LITERATURA CONTEMPORÁNEA

EL HOMBRE QUE PLANTABA ARBOLES

JEAN GIONO

Calificar
7,8 19 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis

El hombre que plantaba árboles es un libro del autor Giono, Jean editado por AGUACLARA. El hombre que plantaba árboles tiene un código de ISBN 978-84-8018-413-7.

Año de publicación:2016

7 reseñas sobre el libro EL HOMBRE QUE PLANTABA ARBOLES

Si ayer en la reseña de tierra hablaba de la bofetada de realidad, del yoismo y de la miseria humana, hoy toca hacerlo de un héroe sin capa. Desafortunadamente, son la excepción que confirman la regla. Jean giono crea un personaje de escasas palabras y muchos actos. Contado por un narrador sin nombre en busca de agua dentro de un paraje angosto, sin vida y un pueblo que se cae en pedazos. Allí conocerá con elzeard ( nuestro héroe sin capa) que lo ha perdido todo, excepto su alma. La prosa entre musical y poética nos desvela como nuestro protagonista, sin prisa, sin pausa, con generosidad y sin más ayuda que sus manos y una encomiable fuerza de voluntad, va transformado la desolación en naturaleza y por extensión en vida. Con una sencillez aplastante el autor encadena palabra tras palabra un bello relato lleno de esperanza. Si dedicaramos solo el 10% de nuestro tiempo perdido a cuidar el entorno otro gallo nos cantaría. Un relato, que es un canto a la generosidad, al amor por la vida, y a la naturaleza, que no lo olvidemos, es la casa de todo ser vivo. Me quedo con la reflexión final del texto. Si un solo hombre sin apenas conocimiento, sin tecnología, con sus manos como herramienta es capaz de crear vida, donde solo había bruma, que no haríamos una sociedad a poco que nos pusieramos de acuerdo. Este tipo de libros deberían ser obligatorios en la escuela.


Bello relato con un gran mensaje. Como no cuidemos y mimemos nuestro planeta la "nada" tristemente nos ocupará. Recomiendo 100%


"Se puede hacer el retrato de una persona haciendo el retrato de su paisaje" Bellísima manera de escribir de Jean Giono en este relato breve, con un mensaje lleno de esperanza y recordando el poder de la perseverancia y la intención. Con el título está dicho todo, el hombre que plantaba árboles y plantando plantando llegó a plantar muchos llenando de vida un paisaje pelado, arisco y reseco. La gracia del libro no es la trama, sinó el mensaje, y a la vez la sublime forma en como nos cuenta este cuento, lleno de poesía y descripciones exquisitas del paisaje alpino y de sus gentes desde 1913 a 1947 y en especial la fotografia profunda y intimista que nos regala de su protagonista Elzéard Bouffier: "Para que el carácter de un ser humano manifieste sus más excepcionales cualidades, hay que tener la fortuna de poder observar su actuación a lo largo de muchos años. Si dicha actuación está desprovista de todo egoísmo, si obedece a una generosidad sin par, si es del todo cierto que no abriga un afán de recompensa y que por añadidura ha dejado una huella patente sobre la faz de la tierra, entonces no cabe error alguno, nos encontramos ante un carácter inolvidable"


Hay relatos que tendrían que ser siempre contados, éste es uno de ellos, por su sabiduría, por su dulzura, su generosidad, pero sobretodo por su enseñanza. Cuenta la historia de un hombre que perdió a su hijo, perdió a su mujer y sin embargo pudo mitigar su tristeza dando vida, siempre de manera totalmente desinteresada y altruista, únicamente rodeado de una naturaleza devastada como su propia alma . Se publico en 1953 y si bien es un relato nacido de la imaginación del autor Jean Giono y el personaje de Eleazar Bouffier es ficticio, si existió antes de la Primera Guerra Mundial un esfuerzo considerable de reforestación de la zona. Volviendo al personaje de Eleazar, hablaba poco, pero decía mucho, me encanta como el autor priva de la palabra a este personaje y consigue, por extraño que parezca, que lo ames. Por sus actos lo conoceréis.... Es sencillo, es breve, es divino .... si tienes un ratito deleitarte con esta novela es un buen plan


Eleazar Bouffier, personaje ficticio creado por Jean Gionno, generó tanta expectación en Francia, que el autor hubo de aclarar a cierto ministro que no había existido, sin embargo, la obra literaria debía servir, para cumplir el propósito del mismo, crear la conciencia de plantar y reforestar lo que el hombre previamente había destruído En un lenguaje poco menos que poético, poco mas que simplemente naturalista, y bastante más que critico, Giono crea una historia con el protagonismo de la esperanza, la perseverancia y el amor a la naturaleza, reflejados en los actos de un hombre que deposita toda su energía en la labor creativa de renovar la naturaleza, para de esa forma dotar de vida a una región, que adolesce de la misma, tras unos años, su trabajo, literalmente da frutos, al modificar no sólo el entorno, la actitud misma de la gente y su percepción de la convivencia con la naturaleza y ellos mismos, Resarcir la confianza, relegar las rencillas, resucitar la esperanza, Si eso no es poesía...se le parece mucho Eleazar Bouffier si que esta vivo, tan vivo como la necesidad de concienciar el respeto a la naturaleza


Un libro muy corto que nos conecta con la naturaleza y su belleza. La decisión de un hombre simple que en realidad no lo era.


El verdadero arquitecto y creador de vida, el hombre que plantaba árboles. De obligatoria lectura para conciencia de la importancia de la naturaleza madre, la casa de todos los seres vivos.


También se buscó en LITERATURA CONTEMPORÁNEA


Frases de EL HOMBRE QUE PLANTABA ARBOLES

Cuando caí en la cuenta que todo esto había florecido de las manos y del alma de este único hombre solo, sin ningún avance técnico en su herramienta, comprendí que los hombres pueden llegar a ser tan eficaces como Dios en otros dominios además de el de la destrucción

Publicado por:

JOANA L.R.

Cuando reflexiono que un solo hombre confiado en sus simples recursos físicos y morales fué suficiente para hacer surgir de un desierto esta tierra de Cannan, me doy cuenta que a pesar de todo, la condición humana es admirable.

Publicado por:

Edd62

Pero, cuando hago un recuento de lo que puede crear, la constancia, la generosidad y la grandeza de un alma resuelta a lograr su objetivo, soy presa de un inmenso respeto por aquel viejo campesino sin cultura que a su manera supo como materializar una obra digna de Dios.

Publicado por:

Edd62

Vergons mostraba ya signos de trabajo, de aquellos que tienen por condición necesaria la presencia de la esperanza. La esperanza había retornado.

Publicado por:

Edd62

"Él sabe mucho más que todo el mundo". Él había encontrado un motivo para sentirse orgulloso y feliZ

Publicado por:

Edd62

El había juzgado que este país se estaba mueriendo porque le faltaban árboles. Añadió entonces que no teniendo nada más importante que hacer había tomado la resolución de poner remedio a este estado de las cosas.

Publicado por:

Edd62

Si sus acciones están desprovistas de todo egoísmo, si la idea que las dirige es una generosidad sin ejemplo, si sus acciones son aquellas que no buscan en absoluto ninguna recompensa más que aquella de dejar sus marcas visibles;estamos entonces frente a un personaje inolvidable.

Publicado por:

Edd62

Cuando caí en la cuenta de que todo esto había florecido de las manos y del alma de este único hombre solo, sin ningún avance técnico en su herramienta, comprendí que los hombres pueden llegar a ser tan eficaces como Dios, en otros dominios, además del de la destrucción

Publicado por:

Edd62