Calificar
7,5 4 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis

Tras la muerte de Dios y el desmembramiento de las utopías, nuestra época parece arrojada a la incertidumbre. Muchos de los esfuerzos intelectuales están destinados en la actualidad a encontrar un marco común sobre el que fundamentar los actos y los discursos. Y la historia nos demuestra que no estamos solos en esta tarea. Tzvetan Todorov analiza en este ensayo la vertiente humanista de la Ilustración, un período de agitación y de debate en el que destacan pensadores de la talla de Rousseau, Montaigne, Kant, Voltaire o Diderot; un momento clave dentro de la historia del pensamiento en Occidente donde se trató de dar forma -desde planteamientos desvinculados tanto de los dogmas religiosos como de pensamientos heredados y tradicionales- a cuestiones como la autonomía del hombre, el fin último de nuestra especie, la felicidad o la posibilidad de llegar a establecer postulados universales. Un proyecto intelectual, un esfuerzo de pensamiento crítico que aportó valiosas herramientas y una orientación que sentó las bases para pensar en los problemas de nuestro tiempo con la premisa inexcusable de no aceptar razonamientos simplistas ni verdades dogmáticas.Tras la muerte de Dios y el desmembramiento de las utopías, nuestra época parece arrojada a la incertidumbre. Muchos de los esfuerzos intelectuales están destinados en la actualidad a encontrar un marco común sobre el que fundamentar los actos y los discursos. Y la historia nos demuestra que no estamos solos en esta tarea. Tzvetan Todorov analiza en este ensayo la vertiente humanista de la Ilustración, un período de agitación y de debate en el que destacan pensadores de la talla de Rousseau, Montaigne, Kant, Voltaire o Diderot; un momento clave dentro de la historia del pensamiento en Occidente donde se trató de dar forma -desde planteamientos desvinculados tanto de los dogmas religiosos como de pensamientos heredados y tradicionales- a cuestiones como la autonomía del hombre, el fin último de nuestra especie, la felicidad o la posibilidad de llegar a establecer postulados universales. Un proyecto intelectual, un esfuerzo de pensamiento crítico que aportó valiosas herramientas y una orientación que sentó las bases para pensar en los problemas de nuestro tiempo con la premisa inexcusable de no aceptar razonamientos simplistas ni verdades dogmáticas.

Año de publicación:2014

1 reseña sobre el libro EL ESPIRITU DE LA ILUSTRACION

Admirable la capacidad de síntesis en el análisis de pensamientos puntuales tomados de citas magistrales de Montesquieu, Rousseau, Condorcet, Lavoisier, Hume, Kant, etc y el abanico de reflexiones a las que arriba: globales y ecuánimes. 130 páginas maravillosas. Todorov distingue el espíritu de la Ilustración ( que está en el origen y en el florecimiento de Europa a la vez ) de los desvíos ( que fueron la excusa para que muchos se opongan a la Ilustración, entre ellos la Iglesia ). Rescata el valor del LAICISMO que considera SAGRADO los Derechos del Hombre y es a su vez una superación de cualquier Teocracia o Cesaropapismo y de toda "Religión Política" terminada en "ismo" ( con las paradigmáticas Comunismo, Fascismo y Nazismo). Este Laicismo ya no sacraliza ningún poder político bajo la forma de Estado, Pueblo o Partido. El paradigma ya no es la Redención y la Salvación sino el Bienestar y la Felicidad del hombre, su Vida y su Libertad ( por eso el NO a la Pena de Muerte y a la Tortura). Meridiana la distinción entre Hecho/Interpretación, Ciencia/Opinión, Verdad/Ideología, Autonomía/Autosuficiencia, Proponer/Imponer, Influir/Forzar y Paz/Guerra. Los valores del Pluralismo y la Universalidad están más que bien desarrollados. Certero en mostrar el "Olvido de los Fines y la Sacralización de los Medios". Valiosísimos los rastros de Ilustración que el autor detalla en otras geografías y otros tiempos. UNA PERLITA.


Más del autor TZVETAN TODOROV


También se buscó en RELIGIÓN Y FILOSOFÍA