Sinopsis de EL LAGO

Chihiro, una joven que vive en Tokio, tarda en superar el dolor que le ha producido la muerte de su madre. Mientras recuerda a la peculiar pareja que formaban sus padres, pasa largos ratos mirando por la ventana… hasta que descubre a un muchacho que también pasa mucho tiempo mirando por su ventana. Lo que al principio era sólo un saludo, acaba convirtiéndose en amistad. Casualmente, también el chico, Nakajima, ha perdido a su madre, pero todavía se siente tan abrumado que ni siquiera puede hablar de ello. Nakajima parece herido irremisiblemente por la vida. El intento de Chihiro por ensamblar todas las piezas de ese rompecabezas que es Nakajima la conduce hasta dos amigos de él que llevan una vida monástica cerca de un hermoso lago.

15 reseñas sobre el libro EL LAGO

Conocí a esta autora un año atrás y me encantó porque fué un detenerse, cerrar los ojos y suspirar. Leer autores japoneses es una experiencia totalmente distinta. Algunos los aman, otros no se acostumbran. A mí me sirve para romper con la vorágine occidental. No me malentiendan, me gustan ambos tipos de literatura pero a veces necesito aquietarme y leer algo diferente. Banana Yoshimoto es especial para ese propósito. Escribe como si surrurara. Y sin dejar de mirarte a la cara, elige palabras dulces, intimas y quietas que hablan del amor, el duelo y sobre todo, de lo que significa la soledad para los jovenes japoneses. Yoshimoto conmueve sin desgarrar, con una melancolía perezosa que acaricia con parsimonia al lector. "El lago" es otro libro bonito que parece contar como dos personas rotas se conocen, se enamoran y se juntan los pedazos una a la otra. Ahora debo admitir que mientras lo leía no llegué a sentir la misma fascinación que sentí anteriormente con "kitchen". Y me costó mucho darme cuenta porque no me encantaba este libro. Detrás de esta historia de amor, hay un monstruo acechando el relato y valía la pena conocerlo. El problema es que Yoshimoto comprime todo hacia el final, apura el desenlace y me deja el cuerpo pesado y la boca llena de hambre. Aún así, esta mujer escribe bonito y siempre da gusto leerla.


A veces es difícil encontrar a alguien con quien congeniar. Mucho más difícil es descubrir a otra persona que sin a penas saber nada de ti, te haga sentir íntimamente ligado a ella por aspectos comunes del pasado. Compartir la pérdida de un ser querido hace especial una relación pero a veces el pasado supone una pesada carga que dificulta el crecimiento personal. Ese es el inicio de nuestros protagonistas, Chihiro y Nakajima, dos vecinos que se observan mutuamente y paulatinamente se van aproximando para descubrir que ambos han perdido a su madre. Poco a poco su relación se hace más cercana hasta convertirse en una pareja muy particular . Pero el chico guarda un terrible secreto sobre su pasado. La visita a unos amigos de la infancia y una casita cerca de un lago tienen mucho que ver con ese terrible pasado del que él no puede desprenderse. Este es un ejemplo de cómo un libro con poca extensión puede contener una preciosa historia de dolor , llegar a conmovernos y dejarnos esa huella que sólo los grandes relatos pueden provocar. Banana Yoshimoto ,como es frecuente en sus obras, de manera sencilla y directa, nos muestra una historia que rezuma arte , misterio, una pizca de elementos sobrenaturales y donde las reflexiones sobre la soledad, el abandono, la muerte y la melancolía se convierten en el principal protagonista. No es una historia esencialmente triste, es profunda, de las que es difícil desprenderte !!!


