Calificar
7,2 92 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis de EL DIAMANTE DE JERUSALEN

Un viaje a través de la Historia que parte de la documentación, a la vez que una emocionante novela. Harry Hopeman, miembro de una dinastía de diamantistas, recibe un día una propuesta: recuperar un diamante legendario que ha despertado interés de gente muy dispar. El encargo, que llevará a Harry a abandonar Nueva York para instalarse en Tierra Santa, se convertirá en un viaje casi iniciático en el que el tratante se reencontrará con sus raíces. La historia del diamante, desde los tiempos bíblicos hasta la actualidad, sirve no sólo de hilo conductor para narrar las vicisitudes de la familia Hopeman, cuyos orígenes se remontan a los tiempos de la Inquisición, sino tamién para ofrecer una rica panorámica del judaísmo y su intensa relación con las culturas musulmana y cristiana a lo largo de los siglos.

Año de publicación:2008

4 reseñas sobre el libro EL DIAMANTE DE JERUSALEN

De nuevo Noah Gordon me sorprende con otra gran novela. En la que prevalecen los legados familiares, la familia, la amistad y en cierto momento hasta el amor. Une aventuras ocirridas en el pasado con los actuales magnificamente. Nuestro protagonista Harry Hopeman (diamantista) en el camino para recuperar un diamante en concreto, vivira una serie de aventuras. Diamante por cierto, relacionado con sus antepasados, que participaron en su creación. El final de la busqueda ha sido sorprendente e inesperado y aun asi encantada con la decisión final que toma.


Muy bueno el libro sobre aventuras y diamantes.


Intriga y fácil de leerlo


Exelente, muy bien redactado, hay un capitulo que se subió a las nubes y luego me mostró las estrellas, aprendí sobre diamantes aunque no lo termine


Más libros del autor NOAH GORDON


EL MEDICO

NOAH GORDON

Calificación General:8,7

EL ULTIMO JUDIO

NOAH GORDON

Calificación General:8,2

EL CHAMAN

NOAH GORDON

Calificación General:8,1

También se buscó en NOVELAS HISTÓRICAS Y NO FICCIÓN


Frases del libro EL DIAMANTE DE JERUSALEN

¿Alguna vez se preguntó, señor Akiva, por qué el negocio de los diamantes es tan propio de los judíos? Porque en la Edad Media no podíamos ser agricultores como los demás, ya que no estábamos autorizados a poseer tierras.

Publicado por:

Nines65