Sinopsis de EL GRAN GATSBY

El retrato de la sociedad neoyorkina que vive alocadamente la posguerra, a la que el enigmático magnate Jay Gatsby prodiga grandes fiestas. Una historia sobre la ambición, el desenfreno, la superficialidad, el dinero, el amor, pero, por encima de todo, sobre el deseo de recuperar el pasado.

129 reseñas sobre el libro EL GRAN GATSBY

Creo que hay historias que envejecen bien y otras que no lo hacen tanto. Pasa en las películas y también en los libros. No puedo precisarles cuál es el factor que permite a una novela traspasar su propio tiempo y convertirse, no sólo en un clásico, sino también en algo universal y a la vez, de culto. Lamentablemente no es éste el caso de "El gran Gatsby". Durante el desarrollo es posible identificar los rasgos que la convirtieron en una novela excepcional y generaron el éxito en el que se convirtió, pero leída al día de hoy no nos encontramos con nada nuevo, distinto o llamativo y lo narrado queda escaso sobre todo por el ritmo lento a pesar de ser una novela corta. Quizás otro factor que me alejo empáticamente de esta lectura fue la falta de identificación con la realidad descripta obviamente uno no puede esperar que todo lo leído lo remita a su propia vida pero no podía evitar sentirme muy lejos de lo que leía. Si pueden pasar de esta lectura se harán un favor a ustedes mismos, si bien no se van a aburrir, poco les va a aportar.


“El gran Gatsby” es una novela publicada en el año 1925 de mano del escritor estadounidense Francis Scott Fitzgerald. Es la tercera novela que publicó el autor, tras “A este lado del paraíso” (1920) y “Hermosos y malditos” (1922), que aunque ahora es de lejos la más famosa y reconocida de toda su obra, considerada un clásico de la literatura universal, en su época quedó opacada por sus dos novelas antecesoras y no alcanzó el éxito comercial que Fitzgerald esperaba. Él aguardaba a que tuviera un máximo de 75.000 copias cuando se publicó en abril, pero, cuando llegó octubre y la venta original concluyó, defraudando sus expectativas, vio que no se habían llegado a vender ni 20.000 copias. Fitzgerald, decepcionado, notó que el público general frivolizaba su trabajo y consideraba su novela como nada más que una pieza de la época nostálgica, y murió en 1940 creyéndose un fracaso. Actualmente, “El gran Gatsby” tiene un éxito monumental y prácticamente cualquier persona a la que le interese la literatura habrá oído hablar de él; todo esto es debido en parte a la abundante cantidad de adaptaciones que ha tenido fuera de la literatura. De momento, figuran varios videojuegos, espectáculos de ballet e incluso un musical de ópera, donde se ha reconstruido la novela de Fitzgerald, aunque sin duda, las adaptaciones que más han triunfado han sido las teatrales y, sobre todo, las cinematográficas, entre las que destacan la de 1974 dirigida por Jack Clayton y protagonizada por Robert Redford, Mia Farrow y Sam Waterston, y la de 2013 dirigida por Baz Luhrmann y protagonizada por Leonardo DiCaprio, Tobey Maguire, Carey Mulligan y Joel Edgerton. Es una novela costumbrista de los locos años veinte, en la que se retrata la época del jazz y del art decó en Estados Unidos, donde se daba mucha importancia a la moda, a los diseños, y todo resultaba muy superficial. Con éste aspecto juega Fitzgerald, brindándonos una obra en la que la decadencia, el idealismo, la hipocresía, los excesos y la propia frivolidad de la que más tarde se tildó a la novela, son conceptos que yacen implícitos en el libro y que nos muestran las dos caras de la moneda, en una sociedad estadounidense muy estereotipada e idealizada. El libro está narrado en primera persona por Nick Carraway, un personaje que aunque actúa de narrador interno, no interviene demasiado en la sucesión de los hechos, pero sí es el desencadenante de los mismos. Todo empieza cuando Nick, nativo del Medio Oeste, se marcha a Nueva York, debido a que ha aceptado un trabajo allí de vendedor. Decide alquilar una pequeña casa en Long Island, en el pueblo -ficticio- de West Egg, al lado de la lujosa y georgiana mansión de una persona con la que más adelante estrechará lazos y se hará íntimo amigo suyo, Jay Gatsby. Los jardines de la mansión de Gatsby son muy concurridos durante las noches, pues éste se dedica a organizar grandes y esplendorosas fiestas, pero no sólo con el afán de divertirse y de disfrutar de nuevas experiencias, para todo hay un porqué oculto y así nos lo demuestra, porque ésas juergas no son más que el resultado de una ambición y de un desmesurado egoísmo que orquestan sus actos. Un problema que he tenido con ésta novela ha sido que yo, hasta la mitad del libro, sentía que no había una trama como tal, que estaba carente de contenido. Faltaba chispa, algo que me incitase a leer, porque verdaderamente los hechos no me interesaban lo más mínimo; únicamente leía porque está muy bien escrito. Digo que no conecté hasta la mitad del libro, porque ahí es cuando se comienza a elaborar al personaje de Gatsby y el argumento se vuelve más firme y redondo. Pero aquí es donde aparece el segundo problema que he tenido y que me ha perjudicado más que el anterior: no he conectado en absoluto con el protagonista. Ya no hablo de verme reflejado, ni siquiera de empatizar, es el hecho de sentirlo lejano y frío, sumamente distante; era indiferente para mí. Considero a “El gran Gatsby” una novela más de personajes que de trama y en la que prima la manera en la que está escrita, así que, aunque está muy bien narrada, como el protagonista no me ha convencido -a pesar de todo, digo que es una novela más de personajes que de trama porque los demás personajes están muy bien construidos- y la trama hasta la mitad del libro me ha resultado bastante flojita, no me atrevería a recomendarla ya que, aunque sea un clásico, es una novela que es muy probable que no vaya a agradar a una notable parte de sus lectores. Mis sensaciones finales son que he leído una novela correcta, pero sin más. Por cierto, si alguien tiene en mente leerla, recomiendo la edición de Anagrama con la traducción y un epílogo de Justo Navarro, en el que éste desmenuza la novela de una manera magnífica. 05/01/2022


