Calificar:

8,4

678 votos

Sinopsis de EL LLANO EN LLAMAS

Recopilación de cuentos con descripciones muy vívidas y sensibles del México rural. Se desarrollan en el poblado de Comala, en Colima, México, aunque su inspiración sea aquel pueblo de San Gabriel, Jalisco, escenario también de su novela Pedro Páramo, publicada dos años después de El llano en llamas.​ El paisaje es siempre seco y árido, y en él vive gente solitaria, silenciosa y miserable​ campesinos mexicanos que sobreviven sin esperanza, tras el fracaso de la Revolución mexicana.

55 reseñas sobre el libro EL LLANO EN LLAMAS

Un conjunto de cuentos que van rodeados de un tema común: la muerte. Me parecieron interesantes. Algunos resaltaron más que otros pero en general me gustaron bastante. Me transportó al pasado, cuando no existía tanta tegnologia. Fue una linda experiencia viajar a los pueblos de México. Son de pocas páginas, causando poder leerlos de a poco sin ningún problema. Para disfrutar al autor te lo recomiendo. Él solo publicó dos libros. Yo ya estoy sufriendo por no tener nada más de él. Sus libros están maravillosamente escritos. Si me dan a elegir alguno, creo que voy por "Pedro Páramo" Soy más de novelas.🤭


Esta clase de historias siempre me hace pensar en mi abuelo cuando me cuenta sus historias, con muchos personajes, algunos sucesos que podrían sonar exagerados y metiéndole toda clase de detalles.


La voz de Juan Rulfo trascurre como el río violento que se desbordó por el monzón en el campo que se llevó a la Serpentina y dejó llorando a Tacha, sí su voz quema como el desierto por el que caminó "El hombre" escapando para que no lo mataran pero acercándose irremediablemente a su final, sacude como el ruego del campesino longevo, asesino de Don Lupe, que suplicaba: "Diles que no me maten"; su voz te concentra como "Macario" esperando que salgan las ranas, te transporta sobre sus hombros tal y como el anciano que carga a su hijo Ignacio agónico por andar en malos pasos y te destruye como Lucas Lucatero derriba la fe de las viejas que lo llegan a visitar; en fin, Rulfo es la voz del desierto, del rural México del siglo XX, un cantor vigoroso y poético. "Pedro Páramo" es Insuperable, sin embargo no puedo sino recomendar este libro de relatos porque es muy disfrutable, se leen despacio, sin apuro, oyendo las voces que te cuentan, las voces que te interrumpen la narración, así descubrirás, a los muertos dando testimonio de su más firme creencia: La pobreza es inevitable.


En general los cuentos, a mi me gustan, pero de alguna manera tiendo a considerarlos un género menor, pero hay grandes excepciones: María Luisa Bombal, Horacio Quiroga, Ray Bradbury, Julio Cortázar y Roberto Bolaño. Bueno, y Juan Rulfo. En este libro están los mejores cuentos que he leído en mi vida, como "diles que no me maten", "No oyes ladrar los perros", "Nos han dado la tierra". Por nombrar los que primero se me viene a la mente y eso que leí este libro hace hace un par de años. Son cuentos sobre temas transcendentales y con personajes del pueblo mexicano, pero que se vuelven universales. Qué ganas que Juan Rulfo hubiese escrito más.


Realmente disfruté mucho más Pedro Paramo. Es un buen conjunto de cuentos, pero siento que Pedro Páramo tiene una vuelta más de tuerca. Si bien los cuentos no son reiterativos en su trama, todo trata en el fondo de pobreza, miseria humana, promiscuidad, etc, y por momentos sentí que era más de lo mismo. Tal vez me paso esto porque leí los dos juntos (Pedro Páramo y El llano en llamas) y ya me había hartado un poco el tópico. Claramente esta muy bien escrito, Rulfo tiene una capacidad incomparable para realmente remontarnos a la época y lugar donde transcurren sus historias, genera una experiencia muy vívida, uno no puede mantenerse al margen ni leerlo distantemente. Su lectura me pareció eso si, más fácil que Pedro Páramo.


"No oyes ladrar los perros". "Es que somos muy pobres" y ¡Diles que no me maten!; este último el único que había leído y por obligación en el colegio- son mis tres relatos favoritos de los dieciséis que Rulfo nos entrega para nuestro deleite. De alguna forma logra que uno se involucre en cada relato y no sea solo un espectador. Grande Rulfo.


Es un libro compilatorio de cuentos que transcurre en épocas de la Revolución. La mayoría no me gustó mucho, el uso de la forma de hablar de esa época es muy buena, pero la mayoría no se me hace atrapante. Mis favoritos fueron "¡Diles que no me maten!" y "No oyes ladrar los perros". Si tienen la oportunidad de leerlo, háganlo y den su opinión, que puede ser distinta.


Es la tercera vez que me lo leo. Siempre es un reencuentro con la fascinación volver a leer a Rulfo.


LIBROS QUE TE PUEDEN INTERESAR


MATAR A UN RUISEÑOR

HARPER LEE

Calificación General: 8,6Por leer

ORGULLO Y PREJUICIO

JANE AUSTEN

Calificación General: 8,7Por leer

PATRIA

FERNANDO ARAMBURU

Calificación General: 8,8Por leer

MÁS LIBROS DEL AUTOR JUAN RULFO


OBRAS DE JUAN RULFO

JUAN RULFO

Calificación General: 8,9Por leer

PEDRO PARAMO

JUAN RULFO

Calificación General: 8,4Por leer

EL GALLO DE ORO

JUAN RULFO

Calificación General: 8,3Por leer

TAMBIÉN SE BUSCÓ EN LITERATURA CONTEMPORÁNEA


RELATOS I

JOHN CHEEVER

Calificación General: 9,1Por leer

PLÁSTICO CRUEL

JOSÉ SBARRA

Calificación General: 8,8Por leer

FRASES DEL LIBRO EL LLANO EN LLAMAS

¡Viejas, hijas del demonio! Las vi venir a todas juntas, en procesión. Vestidas de negro, sudando como mulas bajo el mero rayo del sol. Las vi desde lejos como si fuera una recua levantando polvo.


Publicado porLilix

Es algo difícil crecer sabiendo que la cosa de donde podemos agarrarnos para enrraizar está muerta.


Publicado porLilix

—Ésos son rumores. Trabajando se come y comiendo se vive. Apréndete mi sabiduría.


Uno platica aqui y las palabras se calientan en la boca, y se le resecan en la lengua hasta que acaban con el resuello


Publicado porEdd62

"Nadie te hará daño nunca, hijo. Estoy aquí para protegerte. Por eso nací antes que tú y mis huesos se endurecieron antes que los tuyos".


Publicado porMariajoc

Un lugar moribundo donde se han muerto hasta los perros y ya no hay ni quien ladre al silencio;