COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis de EL LECTOR

Una historia que trata sobre el Holocausto y la forma en la que han de ser juzgados los culpables. Un adolescente conoce a una mujer madura con la que inicia una relación amorosa. Antes de acostarse juntos, ella siempre le pide que le lea fragmentos de Goethe, Schiller& hasta que un día ella desaparece. Siete años después, el joven, que estudia derecho, acude al juicio de cinco mujeres acusadas de crímenes nazis y descubre que una de ellas es su antigua amante. Una deslumbrante novela sobre el amor, la culpa, el horror y la piedad.

Año de publicación:2013

40 reseñas sobre el libro EL LECTOR

El viaje introspectivo que propone bernard schlink me ha tocado un pie o por las dudas no me importa, no me llama la atención y en ocasiones me estorba. Bien planteadas sus reflexiones, con mucha lógica y perfectamente entendibles, me dan igual y me hacen bostezar. Me refiero a todo pensamiento que sale del argumento y que si bien es ropa de calidad ni me abriga, ni es vestuario para la ocasión y me rompen una lectura agradable que mejora mucho en su tramo final. En cuanto al meollo del asunto, para empezar lo de hanna tiene nombre y es un delito, abuso de menores, psicológico, pues aun cuando las relaciones sexuales son consentidas, nuestra revisora de trenes las utiliza para manipular y humillar a Michael adolescente de 15 años, y a esta edad sin mas enfoque ni experiencia y con la vulnerabilidad a flor de piel, marca y mucho. Todo el libro es una muestra de ello, y de su incapacidad por adaptarse a ningún tipo de relación en pareja, a un cargo de conciencia y sentimiento de culpa de amar al monstruo o al mito sexual. El lector es una buena novela con multitud de detalles, excelente prosa, estructura y ejecución, con un enfoque distinto sobre los juicios posteriores a las barbaridades cometidas en los campos de concentración y donde lo mejor, se lee en voz alta. Muy abierta, donde cada lector puede hacer su interpretación y al que le llegará de forma muy distinta. En mi caso, pese a empatizar con Michael en algunas cosas, no fue suficiente, me quedé sin héroe a mitad de camino, y aunque el libro merece la pena, no va a quedar entre mis grandes obras. Otras veces juraría sobre la tumba de trajano por recomemdar o no, en este caso no me atrevo, le veo las bondades al texto, pero algo no ha terminado de hacer la conexión entre el escritor y la boina que llevo dentro. Habré perdido paladar? Me voy con mis lanzas...


Una novela corta y rápida de leer, pero cargada de miles de emociones en cada una de sus páginas. Una historia que surge a través del encuentro fortuito entre Michael y Hannah, dos personajes particulares que hacen de este libro algo deleitable ante el tipo de relación que tienen, como una conexión que va más allá de lo que se percibe a simple vista y que ronda en el ambiente. Siendo que son dos personajes que no comparten un mundo en común, y donde la lectura es la única manera que tiene Michael de llegar a ella, generando la sensación de estar tan cerca y lejos a la vez. Esto es algo que se irá aclarando en sus partes narradas, donde la gran incógnita de quién es verdaderamente Hannah y todo lo que ella representa, se irá desenvolviendo a través de los hechos marcados, y donde la vergüenza toma un gran peso en su vida. El contexto va variando, tomando mayor rigor en cada parte narrada. Con una prosa concisa y bella, el autor nos lleva a reflexionar por medio de palabras y frases que hacen de este libro algo admirable.


