Calificar
8,1 99 votos

Sinopsis

Delincuencia económica que no excluye el asesinato y el tráfico de órganos humanos. El abogado Torstensson conduce inquieto su vehículo a lo largo de una carretera solitaria. Es noche cerrada y el hombre mira constantemente por el espejo retrovisor, tratando de descubrir si le persigue algún coche. De repente, delante de él, ve una silla plantada en medio del asfalto, y en ella, un muñeco del tamaño de un ser humano. Es otoño y la niebla ha ido arrastrándose hasta las laderas de Brösap. Torstensson frena en seco y, aterrado, sale de su automóvil para ver de cerca la fantasmagórica aparición. Es lo último que hace en su vida. Muy poco después, Wallander se verá inmerso en un complicado caso de delincuencia económica de altos vuelos. Pero la sensación de estar luchando contra un enemigo intangible —un adinerado y autoritario mecenas—, la permanente sonrisa amenazadora del principal sospechoso y una vaga impresión de que su vida corre peligro pondrán a prueba la capacidad de reacción de Wallander.

Año de publicación:2003

3 reseñas sobre el libro EL HOMBRE SONRIENTE

“Lo último que ha visto un abogado, antes de ser asesinado, es un muñeco del tamaño de un hombre atravesado en la carretera, donde se vio obligado a detenerse en medio de la espesa niebla. Este extraño comienzo, cargado de una atmósfera de misterio tan clásica, es el punto de partida de un complicado caso de delincuencia económica en las altas esferas. Pero es también el inicio de un enfrentamiento cada vez más personal del inspector Wallander con un adinerado, sonriente y autoritario mecenas. Sintiendo a cada paso su vida amenazada, el inspector se ganará el respeto de su enemigo pero no se detendrá hasta borrar esa sonrisa de su rostro.” Cuarto libro de serie WALLANDER, el poder económico como algo omnímodo es lo subyace en esta historia.


Dentro de los libros que he leído de la serie Wallander, es el más flojo.


El primer libro que leí del detective Wallander es, sin lugar a dudas, fantástico. A pesar que, a primera instancia, Wallander pudiera parecer el clásico detective de novela negra, esta sería una primera impresión errónea. El personaje es complejo, sensible y humano. Se enferma, se enfurece, se sienta a pensar en las personas que se han ido y que nunca volverán. Lo acongoja la nostalgia, se entrega a la rabia. Este caso en especial lleva a Wallander a enfrentarse a un monstruo, a una bestia, que parece intocable. Y, mientras tiene que encontrar la respuesta, también está en la búsqueda de una calma que parece efímera. Es una extraordinaria novela de suspenso; tal vez no la mejor de su repertorio pero si a la que le tengo mas cariño por ser la primera que llegó a mis manos. Henning Mankell sabe muy bien cuando detenerse a mirar los escenarios que rodean a los personajes en la novela.