«Gatsby creía en la luz verde, el orgiástico futuro que año tras año va retrocediendo ante nosotros. Ya nos eludió entonces, pero eso no importa; mañana correremos más rápido, estiraremos más los brazos… Y una hermosa mañana. Y así seguimos ,luchando como barcos contra la corriente , atraídos incesantemente hacia el pasado » El Gran Gatsby. La lectura de está novela te deja la sensacion de algo mágico e irrepetible. Una descripción luminosa no sólo del fracaso de un sueño que siempre es imperecedero en nosotros, con su obsesión por las congratulaciones y la riqueza. Es también la dramática derrota de la juventud. No podemos volver al pasado,aferrarse a una esperanza menguante , sólo acaba con nuestro futuro ,esa es la lección de Gatsby ,el pasado no vuelve a brillar con ninguna luz verde de un aplastante presente. Tom y Daisy eran gente pretenciosa , atropellaban cosas y personas y luego se refugiaban en su dinero o en su indiferencia o en lo que fuere,que los mantenía unidos ,y dejaban que otros cargarán con el peso de sus errores que ellos habían hecho. Una captura de un tiempo de los llamados Años Locos o Era del Jazz,que coincide con la década del 20. Es la vigilia a la espera de ese amor que Gatsby sintió en todos esos largos años de espera por Daysi sin preveer que era una mujer débil y ambigua.


Parece que no soy capaz de conectar con los grandes escritores norteamericanos de principios del siglo pasado, me pasó con James Ellroy y me vuelve a pasar con Scott Fitzgerald, en este caso además tiene el inconveniente que debido a las diferentes versiones que se han hecho en el cine la historia ya es muy conocida y no conseguí meterme en la novela. Supongo que para alguien que no conozca la trama resultará una lectura interesante, la vida entre guerras en los llamados «locos años 20» en New York, con muchas fiestas y todo tipo de excesos que acabarán trágicamente en la «crisis del 29». Respecto a las adaptaciones cinematográficas, recomendar la de 1974 dirigida por Jack Clayton y protagonizada por Robert Redford y Mia Farrow.


Nick ha llegado a Long Island y observa la casa de su vecino, Jay Gatsby, con curiosidad cuando ve las fiestas que organiza en su mansión para la alta sociedad estadounidense de los años veinte. Glamour, hipocresía, ambición y desbarajuste llenan el jardín de ese joven y misterioso multimillonario. Todo el mundo va a su casa, todos hablan de él y de su enigmático pasado, opinan y lo critican, pero nadie lo conoce. Poco a poco, a través de la amistad que va creciendo entre ellos dos, iremos descubriendo su hermético secreto. El amor obsesivo hacia Daisy llena de sentido su vida y la esperanza por recuperar los sentimientos todavía vivos a su lado conforman el motor de su existencia. Pero una tragedia dará un cambio de rumbo inesperado a su futuro. Aferrarse al pasado y pretender que vuelva para construir el futuro no representa nunca una buena opción. Remar a contracorriente a menudo impide avanzar y arrastra hacia la catástrofe. ¿Creéis en las segundas oportunidades? O a lo mejor lo que no las hace posibles es justamente el paso del tiempo que transforma las experiencias vividas en una nueva construcción del futuro que a menudo se aleja de manera insalvable de aquellas esperanzas forjadas para que todo siguiera en el mismo punto. El egoísmo, la ambición y la frivolidad en las relaciones puede llevar al ser humano a tomar decisiones de una frialdad imposibles de soportar para un corazón que late. ¿Se puede vivir sin remordimientos cuando los actos cometidos han malogrado otras vidas? Un libro que no me decidía a leer y que seguramente por haber llegado a él con bajas expectativas me ha sorprendido positivamente y ahora recomiendo leer, aunque no es un libro que pueda gustar a todos, aún tratándose de un clásico.


