Calificar:

7,6

22 votos

Sinopsis de EL EXPRESO DE TOKIO

Los cadáveres de un oscuro funcionario y de la camarera de un restaurante de Tokio son descubiertos en una playa de la isla de Kyushu. Todo parece indicar que se trata de un caso claro: dos amantes que se han suicidado juntos tomando cianuro. Pero algún detalle extraño llama la atención del inspector Mihara: el difunto se había pasado seis días solo en su hotel y en su bolsillo encontraron un único billete de tren; los amantes no habían viajado juntos. Resulta también que el funcionario trabajaba en un ministerio en el que un escándalo de corrupción está a punto de estallar. Publicado en Japón en 1957, "El expreso de Tokio" es uno de los best sellers más famosos de Seicho Matsumoto. Su intriga minuciosamente ensamblada y la combinación de elemen-tos psicológicos y sociales marcaron una nueva época en la novela negra japonesa.

9 reseñas sobre el libro EL EXPRESO DE TOKIO

Buscando una novela policial llegue mágicamente a Japón. Gracias a Mastumoto recorrí ese país de punta a punta, literal. (o por lo menos me enteré de como se hacía hace un tiempo 😁😁) Una mañana son encontrados dos cuerpos en la playa. La policía, en una rápida investigación, concluye que fue un suicidio. Una pareja de enamorados que deciden morir juntos. Todo muy Romántico.... Caso cerrado. ¡¡Pero…!! Kiichi Mihara no piensa eso. Para él puede ser un asesinato el cual hay que investigar ¿Era realmente una pareja de enamorados? ¿Cómo llegaron ahí? ¿Existe algún motivo para que desaparezcan? Nuestro “paladín” se hará cargo del caso y con la ayuda de Jutaro Torigai, intentará responder esas y otras preguntas. Porque hay algo oculto que sale a la luz y genera más dudas que certezas. “El Expreso de Tokio” es una novela corta en donde no encontraras grandes giros, ni disparos, ni persecuciones. Matsumoto nos entrega un libro que hace pensar al lector mediante el uso de las horas, tiempos de viaje y localidades buscando respuesta a cada una de interrogantes. Deja de lado la acción para utilizar la lógica. Con ella logra que todo encaje de forma correcta. Si te gustan las novelas al estilo Agatha Christie, donde creerás no saber nada hasta el último capítulo, esta novela publicada en 1957 es para tener en cuenta pero, si buscas vértigo, debes saber que sin ser un mal libro este "expreso" tiene su propia velocidad. JULIO/2021


Me ha sorprendido lo bien que se lee, lo que me ha enganchado para no tener nada del otro jueves. Los investigadores son personas normales, con intuición y tesón. No hay historias de amor ni escenas de sexo. La resolución del caso lleva meses. No hay que descifrar mensajes ocultos, sólo jugar con los tiempos y espacios. Personajes anodinos (no me convence este adjetivo, pero no doy con uno mejor en este momento) del primero al último. Prosa normal. Caso predecible, pero de final sorprendente. Y así y todo no he podido parar hasta acabarla. Será que agradezco normalidad tras tanto thriller voluminoso, trepidante y de situaciones y protagonistas fuera de serie.


Los cadáveres de un funcionario y una camarera de Tokio aparecen en una playa del Sur. Todo parece indicar que se trata de un suicidio. Al inspector Mihara no le convence esta teoría, e investiga hasta encontrar un pequeño resquicio que le lleva a resolver el caso. Muy buena novela.


Es imposible leer esta novela despacio, causa tensión y expectativas muy emocionantes, un poco al estilo de Ágatha Christie. Una pareja aparece muerta en una playa, todo aparenta ser un suicidio pero la policía encuentra un sospechoso de asesinato, cuya investigación toma alcances insospechados. Me había parecido que el desenlace sería muy predecible, pero al llegar al final, resulta que sucede algo inesperado y sorpresivo. La trama se basa en una red de mentiras, horarios, encrucijadas, trayectos ferroviarios y un intrincado suspenso que hacen del libro una deliciosa lectura. 


Noir japonés que merece la pena leer. Un estilo distinto y una forma de razonar de la cual los occidentales debemos aprender. La historia busca averiguar como se pudo producir un asesinato. Estaciones de tren, andenes, vagones y horarios detallados con precisión diamantina para finalizar mostrando la única grieta posible por la cual se puede resolver el caso. La excesiva meticulosidad de cálculo de todos los horarios de los trenes se puede hacer un pelin pesada, pero la obra es un ejercicio de virtuosismo deductivo.


Muy complejo, el final es muy liado y complicado.


Es imposible leer esta novela despacio, causa tensión y expectativas muy emocionantes, un poco al estilo de Ágatha Christie. Una pareja aparece muerta en una playa, todo aparenta ser un suicidio pero la policía encuentra un sospechoso de asesinato, cuya investigación toma alcances insospechados. Me había parecido que el desenlace sería muy predecible, pero al llegar al final, resulta que sucede algo inesperado y sorpresivo. La trama se basa en una red de mentiras, horarios, encrucijadas, trayectos ferroviarios y un intrincado suspenso que hacen del libro una deliciosa lectura.


Buena novela, ingeniosa de principio a fin i liosa por momentos


MÁS LIBROS DEL AUTOR SEICHO MATSUMOTO


TAMBIÉN SE BUSCÓ EN TERROR, POLICIAL Y SUSPENSO


FRASES DEL LIBRO EL EXPRESO DE TOKIO

Tokio tenía veintiséis años, pero su blanca piel y su gran belleza la hacían parecer cuatro o cinco años más joven. Sus grandes ojos de negras pupilas cautivaban a todos los comensales."


Publicado porjulia1955

Era una mujer muy hermosa. Sus ojos eran grandes y su nariz, recta y fina. Tenía el mentón anguloso, pero no tenía la cara demacrada ni enfermiza. Su ancha frente, su palidez y delgadez le daban un aspecto de mujer inteligente".


Publicado porjulia1955

Tatsuo Yasuda era un hombre de unos cuarenta años. Tenía la frente ancha y la nariz perfilada. Su tono de piel era más bien oscuro y tenía la mirada bondadosa y las cejas pobladas pero bien definidas. Era todo un hombre de negocios y su carácter era franco y abierto."


Publicado porjulia1955