Calificar
8,0 64 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis

Cuatro historias que exploran sucesos reales trágicos y cómicos que, hilvanados por el azar, revelan lo impredecible de la naturaleza humana. Un número equivocado está en el origen de este libro. Un hombre lo llamó por teléfono una noche preguntando por la agencia de detectives Pinkerton; el novelista le dijo que se había equivocado. Llamada y respuesta se repitieron la noche siguiente. Y el narrador nato que es Paul Auster se planteó qué habría sucedido si hubiera fingido que, en efecto, él era un detective... Y un equívoco conduce a otro, y sibilinamente se pone en marcha el audaz mecanismo que mueve esta historia, en la que lo irreal va horadando lo real y el novelista ejerce de «cazador de coincidencias», de traductor de las siempre oscuras revelaciones del azar.

Año de publicación:1996

2 reseñas sobre el libro EL CUADERNO ROJO

Imaginemos que el representante de un famoso grupo de rock contrata a una banda 'menor" como teloneros y los muy desagradecidos tocan mejor que las estrellas. La parte melódica del prologo de justo navarro suena tan bien, que deja en pañales la prosa de auster, que por otro lado, de melodia siempre anda justito. ( lo siento por todos aquellos que desean el adn del norteamericano) Lo mejor de este cuaderno de casualidades es el texto inicial de navarro, y esto, es como irte a un restaurante de lujo donde lo mejor es la coca cola. No digo que escriba mal ( lo hace bien y muy clarito) pero en este conjunto de breves relatos, clavito va, clavito clavo, a pablito, le han salido gallos. Los relatos son sucesos reales ocurridos a el, a sus familiares, amigos o conocidos donde la diosa fortuna, el azar, las meigas o en resumen, la casualidad es la verdadera protagonista de estas crónicas, por cierto algunas muy buenas. De facil lectura, el libro no tiene mayor interés que el de anecdotario para aquellos que estamos contentos con nuestro adn, eso si, reconozco que algunas situaciones son cómicas, otras impresionan, se lee rapidito y es ameno. Le doy buena nota, pero por el prologo, o camarero póngame otra cola en lugar de postre o café.


Novela corta de Paul Auster de 1992, es interesante, pero es para fanáticos, ya que es un libro muy pequeño, cuenta un poco el transcurrir de su vida de escritor con un estudio interesante sobre su obra a cargo de Justo Navarro. “En 1978 Paul Auster no era todavía el novelista Paul Auster. En 1978 Paul Auster era poeta y traductor: era pobre, pero quería ser rico. Así que inventó un juego de béisbol con barajas de naipes y durante seis meses fue de oficina en oficina intentando venderlo: nadie compró el misterio de meter en una mesa un estadio, dos equipos, árbitros, una multitud. Escribió una novela de misterio en tres meses: ganó dos mil dólares (ya había escrito con tinta verde un relato de misterio cuando tenía once años). Quiso ser, sin éxito, periodista deportivo. No se despedía nunca de los misterios de una infancia de niño enfermizo que juega bien al béisbol y conoce mejor las consultas de los pediatras: los juegos de mesa, los cuentos de misterio, los cuadernos garabateados, la vida de las estrellas del deporte. Era pobre. Sonó el teléfono porque su padre había muerto. Una herencia cambió la vida de Paul Auster, ha contado que el dinero le ofreció tiempo, protección: el dinero que le dejó su padre le permitió vivir dos o tres años sin preocupaciones. Le permitió escribir. La muerte de mi padre me salvó la vida, no puedo escribir sin pensarlo, ha dicho.”


Más del autor PAUL AUSTER


También se buscó en LITERATURA CONTEMPORÁNEA


Frases de EL CUADERNO ROJO

Escribir es una actividad que parezco necesitar para sobrevivir. Me siento muy mal cuando no lo hago. No es que escribir me produzca un gran placer, pero es mucho peor cuando no lo hago.

Publicado por:

Rafa perez

Terminé el libro hace diez años, y desde entonces me he dedicado a otros proyectos, otras ideas, otros libros. Pero, hace menos de dos meses, descubrí que los libros no se terminan nunca, que es posible que las historias continúen escribiéndose a sí mismas sin autor."

Publicado por:

GuilloHerrera