Hay historias breves que dicen mucho. Banana Yoshimoto, en El lago, nos narra una de ellas. Con el estilo propio de los japoneses, tan atrayente, tan onírico y real a la vez, Banana nos va introduciendo en la vida de dos jóvenes cuyo común denominador es la pérdida de sus madres. Cada uno, desde una ventana, sin decirse nada, se dicen mucho, tanto, que llega un momento que sus vidas convergen en un mismo punto, un imán parece ejercer toda su fuerza sobre ellos. Chihiro, artista de murales y Nakajima, estudiante de genética, de una forma curiosa, comienzan una relación fuera de lo habitual, no podría ser de otra manera dado sus caracteres poco comunes. Ninguno de los dos ha tenido una niñez convencional. A través del cariño y la comprensión del uno hacia el otro, van dejando el pasado mientras crean, sobre él, su futuro. Al lado de un lago, en una casita humilde pero muy pulcra, viven Mino y Chii, amigos de Nakajima y que, junto con el lago, forman parte de su pasado, un pasado que lo ha marcado y al que se tiene que enfrentar, lo hará ayudado por el cariño y la fuerza de Chihiro. Un halo de misterio rodea estas escenas y a sus personajes, la autora nos hace participes de ello a través de las sensaciones, percepciones e intuiciones de Chihiro, narradora de la historia. "Cierto que el color rosa del sol naciente parece más alegre que el color rosa del ocaso y que cuando estás deprimido el paisaje se tiñe de gris: sí existen filtros en la percepción, pero las cosas no cambian" La figura de las madres desaparecidas tiene especial importancia en la profundidad de la obra, los dos luchan consigo mismo por comprender y normalizar los sentimientos enfrentados que tienen hacia ellas. La autora nos describe una historia de amor que se aleja mucho de la novela romántica. Un amor lejos de la atracción física y que se sustenta en la amistad.


De una prestigiosa autora japonesa. Novela emotiva e hipnótica, ya que entras en la historia y no quieres salir. Un gran deseo te recorre, quieres saber como se resolverá la pequeña intriga que se ha ido creando alrededor de uno de los personajes principales, Nakajima, que junto con Chihiro, crearán el entorno en el que nos vamos a mover y una relación que se irá desarrollando tras cada página, mientras ellos van conociéndose y nosotros también. Al principio, Chihiro y Nakajima, se miran desde sus habitaciones a ambos lado de la calle, después comienzan a saludarse, y un poco más adelante, ya conviven juntos en el piso de Chihiro. Tienen, sobre todo, un elemento en común, pues ambos han sufrido la pérdida de la madre y este dolor es el que los une, aunque después irán apareciendo muchos más elementos y situaciones extraordinadiras que decantarán su futuro inmediato. Surgirá el amor, aunque es un amor extraño, yo también diría que bastante irracional Después, bastarán tan solo unas cuantas páginas, para desvelar el gran enigma, que te ha mantenido pegada a la historia. Pegada también a la excelente escritura y a sus descripciones impecables. Y puedo asegurar que como lectora, he ido saboreando de principio a fin, la extraordinaria creación que nos ha presentado su autora. Es de las historias en la que todo nos parece extraño. Todas las situaciones las vivimos como en una especie de sueño, nada parece real. Creo que también puede deberse a la manera tan peculiar de escribir de los autores orientales, y no podemos juzgar desde nuestros estereotipos occidentales, sería una locura. Veamos, al principio los padres de Chihiro, aunque se aman, nunca llegan a vivir juntos, cuando su madre muere, Chihiro se va a estudiar y vivir a la ciudad y se convierte en una artista mural. Conoce de una forma espectacular, como ya he comentado, a Nakajima, un chico de su edad, el ritmo de su relación va creciendo y se unen, forman una pareja muy peculiar, pero en las que el amor llega de forma pausada, crece con lentitud y también con belleza, y llega a convertirse en un amor intenso. Una artista mural y un estudiante de genética conviven, se aman y hacen planes de futuro. Nos sentimos cómodos entre las páginas, pero la intriga que va apareciendo también nos mantiene expectantes. Y ¿el lago? Nos acercamos al final y después de las confidencias de Nakajima hacia Chihiro, por fin se resuelve la intriga y llegamos temerosos al lago, junto a ellos. Y allí nos vamos a una casa en la que nos encontraremos con unos antiguos amigos de Nakajima, y con ellos, nosotros también comprenderemos su explicación y la intriga. Os toca leerla, bueno, si queréis, por supuesto es una manera de expresarme y no descubrir nada más. Porque el lago puede que vaya más allá de nuestros sentidos. Fantástica lectura.


