1. ALIBRATE
  2. LITERATURA CONTEMPORÁNEA
  3. EL HOMBRE SENTADO EN EL PASILLO

Calificar:

7,8

14 votos

Sinopsis de EL HOMBRE SENTADO EN EL PASILLO

Con la mirada indiscreta de la cineasta que también es, a la vez distante y comprometida en la acción, Marguerite Duras se las ingenia para sosprender a ese hombre sentado en el pasillo oscuro y a esa mujer acostada al sol en sus desgarrados encuentros amorosos, que se desarrollan en un apoteósico escenario romántico. De esta incursión de voyeuse, de «mirona» descarada, en la actividad sexual de una pareja a la que ve, cree ver o imagina, obtendremos nosotros, los lectores, una pequeña pero no menos soberbia obra maestra del género. La aparente frialdad y el tono lacónico de quien fija su atención en algo que le sobrecoge, el voluntario despojamiento de las palabras que se presentan semidesnudas, como los cuerpos a los que refieren, la deliberada contradicción de términos paradójicos y repetición de «instantáneas» y expresiones que las «fijan», otorgan, contrariamente a lo que podría creerse, tal intensidad a las secuencias eróticas, provocan tal estado de sensualidad que desafiamos a los lectores a que recuerden cuándo, en tan breves páginas, se ha deleitado tanto? Al igual que El mal de la muerte (La sonrisa vertical 40), El hombre sentado en el pasillo surgió tras una profunda crisis psíquica marcada por el alcoholismo, y que en 1984 dio origen, en la misma depuración de estilo, a su novela más conocida, El amante (Andanzas 15 y Fábula 14), con la que ganó el premio Goncourt de aquel año y sobre la que Jean-Jacques Annaud realizaría la película del mismo título en 1991

6 reseñas sobre el libro EL HOMBRE SENTADO EN EL PASILLO

Cuan hermosa es esta mujer! Cuan bella, rara, pasional, cuan imperfecta.. Marguerite es todo capas, es abrirla y descubrirla y amarla y odiarla. Marguerite es fuego y hielo, es besar y golpear, amar y morir. Una mujer que escribe como si le doliera, una mujer que escribe gritando, que escribe despellejándose por dentro, entregándose entera. No sé si todos podrían amarla como yo. Creo que mi relación con ella es única. No sé si puede gustarles a ustedes. A mi me fascina. En este relato corto, cortisímo, un suspiro, un arrebato, un jadeo, un destello antes del beso...Marguerite escribe con belleza y sin pudor a un hombre y una mujer. Si esto no es erotismo, si esto no es sensual, si esto no es bello...pues no sé qué pueda serlo.


Pasión y desenfreno, acompañado de una prosa poética exquisita para contarnos un encuentro. Investigo a esta mujer y veo que se desquita con la vida en palabras y excesos. Al ser guionista, observa, describe y estamos frente a un corto espectacular. Una primera impresión que espanta pero que se siente y me gusta. Cada pequeña oración es sentida y magnífica. No se puede decir mucho es minucioso y corto. Necesito leer más. ❤️


Lectura corta de no más de 30 páginas. Un relato que te adrenta a la intimidad de dos amantes observados por un hombre sentado en el pasillo y una narradora que describe sobre una prosa maravillosa el erotismo que desbordan los amantes.


Relato cargado de metáforas, algunas de ellas de preciosa factura, otras misteriosas, indescifrables. Un hombre observa la práctica de sexo de una pareja. Observa como se aman, como se desean, como se gozan el uno de la otra y la otra del uno. El final inesperado, enigmático, despierta la imaginación del lector, la enciende y cada cual le da la intensidad requerida a la llama surgida.


Me gusto, es una historia corta, erotica, pero lo mas erotico me parecio eso de excitar sin nombrar directamente, como a traves de metaforas vamos entendiendo lo que esta pasando, vamos entrando en calor con las imagenes que nos vamos inventando sobre lo que pasa. Como si nuestra imaginacion fuera la principal responsable, que toma la descripciones evasivas y las concreta. En paralelo el paisaje nos da la idea de los cuerpos y el clima afuera con luces y sombras nos muestra sus emociones...


Marguerite Duras, nos relata una historia de pasiones particulares y duras, que encierra un extraño triángulo entre el hombre sentado en el pasillo, la mujer tumbada al sol y el narrador, donde el lector se convierte en un voyeur de la insólita demostración de amor de estos personajes intensos. Una novela que hoy en día tendría considerables críticas y ataques, por parte del feminismo más radical. Pero que aún así, no deja de ser una historia rica y densa, con un lenguaje original, artístico y lleno de sentimiento.


LIBROS QUE TE PUEDEN INTERESAR


MÁS LIBROS DEL AUTOR MARGUERITE DURAS


TAMBIÉN SE BUSCÓ EN LITERATURA CONTEMPORÁNEA