Calificar
8,2 12.8k votos

Sinopsis

El diario de Ana Frank, de 1947, narra el horror de la persecución nazi en primera persona. Constituye un libro único en su género. Entre el 12 de junio de 1942 hasta el 1° de agosto de 1944 una niña de trece años llamada Ana Frank escribió en su diario -al que llamó “Kitty”- un testimonio estremecedor: la supervivencia en una buhardilla de unos almacenes en Amsterdam de ocho personas escondidas de la invasión y ocupación nazi. En ALIBRATE puedes encontrar todas las reseñas y opiniones del libro El diario de Ana Frank.

Año de publicación:1947

340 reseñas sobre el libro EL DIARIO DE ANA FRANK

considero que este libro debe ser leido como libro de cabecera, con la finalidad de que nunca olvidemos de lo que somos capaces ls seres humanos, en ambos sentidos bueno y malo, pero ademas para que no olvidemos lo que significa la empatia y la capacidad que tenemos de mostrarla y entrenarla, la libertad no es un asunto fisico, la imaginacion y la fantasia siempre seran inasibles e inalienables


Con el Diario de Ana Frank, conocí una nueva perspectiva sobre las vivencias de familias judías en la segunda guerra mundial. Sometidos por las circunstancias los frank y otra familia terminan refugiados en "la casa de atras" y Ana a través de su diario nos cuenta su vivencia durante los dos años que paso en el Anexo. Confidencias que con el paso de las hojas, nos relata la angustia, disputas, miedo y esperanzas, tanto también sus carencias y necesidades que pasaron y se hace notorio el crecimiento interior de Ana durante el tiempo de reclusión, su sentir de amor y reflexiones. Sin duda es duro, sabiendo cómo termino la vida de Ana y los demas refugiados, lo que mas afecta y desgarra es el aferro a la esperanza de que todo acabará y volver a su anhelada y cotidiana vida libre, retomar sus estudios y concretar su sueño de ser periodista o escritora. Hay personas más buenas que otras, y las personas que escondieron a judios ayudándolos y haciéndolos vivir a costa de sus propias vidas, fueron sumamente valientes y con un valor tremendamente heróico.


El nudo en la garganta no se me quita.


Libro que completamente recomiendo en estos tiempos de confinamiento. Ana Frank es una joven de 14 que se ve obligada a esconderse en "la casa de atrás" junto a su familia y otros judíos en medio holocausto. En el diario Ana nos narra su día a día, los problemas que acarrea intentar no ser descubiertos y el convivir encerrados en una misma casa las 24h del día con otras familias. Nos muestra los problemas típicos de una adolescente así como nos invita a ser optimistas y a intentar ver a pesar de todo, las cosas buenas de la vida. Ana Frank te invita a ver un poco de luz en medio de tanta oscuridad en un mundo en el que el peor enemigo del hombre es el propio hombre. Tengo que admitir que me daba mucha pena acabar el libro, por que ya conocemos tristemente el final de lo que les sucedió a los escondidos de "la casa de atrás". Este libro nos hace ver desde otra perspectiva los horrores de la segunda guerra mundial.


Un libro duro, fuerte, no por la temática que muchos esperan encontrar, y del que puedo decir, que me ha encantado leer a pesar de sufrirlo en cada página y de mantenerme con la sensación del nudo en el estómago. He dicho, la temática que muchos esperan encontrar, por que probablemente, muchos de sus lectores esperan hallar entre sus páginas, la terrible guerra que entonces asolaba Europa, o las penurias, injusticias o salvajadas llevadas a cabo en los campos de concentración y la horrible barbarie de ellos, como en “La bibliotecaria de Auschwitz” y creerme, es un error. Por que, aunque si hay alusiones a ambas cosas, lo que realmente narra el libro, es la vida cotidiana a la que se tiene que adaptar una familia para sobrevivir a todo esto, condenados durante dos años a vivir recluidos en un micro mundo, aderezado a diario por el miedo, la carencia y la necesidad, sin más explicación que el absurdo comportamiento irracional del ser humano, tantas veces dicho, capaz de lo mejor y también… de lo peor y todo esto, narrado desde el punto de vista de una adolescente, que en su tan pequeño mundo vive y describe las inquietudes y necesidades propias de su edad pero relegado a un universo tan pequeño como les han obligado a vivir. El amor , la familia, el deseo, la amistad, la soledad, todo claro está, marcado por la sombra constante del miedo, de la incertidumbre de cada amanecer, los bombardeos, la denuncia o su descubrimiento. Durísimo relato, ( hoy nos cuesta cumplir un confinamiento de 15 días), también un poco para reflexionar sobre las terribles consecuencias a las que conllevan las absurdas guerras, ideologías y diferencias que nos empeñamos, como seres racionales, en ver e imponer aún hoy en día, por raza, religión, sexo etc sin darnos cuenta que realmente no existen tales barreras lejos de nuestra naturaleza de seres humanos.


Con este libro empecé a descubrir esta etapa nefasta de nuestra historia. Lo leí dos veces y la pregunta recurrente que queda es: ¿Por qué sucedió esto? El libro comienza unos días antes de que las tropas Nazis invaden Holanda por lo que en el libro vemos narrado totalmente como es que los Frank llegan a esconderse. Esta escrito en forma epistolar entre los años 1942 y 1944, Ana sí nos narra sus preocupaciones por ser descubierta pero en realidad lo que más encontraremos en el libro es el relato de como se las arreglan ella y su familia para convivir y sobrevivir todo ese tiempo, así como sus inquietudes... sus sueños... sus anhelos de adolescente, hasta su enamoramiento por Peter, hijo de la familia que también vivió escondida con la familia Frank. Este relato es muy conocido, es un documento testimonial de cómo el totalitarismo, el racismo y la ambición, patológica sin medida, puede llevar a un hombre y su ejército a cometer una de las atrocidades más magnánimas que la historia del siglo pasado registra. Es tarea nuestra se enseñar los principios de respeto y tolerancia a las nuevas generaciones mostrando estas barbaries. Para que nunca más se repita algo parecido.


Vivir privado de tu libertad física es una cosa, pero vivir sin libertad abstracta, imaginativa y creativa, es muy diferente. Vivir sin la capacidad de percibir la profundidad de las cosas que se han hecho sencillas solo por el hecho de ser cotidianas. No ser capaz de capturar la belleza de las cosas: La noche, los ladridos de un perro, el canto de un ave libre, el susurro del viento, el murmurar de los árboles cuando bailan con el aire, etc. Eso es lo tétrico. A Ana Frank se le quitó la libertad física, pero no la capacidad de disfrutar de lo cotidiano. Lo plasmó en su diario de una forma muy sencilla, sin profundizar en los eventos, ni en el contexto histórico, bastante somero, pero fue una niña de 13 años, y ni siquiera quería publicar sus palabras. Era una niña descubriendo ser mujer, una niña que sentía como sientes tú, confundida, azorada, pueril, enamorada y risueña. Todos los elementos de la historia son convenientes, por eso, se dice que es falso. Que Otto Frank (Pim) fue el creador de cada palabra, pues fue el único que sobrevivió. Sin embargo, pienso que se puede aprender a valorar las cosas de un modo distinto gracias a este documento. Leerlo en cuarentena ha sido aplastante, me ha hecho consciente de lo afortunado que soy. Al menos, no soy perseguido por ser peruano.


Lo leí cuando tenía unos dieciséis años, y fue este libro el que hizo que me gustara tanto el tema de La Segunda Guerra Mundial.


Ver más reseñas