abejas por una de las nanas de la familia, la Nana Reja. Una obra deliciosa y a mi juicio muy bella, que te envuelve, repleta de frases preciosas y que pese a la crudeza de alguno de sus fragmentos provoca en el lector sensaciones muy especiales. Altamente recomendable.


MÁS LIBROS DEL AUTOR SOFÍA SEGOVIA


PEREGRINOS

SOFÍA SEGOVIA

Calificación General: 9,1Por leer

HURACÁN

SOFÍA SEGOVIA

Calificación General: 7,8Por leer

TAMBIÉN SE BUSCÓ EN LITERATURA CONTEMPORÁNEA


RELATOS I

JOHN CHEEVER

Calificación General: 9,1Por leer

PLÁSTICO CRUEL

JOSÉ SBARRA

Calificación General: 8,8Por leer

FRASES DEL LIBRO EL MURMULLO DE LAS ABEJAS

La vida no espera a nadie y la muerte nos lleva a todos. ”


Publicado porEstella

“… no hay marcha atrás y que lo que no se dijo a tiempo, jamás se dirá.”


Publicado porEstella

El corazón le dio vuelcos cuando se le ocurrió que las casas mueren cuando dejan de inventarse de la energía de sus dueños.


Publicado porBocabeille

… la vida nos habla a todos y sólo debemos saber y querer escucharla, verla, sentirla.”


Publicado porEstella

La vida no espera a nadie.”


Publicado porEstella

Lo siento mucho, yo no hablo ese idioma. Ya no.


Publicado porBocabeille