"El lector " es un libro hermosisimo y emotivo en el que el autor nos cuenta como algunas carencias son tan definitorias que pueden llevarnos a tomar las peores decisiones en la vida. Pero también es un libro parcialmente autobiográfico en el que Bernhard Schlink refleja una experiencia personal: el protagonista con tan solo 15 años mantiene un tórrido romance con una mujer de 36. Si bien este libro puede ser vivido como una historia de amor inolvidable, a mi me conmovió por razones distintas. No sentí el romance porque nunca pude dejar de ver la edad. Quince años es muy poco, y es muy poco siempre, sea en la época que sea y en la situación que sea, y a los 15 años no hay consenso que valga, porque es todavía un ser en formación, más propenso a ser manipulado y vulnerado. Una relación de ese tenor siempre implica un grado de asimetría en el que el adulto puede hacer mucho daño. Y eso es lo que yo sentí. Sentí un Schlink desgarrado y roto, que hablaba con el corazón destrozado, que lloraba una historia de amor (sí, yo creo que se amaron) pero un amor abusivo en el que esta mujer se aprovechó de su corta edad y lo humilló, sometió y arruinó. Este hombre nunca volvió a ser el mismo. Hace poco leí "El amante " de Marguerite Duras que también es un libro autobiográfico en el que relata como a los 15 años mantuvo una relación con un hombre mayor. En ambos libros, los mayores repiten una practica: ambos bañan a los menores. Pero lo que en "el amante" incomoda, en el lector se percibe como una escena pasional y sexy. ¿Por qué? Porque seguimos creyendo que la mujer debe cuidar su virginidad y su sexualidad como si fuera de cristal, y en cambio el varón debe responder siempre, debe aprovechar porque así se hará macho. Yo sostengo que el despertar sexual no debe ser ni forzado ni apresurado, sea del sexo que sea y creo que el abuso es abuso siempre, sea hombre o mujer.


Una relación efebofílica, un juicio y las secuelas del pasado. Una lectura entre la justicia y la moral. Entre comprender y condenar. El protagonista me parte el alma de principio a fin. "No comprender, ¿significa condenar?"...208 pág. La primera edición española es de 1997. En 2008 fue adaptada al cine por Stephen Daldry. Entre otros se citan estas obras: El Viejo y El Mar de Hemingway La Odisea y Guerra y Paz de Tolstói. "No hay justificación alguna para anteponer lo que un sujeto considera conveniente para otro a lo que este considera conveniente para sí mismo ".


Está organizando en tres partes, tan diferentes entre sí que bien podrían pertenecer a tres libros distintos, sobre todo en el tono del discurso. Esto se debe a que son tres etapas y edades marcadamente lejanas de la vida del protagonista. Es muy valorable cómo logra ponernos en contexto a través de sus estados de ánimo y su forma de narrar. Una pregunta que me hago a mi mismo luego de leer este libro y al intentar hablar de el...¿Es un libro sobre el holocausto? Sólo puedo contestar 'creo que no' si bien el tema está presente, es más bien un desencadenante de las acciones y el eje que las cruza mas que la temática central de la historia. Por momentos resulta jovial y sensual, en otros chocante y hasta aberrante. En pocas páginas logra contar mucho y generar varios sentimientos en quien lo lee (aún me cuesta definir el tema empático). Esta es otra historia a la que llego puramente gracias a esta red y sobre todo a mis amigos con sus grandes reseñas. Muy agradecido


El lector es un libro que nos presenta la historia de Michael y Hanna que se conoce cuando él tiene 15 años y ella 36. El libro está dividido en 3 partes y cada una te sitúa en diferentes etapas de la vida del protagonista, este recurso me pareció muy acertado por parte del escritor porque hace que la lectura fluya de forma ordenada, te ubiques perfecto en la línea temporal y además te muestra como esta mujer influye en cada una de esas etapas de su vida, . Está es una historia triste, una historia de complejos e inseguridades pero no es un historia de amor aunque la primera parte te quiera mostrar lo contrario. Desde mi punto de vista es un libro que te muestra de una manera perfecta que pasa cuando un adolescente inestable se encuentra con una persona que en lugar de ayudarlo le crea más inseguridades y complejos, este sin duda será  un individuo que va quedar marcado de por vida. Nuestro protagonista no queda enamorado eternamente de la mujer, ahí no hay amor por ningun lado él queda marcado, y por eso nunca la logra olvidar, es más difícil olvidar al que te daña que al que te hace feliz. Para mi este libro más que digno de suspiros es digno de análisis psicológicos se podrían hacer debates enteros de él, Cada quién lo ve desde su punto de vista.