Yoshimoto elabora un drama romántico cargado de sensibilidad alejado de cualquier estereotipo. Esta relación entre dos personas cortadas por la misma tijera que el destino se esfuerza en unir a través de ventanas no se lee, se devora. El lago es ese lugar irreal y onírico donde se mezclan nuestros sueños, donde algunos suertudos encuentran las respuestas que marcan su camino. Es atípica por su narración tan reflexiva, sobre la pérdida maternal y la sensación de vacío existencial, sustentada entre la química de unos pocos personajes desarrollados en apenas tres espacios, que se convierten en grietas de un pasado tapados a cada página por una unión tan fría como necesaria. Continúa mi gran relación con la literatura japonesa, mi primera vez con Banana Yoshimoto no ha podido dejarme con mejor saber de boca, no será la última.


Banana Yoshimoto, poseedora de una prosa elegante y directa. Sus libros son cortos, pero plenos de emotividad, Es abordar los mismos temas pero desde una perspectiva diferente, En este caso, une a una pareja de jovenes, no tan jovenes, que comparten la pena de haber perdido a sus madres, la emoción de ir descubriendo el amor, y el hastío que la vida les produce ante estos sentimientos opuestos y novedosos, De alguna forma pone de relieve que la vida se vive de forma circular, segun el entorno y las condiciones en que uno se desarrolla, adereza, esa perspectiva de la pareja con algunos actos que se realizan en forma de rituales, que dan fuerza y forma, a eso que se niegan a nombrar pero esta allí, presente y de lo que no podrán ya prescindir, dolor y amor, duelo y descubrimiento, aprendizajes tardíos, pero inevitables e imborrables


Tiene esa belleza que llaman Wabi-Sabi, un poco de Mono no Aware, mucho de mirada interior, pocas sorpresas pero bien escogidas e intensas, almas atormentadas y jovenes que se encuentran, frases para copiar elecrizadas de emociones auténticas. Ay, la fugacidad de las cosas...


Un poco de oriente en la literatura me encanta porque me sumerge en cotidianeidades distintas. Siempre termino encariñándome con los personajes de Banana


LIBROS QUE TE PUEDEN INTERESAR


MÁS LIBROS DEL AUTOR BANANA YOSHIMOTO


TSUGUMI

BANANA YOSHIMOTO

Calificación General: 7,8Por leer

N. P.

BANANA YOSHIMOTO

Calificación General: 7,7Por leer

KITCHEN

BANANA YOSHIMOTO

Calificación General: 7,7Por leer

TAMBIÉN SE BUSCÓ EN TERROR, POLICIAL Y SUSPENSO


FRASES DEL LIBRO EL LAGO

¿Por qué estando juntos, nos encontrábamos tan lejos? Era una soledad tan agradable como lavarse la cara con agua fría.


Publicado porMaribel Calle

A pesar de que todos conocemos esta terrible realidad oculta, todos vivimos haciéndonos los desentendidos. En nuestra vida cotidiana sólo vemos lo que queremos ver.


Publicado porMaribel Calle

“ ¿Por qué estando juntos, nos encontrábamos tan lejos? Era una soledad tan agradable como lavarse la cara con agua fría.”


Publicado porRosan

Escuchar las desgracias de la gente es como aceptar dinero. Las cosas jamás acaban ahí. Porque debes asumir la responsabilidad de haber oído lo que has oído."


Publicado porelmushka

La gente es hermosa cuando sus expresiones muestran que saben que tienen un futuro.


Publicado porPaco Garrido

A veces topamos con seres que nos hacen recordar el todo.


Publicado porPaco Garrido