Calificar:

7,2

23 votos

Sinopsis de EL EMBRUJO DE SHANGAI

El embrujo de Shanghai es una estremecedora fábula sobre los sueños y las derrotas de niños y adultos, asfixiados todos por el aire gris de un presente desahuciado. En la Barcelona de la posguerra -ese espacio ya mítico donde transcurren todas las novelas de Marsé-, el capitán Blay, con su cabeza vendada y sus suspicacias sobre los escapes de gas que están a punto de hacer volar toda la ciudad, se pasea por el barrio sacudido aúnpor los estertores de la guerra perdida y acompañado por los espectros gimientes de sus hijos muertos. El pequeño Daniel le escoltaa través de aquellas calles póstumas, en las que conocerá a los hermanos Chacón, quienes custodian la verja de entrada de la casa en la que convalece Susana, una niña enferma de los pulmones, hija de la señora Anita, bella y ajada taquillera de cine, y de Forcat,un revolucionario, huido del país y nimbado por el fulgor mítico de los furtivos. Pronto llegará a la casa un amigo y compañero de viaje de Forcat, que narrará a los niños la arriesgada aventura que el padre de la niña emprendió en Shanghai, enfrentado a nazis sanguinarios, pistoleros sin piedad y mujeres fatales que le salen al paso en los más sórdidos cabarets de la ciudad prohibida. Dueño más que nunca de una extraordinaria fuerza evocadora y de un estilo deslumbrante, pero engastado en una prosa transparente ya un tiempo hipnótica, Juan Marsé construye aquí lo que es sin duda una de las obras maestras de las narrativas europeas de finales del siglo XX.

COMPRAR EN PAPEL

2 reseñas sobre el libro EL EMBRUJO DE SHANGAI

Vuelvo a Juan Marsé después del estreno por todo lo alto que resultó ser leer «Últimas tardes con Teresa» (como conté en su día). En esta ocasión le ha tocado el turno a «El embrujo de Shanghai» y me ha encantado. Esta novela se compone de varias historias paralelas que se entrelazan. Por un lado, la vida del barrio, el aquí y ahora: donde se encuentra el joven Daniel —narrador principal de la historia— que hace de lazarillo al anciano quijotesco Capitán Blay. Por otro lado, la vida que transcurre en La Torre de Susana: una niña enfermiza que adora Daniel y cuyo padre es un maqui, fugado, desaparecido y lejos de casa. Y por último, con la llegada de Forcat, amigo de Kim (el padre de Susana), se abre la tercera vía. Este se convertirá en narrador para trasladarnos las aventuras de Kim en Shanghai. Me reafirmo en mi gusto por la(s) formas(s) que tiene de narrar Juan Marsé. Esta obra quizá me haya parecido menos «compacta» que «Últimas tardes con Teresa», donde la cabeza del Pijoaparte funcionaba a velocidades de vértigo, lo que se trasladaba al estilo empleado. En este caso, Daniel y Forcat (principales narradores) discurren de forma más tranquila y te permiten coger aire mientras lees. En resumidas cuentas: me ha flipao. Es una novela apta para todos los públicos (incluidos los más jóvenes) que tiene un argumento divertido, comprometido e intrigante. Además, el retrato socio-político que dibuja Marsé con tanta maestría es para disfrutarlo. Y no, no he visto la película de Trueba de 2002, aunque lo mismo me animo (sin esperar que me guste ni la mitad que el libro). Lo que sí que es seguro es que continuaré ampliando mi biblioteca con más libros del barcelonés. «—Este hombre parece muerto -dije cuando nos alejamos de allí. —Y eso qué importa -dijo el capitán-. Los muertos aprenden a vivir enseguida, y mejor que nosotros». Reseña completa en https://denmeunpapelillo.net/el-embrujo-de-shanghai-juan-marse/


Es una historia narrada en primera persona, en la posguerra, por el protagonista, que nos cuenta un episodio de su infancia, poco antes de empezar trabajar en un taller, cuando conoce a Susana, enferma de tuberculosis, a quien tiene que retratar. La fascinación que va sintiendo por ella y por todo lo que la rodea aumenta cuando llega Forcat, antiguo amigo del padre de Susana, que les va contando, como si fuera una historia por entregas, qué ha sido de él. Todo cambia de golpe y de forma inesperada. La historia se precipita en un desenlace que no se espera y te da una lección final de realidad cuando ves a los personajes, adultos, fuera ya de ese embrujo de Shangai.


MÁS LIBROS DEL AUTOR JUAN MARSE


TAMBIÉN SE BUSCÓ EN LITERATURA CONTEMPORÁNEA


FRASES DEL LIBRO EL EMBRUJO DE SHANGAI

A pesar de crecer y por mucho que uno mire hacia el futuro, uno crece siempre hacia el pasado, en busca tal vez del primer deslumbramiento.


Publicado porAnushki