Parece mentira que el amor destroce tanto a una persona y lo consienta, que la necesite a pesar del dolor que le pueda causar. Como al protagonista de esta historia tan dramática que lo deja marcado para toda su vida. Todos los detalles que ve en ella bien descritos consigue que llegues a ver su estado de deseo sobre ella, y la pasión desenfrenada en la que se dejan llevar ignorando el resto del mundo que los rodea. Aunque sea una relación inusual y escandola deja ver como algunas personas entran en tu vida hasta el fondo para quedarse para siempre dentro tu alma, consiguiendo que nada vuelva a completar ese vacío que deja cuando decide alejarse. Me sorprende que parte de la historia sea biografía del escritor, no se que hasta que punto algunos detalles son del todo reales y otros no por las fechas que describe la historia. Pero a este hombre el amor lo destrozó y si volviera a nacer seguro que repetiría lo vivido a pesar de las consecuencias, por que bonito es sentirlo mientras lo tienes. Libro corto de lectura rápida y adictiva donde además aprendes un poco de historia por la época en la que está escrito. Recomendable.


El perdón, la redención, el amor por los libros, la culpa y un sinfín de temas se encuentran en este libro corto pero profundo. El protagonista nos cuenta su historia en tres partes, siempre conectada con una mujer que conoció siendo un adolescente y con la que mantuvo una relación "especial" que marcó su vida. Un juicio y una condena tras la segunda Guerra Mundial forman la columna vertebral de la narración. Me ha parecido una historia magnífica, de las que remueven e invitan a la reflexión. Muy importante la contextualización de los hechos. Recomiendo leerlo con la mente abierta y simplemente dejandose sorprender por un gran libro.


Ver más reseñas

Más libros del autor BERNHARD SCHLINK


OLGA

BERNHARD SCHLINK

Calificación General:8,2

También se buscó en NOVELAS HISTÓRICAS Y NO FICCIÓN


Frases del libro EL LECTOR

No importa lo que hice o no hice, ni lo que ella me hizo a mí: es mi vida, eso es todo."

Publicado por:

marenpergamino

...había luchado siempre, no para mostrar a los demás de lo que era capaz, sino para ocultarles de qué no era capaz.

Pero entonces no era torpe, sino fluida, graciosa, seductora; una seducción que no emanaba de los pechos, las piernas y las nalgas, sino que era una invitación a olvidar el mundo dentro del cuerpo."

Publicado por:

marenpergamino

La lectura era mi manera de dirigirme a ella, de hablar con ella."

Publicado por:

marenpergamino

Lectura, ducha, amor y luego holgazanear un poco en la cama: ese era entonces el ritual de nuestros encuentros."

Publicado por:

marenpergamino

... una seducción que no emanaba de los pechos, las piernas y las nalgas, sino que era una invitación a olvidar el mundo dentro del cuerpo...

Publicado por:

RomeoGT

... entonces Hanna aplicó de nuevo su táctica de ignorarme. me volvió el miedo a perderla, y me humillé y pedí disculpas hasta que se dignó aceptarme a su lado. Pero me sentía lleno de rencor.

Publicado por:

RomeoGT

Hanna había dado el paso que llevaba de la minoría a la mayoría de edad, un paso hacia la conciencia.

Publicado por:

Teresa Aidee

Lectura, ducha, amor y luego holgazanear un poco más en la cama: ése era entonces el ritual de nuestros encuentros.

Publicado por:

Teresa Aidee

Pero el que niega a otro sabe muy bien lo que hace. Y negar una relación es una manera de socavarla tan grave como otras formas de traición más espectaculares.

Publicado por:

Teresa Aidee

Pero el que huye no sólo se marcha de un lugar, sino que llega a otro.

Publicado por:

Teresa Aidee

El verano fue el vuelo sin motor de nuestro amor. O, mejor dicho de mi amor por Hanna; de su amor por mi no sé nada.

Publicado por:

Teresa Aidee