Este libro lo considero uno que se debe leer alguna vez en la vida. Oh Gatsby. Al fin nos encontramos. Había postergado tanto la lectura de este libro. “Cuando yo era más joven y más vulnerable, mi padre me dio un consejo en el que no he dejado de pensar desde entonces. «Antes de criticar a nadie», me dijo, «recuerda que no todo el mundo ha tenido las ventajas que has tenido tú».” Así arranca el Gran Gastby, un libro que nos cuenta la historia de James Gatz y Nick Carraway, porque aunque el título hace referencia a el gran Gatsby está novela tiene un mínimo de dos protagonistas. Para reseñar esta novela me tengo que trasladar a la época en que fue escrita, porque cuenta, y de manera magistral, los años 20 americanos. El apogeo de un joven que quiere triunfar a toda costa, la necesidad de tener dinero y mostrarlo, el afán de admiración, en definitiva el gran sueño americano. Si me traslado a esos años la historia es fantástica, chico conoce chica, se enamora y cinco años después lucha por conseguirla a través de algo que considera necesario, igualar su estatus social. Con este hilo conductor nos introduce la figura de amigo de moralidad impecable que tanto gusta a los de Norte América, que es quien nos narra todos los acontecimientos. El leguaje de Fitzgerald es bonito, diría más, es precioso, preciso e impecable. Nos lleva en voladas a través de los hechos, casi ni percibes como vas avanzando. En definitiva da gusto leer El gran Gatsby, meterte de lleno en esa sociedad superflua, tratar de conocer a todos sus personajes, pensar en todas esas cosas, grandes y pequeñas, que suceden. Da gusto, sí... Pero... Para mi gusto es una novela que no ha sabido envejecer, te deja el sabor agridulce del que esperaba más al abrir el libro, tal vez porque es de esos libros que llegan a tus manos con la fama por delante. Quizá es la historia, que a fin de cuentas, no nos cuenta nada que no nos hayan contado los americanos millones de veces en mil formatos diferentes, película, libro, cómic... Por eso hay que retroceder al año en que se escribió para admitir que es un buen libro. Un gran libro no por lo que nos cuenta sino por como nos lo cuenta. “Aprendamos a mostrarle nuestra amistad a un hombre cuando está vivo y no después de muerto.”


"... Empujados sin descanso hacia el pasado." Fitzgerald construye todo un sistema de recuerdos y trozos de historia que avanzan y retroceden con la intención de que aprendamos una verdad inherente e inevitable: "No podemos arreglar, omitir ni cambiar el pasado". Me parece fascinante como Francis S. logra crear a través de engranajes conectados, una historia tan puramente estadounidense, que plasma con vehemencia y objetividad ese mundo de lujos, incoherencia, despilfarro y excesos que es el mundo burgués. La historia de Jay o Jimmy Gatsby es una de amor, pero un amor perdido que intenta ser recuperado forzando los engranajes del tiempo, esos invisibles elementos de un todo que no se pueden modificar, el resultado es inminente, desgraciado y desastroso. Daisy Buhanan es ahora de otro, Tom, un sujeto atontado y lleno de celos. La historia es una especie de juego mecánico, es agresivo en su trayecto y retrocede sin avisarte, tal vez por eso sea tan célebre, instala en la literatura ese ingrediente que te hace sentir el vértigo de la velocidad y la incomprensión. Vale el tiempo leerla.


Nik Carraway, nos cuenta la historia de Jay Gatsby en una sociedad de pretenciosos; pero es que a mí me ha gustado más Nik que Jay, su historia de amor es tan absurda, tanto como el amor mismo. Gatsby pudo haber sido feliz, pero espera tras las faldas de una muchacha indiferente que lo aplastó con la punta de su tacón y se refugió en su dinero. Es necesario decir que la historia está narrada con una presta madurez y audacia; el libro es bueno por su estructura y palabras precisas, mas que por su historia. P.D: Nick, su historia tendría quizás sería más interesante. •Publicada en U.S. 1925


MÁS LIBROS DEL AUTOR FRANCIS SCOTT FITZGERALD


TAMBIÉN SE BUSCÓ EN CLÁSICOS UNIVERSALES


FRASES DEL LIBRO EL GRAN GATSBY

Cuando sientas deseos de criticar a alguien recuerda que no todo el mundo ha tenido las mismas oportunidades que tuviste tu.


Publicado porRafa perez

No hay fuego ni frío que pueda desafiar a lo que un hombre guarda entre los fantasmas de su corazón.


Publicado porLector_anónimo_

Tenemos que aprender a demostrarle nuestra amistad a un hombre cuando está vivo y no después de muerto.


Publicado porLector_anónimo_

Era una de esas raras sonrisas capaces de tranquilizarnos para toda la eternidad, que sólo encontramos cuatro o cinco veces en nuestra vida.


Publicado porEzequiel ✔️

Algo había que estaba royendo el ribete de sus viejas ideas , como si la brutal vanidad física no nutriera ya su impaciente corazón


Publicado porG.Marcos

¿Que vamos a hacer esta tarde? Exclamó Daisy. ¿ Y mañana, y en los próximos treinta años? No seas morbosa dijo Jordan. La vida vuelve a empezar cuando refresca en otoño.


Publicado porRolando22