LITERATURA JUVENIL

EL DÍA QUE DEJÓ DE NEVAR EN ALASKA

ALICE KELLEN

Calificar
8,9 116 votos

Sinopsis

Una gran historia de segundas oportunidades y destinos que se cruzan.• Un chico con el corazón de hielo. Una chica que huye de sí misma. Dos destinos que se cruzan. Heather cree que solo hay tres cosas que sabe hacer: atraer problemas, salir huyendo y correr. Así es como termina en Alaska, en un pequeño pueblo perdido, trabajando de camarera mientras intenta llevar una vida nueva y tranquila. Su único problema es que uno de los dueños del restaurante parece odiarla y que ella nunca antes ha conocido a nadie que despierte tanto su curiosidad. Nilak es reservado, frío y distante, pero Heather puede ver a través de todas las capas tras las que se esconde y sabe que en ocasiones hay recuerdos que pesan demasiado; como los de sus propios errores, esos que intenta dejar atrás. Pero, a veces, la vida te da una segunda oportunidad. La nieve empieza a derretirse. Y todo encaja.

Año de publicación:2017

29 reseñas sobre el libro EL DÍA QUE DEJÓ DE NEVAR EN ALASKA

Empecé con esta autora leyendo su bilogía "Deja que ocurra", la cual me encantó, y decidí seguir leyéndola. Me encanta la forma que tiene A. Kellen de ahondar en los sentimientos, lo fácil que se hace su lectura y la manera que tiene de tocarnos la fibra. La historia me ha encantado, sí es cierto que muchas cosas eran predecibles, otras no tanto, pero me enamoré de los personajes (soy demasiado cotilla), y de los paisajes que nos describe, y eso que a mí no me gusta la nieve. Una novela fantástica para disfrutar y dejarse llevar. FELIZ LECTURA


Esta novela de Alice Kellen, narra la historia de Heather, una joven de 22 años que, tras huir de su hogar, termina perdida e intentando comenzar una nueva vida en un pueblito de Alaska. Allí conocerá a John, un hombre que siento por esta chica cierta ternura y le lleva a ayudarle en muchas ocasiones. Este hombre, como ángel de la guarda de Heather, la ayuda a encontrar trabajo en un pequeño bar del pueblo. Allí conocerá a Nilak y Seth, dos jóvenes de 25 y 22 años que dirigen el local. Heather y Nilak no empezarán con buen pie pero con el paso de los días, sus corazones irán sanando y volviendo a latir. Creo ya dije que este libro no estaba cumpliendo mis expectativas aunque tenía la esperanza de que mejorase hacia el final, pero no. Probablemente mucha gente se me eche encima por no decir maravillas de este libro, pero tengo que ser sincera. Quizá el problema que he tenido con esta novela ha sido que me había puesto unas expectativas muy altas por todo lo que la gente me decía sobre esta historia. El libro ha cumplido su finalidad: desbloquearme. Sin embargo, no ha significado nada más. La historia me parece bastante mediocre y la forma en que está escrita no me ha terminado de gustar. Sí, es una lectura sencilla y ligera pero, tratándose de una escritora súper ventas, esperaba que su pluma fuese mejor. Los personajes me han gustado bastante, sobretodo el hecho de ver el proceso de sanación de ambos pero, siendo sincera, me hubiese gustado más saber la historia de Annie y Kayden. Si lo que buscáis es un libro con una lectura sencilla, es vuestro libro pero si lo que queréis es una narración de esas que te llegan dentro, no la vais a encontrar aquí. En fin, no todos los libros pueden ser perfectos para todos.


Tras leer su bilogía más actual "Deja que ocurra", decidí emprender este viaje a Alaska porque me enamoré de la pluma de la autora. Esta novela autoconclusiva me ha gustado porque he estado entretenida y enamorada del paisaje y sus personajes desde el principio del libro. El único "pero" que le encuentro es que todo me ha parecido predecible salvo dos detalles del final que no voy a desvelar, sino la historia pierde la gracia. El título, muy acertado. Ya me gustaba antes de leerlo, y ahora que sé su significado, más aún. Se nota que aquí nos encontramos una Alice Kellen más joven y tímida. O al menos a mí me ha dado esa sensación. Pero su esencia de indagar en los sentimientos y conocer el fondo de uno mismo, sigue presente. Recomiendo leerla para quien quiera entretenerse y fantasear con las relaciones personales, así como aprender de los errores.


