Calificar
8,5 461 votos

Sinopsis

Recopilación de cuentos con descripciones muy vívidas y sensibles del México rural. Se desarrollan en el poblado de Comala, en Colima, México, aunque su inspiración sea aquel pueblo de San Gabriel, Jalisco, escenario también de su novela Pedro Páramo, publicada dos años después de El llano en llamas.​ El paisaje es siempre seco y árido, y en él vive gente solitaria, silenciosa y miserable​ campesinos mexicanos que sobreviven sin esperanza, tras el fracaso de la Revolución mexicana.

Año de publicación:1953

31 reseñas sobre el libro EL LLANO EN LLAMAS

La voz de Juan Rulfo trascurre como el río violento que se desbordó por el monzón en el campo que se llevó a la Serpentina y dejó llorando a Tacha, sí su voz quema como el desierto por el que caminó "El hombre" escapando para que no lo mataran pero acercándose irremediablemente a su final, sacude como el ruego del campesino longevo, asesino de Don Lupe, que suplicaba: "Diles que no me maten"; su voz te concentra como "Macario" esperando que salgan las ranas, te transporta sobre sus hombros tal y como el anciano que carga a su hijo Ignacio agónico por andar en malos pasos y te destruye como Lucas Lucatero derriba la fe de las viejas que lo llegan a visitar; en fin, Rulfo es la voz del desierto, del rural México del siglo XX, un cantor vigoroso y poético. "Pedro Páramo" es Insuperable, sin embargo no puedo sino recomendar este libro de relatos porque es muy disfrutable, se leen despacio, sin apuro, oyendo las voces que te cuentan, las voces que te interrumpen la narración, así descubrirás, a los muertos dando testimonio de su más firme creencia: La pobreza es inevitable.


Realmente disfruté mucho más Pedro Paramo. Es un buen conjunto de cuentos, pero siento que Pedro Páramo tiene una vuelta más de tuerca. Si bien los cuentos no son reiterativos en su trama, todo trata en el fondo de pobreza, miseria humana, promiscuidad, etc, y por momentos sentí que era más de lo mismo. Tal vez me paso esto porque leí los dos juntos (Pedro Páramo y El llano en llamas) y ya me había hartado un poco el tópico. Claramente esta muy bien escrito, Rulfo tiene una capacidad incomparable para realmente remontarnos a la época y lugar donde transcurren sus historias, genera una experiencia muy vívida, uno no puede mantenerse al margen ni leerlo distantemente. Su lectura me pareció eso si, más fácil que Pedro Páramo.


Rulfo tiene una sensibilidad exquisita para describir al México rural. Sus cuentos lo sumergen a uno en el pueblo pequeño, en el desierto, en la quietud, la sequedad. Pocos escritores me han hecho ver con tanta claridad la imagen de lo que estoy leyendo. A mí se me mezclan los cuentos. Son muchos pero por momentos parecen uno solo. El llano en llamas está formado historias de pobreza, de falta de educación y recursos, hasta falta de agua, sin grandes comienzos ni desenlaces estridentes. Rulfo transmite momentos, fotos llenas de tierra y voces bajas.


Unos de los primeros libros que obligatoriamente te solicitan leer en la escuela. Tendré que leerlo de nuevo.


Juan Rulfo es el dueño, amo y señor de silencio, del murmullo, la elipsis, el rodeo, la verdad que surge de los surcos primigenios que sembró la mano rugosa y dura del campesino; es el escritor que supo narrar los miedos casi ancestrales, la tristeza y remembranzas de un mundo rural que se llevó el viento de la revolución. Sus personajes no hablan, más bien sugieren o callan, pero expresan todo un mundo mágico, espiritual a través de sus cortas frases sugerentes. Si hay que dar con un escritor que hizo casi callar su pluma para que emergiera el grito de nostalgia del hombre universal, ese es Rulfo.


"No oyes ladrar los perros". "Es que somos muy pobres" y ¡Diles que no me maten!; este último el único que había leído y por obligación en el colegio- son mis tres relatos favoritos de los dieciséis que Rulfo nos entrega para nuestro deleite. De alguna forma logra que uno se involucre en cada relato y no sea solo un espectador. Grande Rulfo.


Me gusto mucho la forma que tiene de terminar cada historia, realmente es un libro excelente.


El llano en llamas debería ser libro de cabecera para todo mexicano y una referencia cultural de suma importancia para el que viene a México y está fascinado por su cultura. El Rulfo del Llano en llamas es nada más y nada menos que el universo rural y campirano del México pre y Revolucionario. Es una maraña de regionalismos, nomenclaturas, detalles, diálogos, mentadas, muerte, desolación, desapego, calor, sudor, sangre. El Rulfo del Llano en llamas es también mi abuelo Miguel Rodríguez, mi abuela María Delgado. Es Las Ánimas II, Jalisco. Los hurtos, las balas y los animales de corral. Este es el mejor Rulfo, el que con un cuento te lleva al pasado. Un pasado mágico y brutal. Nuestro pasado.


Ver más reseñas