Desearía estar rodeada de toda esa nieve, irónicamente leí el libro derritiéndome con el verano paraguayo, además que acá no nieva :( En fin, la historia nos habla de Heather, una chica llena de complejos, que ya no soporta su vida en San Francisco y huye a Alaska. Me gustó la protagonista, su sentido del humor, su lado impulsivo, la autora trabajó muy bien con ella. Es un personaje con cierta complejidad y con el cual se puede empatizar. A Nilak lo envuelve un aura misteriosa, igual que a Heather, aunque es un sujeto que solo habla con monosílabos y es algo gruñón al principio, desde que aparece está ahí para ella y ella para él. Eso es lo que más me gustó de la historia, la manera en que se dio la relación de estos dos, empiezan con una estrictamente laboral, luego una camaradería y de ahí evolucionan de forma progresiva, ni lento ni rápido, se conocen a medida que los conocemos nosotros, los lectores. Sin embargo, el libro también tiene cosas negativas. Hubo un intento de misterio/profundidad con dos personajes muy prometedores, lastimosamente se quedó ahí. Los secundarios eran planos y algo estereotipados, no me gustó una actitud de Heather casi al final, no tuvo lógica con la personalidad del personaje. Pese a lo anterior leer fue muy ameno, lo recomiendo.


Me gustó muchísimo este libro, es una lectura fluida que atrapa desde el primer momento. La forma en la que evolucionan los personajes desde el comienzo hasta el final hace que puedas sentir con ellos los cambios. Una vez que lo empece quería llegar al final pero a la vez no quería terminar el libro.


Es Hermoso. Segundo libro de la autora y no va ser el último. Me encanta la sencillez con la que escribe y en particular, en este, como describe los lugares, los personajes,las interacciones. Alice Kellen se gano un lugar en mi corazon literario. La historia es una belleza.


Me ha gustado mucho como describe a los personajes, incluso a los secundarios, y cómo los protagonistas, Heather y Nilak, van entendiéndose poco a poco a pesar de sus traumas pasados y cómo van quitándose su coraza. También me encanta la descripción de los paisajes de Alaska y como se gesta la relación de Heather con Caos, el perro del vecino. Para mí el mensaje final del libro ha sido cómo una una huída de tu realidad a un lugar remoto puede salvarte en un momento de desesperación.


«Porque cuando algo tiene solución y es reversible debería considerarse tan solo un aliciente para superarse a uno mismo, no una razón para tirar la vida por la borda» El día que dejó de nevar en Alaska es un nombre bastante llamativo en un libro y cobra gran significado al terminar de leerlo. Confieso que ya había escuchado hablar sobre Alice Kellen, su escritora, a quien no había dado una oportunidad, hasta ahora y no me arrepiento en lo absoluto. Nos encontramos con una historia Young adult, sencilla pero bastante intensa. La narrativa te conduce por un sendero de empatía con los personajes, especialmente con los protagonistas Heather y Nilak, quienes me encantaron por su forma de ser tan auténtica. Hubo otro personaje que adoré y disfruté en cada momento que participaba de la historia, me refiero a Caos el perrito Huskie, es un amor. La ambientación es hermosa y mágica, se nos describen paisajes preciosos de Alaska, la cual me gustaría visitar algún día por la forma tan bella en que nos la presenta la escritora, percibiendose un ambiente tranquilo y de cierta forma solitario, pero muy especial. Desde un principio la historia te atrapa al mostrar fragmentos del diario de una chica, y a lo largo de la trama, te preguntas una y otra vez de quién se trata o el papel que juega realmente. Es una historia en la que dos personas con situaciones particulares, el destino ha obligado a coincidir en un lugar especial para superar dificultades  y perdonarse, tratando de recuperar aquello que en algún momento de su vida hubiesen perdido. Disfruté muchísimo el libro, la autora tiene una gran facilidad para transmitir sentimientos y sensaciones, hubo momentos de risas, enojo y sobre todo lágrimas, Alice Kellen es muy buena tocando la fibra sensible de las personas. Definitivamente recomiendo la lectura de esta belleza de libro.


Ver más reseñas