CLÁSICOS UNIVERSALES

EL CORAZÓN DE LAS TINIEBLAS

JOSEPH CONRAD

Calificar
7,8 269 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis de EL CORAZÓN DE LAS TINIEBLAS

Basada en su experiencia en el Congo, habla de la lucha del hombre contra los elementos naturales. Ha servido y sirve para criticar la amarga historia de un pueblo sometido a los excesos y privilegios de la colonización. El corazón de las tinieblas, publicado en 1902, trasciende la circunstancia histórica y social para convertirse en una exploración de las raíces de lo humano, esas catacumbas del ser donde anida una vocación de irracionalidad destructiva que el progreso y la civilización consiguen atenuar pero nunca erradicar del todo. Quizá la mejor introducción a El corazón de las tinieblas sea el escueto comentario que el propio Conrad hizo tras su viaje al Congo en 1890: Antes del Congo yo era un solo un simple animal. Aquel viaje que sin duda representó para él un descenso a los infiernos, es el que nos cuenta por boca de Marlow, su alter ego, con un relato estremecedor en el que las fueras elementales de la Naturaleza hallan su contrapartida en las fuerzas oscuras y primitivas que actúan en el interior del hombre.

Año de publicación:1899

23 reseñas sobre el libro EL CORAZÓN DE LAS TINIEBLAS

No es una novela fácil, pese a su brevedad. Tampoco es amable. Conrad ficciona un viaje que el mismo realizó por África sin aclararnos que hay de realidad y que de licencia en su obra. La novela es la historia de un viaje por el congo, donde marlow, nuestro protagonista trata de encontrar al jefe de una explicación de marfil. En su camino, el autor nos relata una camara de los horrores difícil de digerir, tanto por el trato de los colonos a los nativos como las condiciones de vida y una brutalidad que conrad no esconde. Dificil, por las reflexiones que nos ofrece el protagonista, aveces complejas de asimilar. Pero ahí redunda la magia del cuento, para bien, en la mayoria del texto y para mal, en pequeños pasajes donde he querido asesinar al autor. La codicia humana y el anticolonialismo por bandera en un relato que como poco, me ha conseguido sorprender.


EL CORAZON DE LAS TINIEBLAS Imagina que te despiertas en plena madrugada con una llamada, y te informan que tienes que hacerte cargo de una expedición que va directamente hacia África. Así comienza esta obra con una prosa poética, que cuenta el relato del viaje del Capitán Marlow hacia el Congo, en una embarcación a vapor en malas condiciones a través del Rio Támesis, un lugar recóndito en constante asedios y bajo el dominio colonial belga, quienes son los encargados de todo el comercio en esa zona. Al arribar a esta difícil zona Marlow enviado por el Imperio Británico, realiza un acercamiento al jefe del comercio, el señor Kurtz, un hombre bastante respetado y venerado por los locales, pero al borde de la locura luego de haber permanecido tanto tiempo en la región, prácticamente recluido por los nativos. El autor Joseph Conrad describe de una manera detallada, un escenario gráfico perfecto en sus líneas, sobre todo al llegar a África infestada de una verde vegetación, maleza, el rio, y la hostilidad de sus aldeanos, adentrando al lector a un mundo espeso cargado de una niebla constante, un pesar, no como una metáfora de la naturaleza ni del saqueo atroz que se encuentre en el continente africano, sino una contundente denuncia contra el colonialismo británico. En lo personal, puedo decir que he logrado disfrutar algunos momentos esta obra, pero tenía alta expectativa, quedé esperando más sobre la misma teniendo en cuenta, que es considerada como uno de los grandes relatos de la literatura anglosajona, y uno de los principales a nivel mundial. Muy buena historia para los amantes de la aventura.


Joseph Conrad . Polaco de nacimiento, pero , aunque suene trillado ciudadano del mundo o Marinero de siete mares, nacionalizado inglés, lo que le permitió viajar por todo el mundo, Viajar a Africa, particularmente al Congo lo marco, y, aunque no es absolutamente autobiográfico si que expone toda la miseria de la que se vio rodeado en el infierno que para él significó partiendo de un relato entre marineros, al calor de la hoguera, se cuenta la historia en boca de Marlow, quien poco a poco va desgranando el terrible viaje al Corazon de Africa, de la degradación impuesta por el colonialismo y del alma humana,.un viaje lleno de experiencias negativas de dificultades, enfermedad y en el epicentro, un colonialista, extractor de Marfil , Kurtz, que se ha erigido como un Ícono, un Dios maligno, que ha dominado a tribus enteras que solo viven para satisfacerloEnfermo y denigrado ( ambos ) deben enfrentar el regreso, La escritura de Conrad vuelve mas cargada, pesada y ominosa la atmósfera de la novela, de la condición humana, de la oscuridad del alma. En labios del perturbado Kurtz. “ El horror “ Llevada magistralmente al cine, Ford Coppola retrata perfectamente lo ominoso de esta novela aunque la traslada en el tiempo y la distancia asociándola a la guerra de Vietnam, con una excelente interpretación de Kurtz por parte de Marlon Brando y una buena pero tibia aparición de Martin Sheen como Benjamin Willard ( Marlow ) y un sorprendentemente diferente final recordé obras similares, “ Viaje al fin de la noche “ y obvio “ Pandora en el Congo “ ,


Un cuento largo y, como dijo Borges, de lo más intenso que se ha escrito. Todo el cuento transmite intensidad, magia, misterio. Cado palabra, cada oración, elegida cuidadosamente.


Sabía que Francis Ford copola se había basado en este libro para hacer la película apocalipsy now, y mientras lo leía me venían imágenes de la película, aunque la novela no tiene nada que ver con vietnam. Interesante novela corta que merece la pena leerla despacio, masticando cada frase, cada diálogo, aunque también reconozco que un poco farragosa. Aun así merece la pena.


EL CORAZÓN DE LAS TINIEBLAS (Joseph Conrad / 1857 – 1924): Una novela corta de uno de los grandes de la literatura del mar, inicialmente publicada por entregas en la revista Blackwood en 1899 y más tarde como libro en 1902. La historia se construye sobre la fabulación del viaje que hiciera el propio Conrad al Congo en 1889, es narrada por el marino Charlie Marlow, quien expone a su compañeros de navío su aventura en el país africano en busca de Kurtz, un traficante de marfil; experiencia que sirve de argumento al autor para explorar el interior del alma humana y encontrarse con la corrupción natural del hombre, la locura del poder y el eterno conflicto entre el bien y el mal. Queda de relieve la crítica moral frente a la explotación colonial europea en el Congo, donde los nativos son tratados como animales incapaces de cualquier racionalidad o de alguna expresión de cultura, crítica que Conrad hace posible gracias a una excelente definición psicológica de los personajes y a la atmósfera sombría y pesimista que le confiere en el relato al ambiente que los rodea. --- Otra novela que nos deja pensando en la oscura naturaleza del ser humano y en la endeble firmeza de la civilización occidental, teniendo en cuenta que para la época de la obra, los europeos y en particular los británicos, eran considerados como la cultura social y moralmente superior, pese a lo cual agotaron los más atroces crímenes contra la humanidad sobre el pueblo africano. --- Recomiendo la lectura, ya que atrocidades similares y quizá peores ocurren en Colombia, en estos precisos momentos, de la mano tenebrosa de los actores del conflicto armado (de uno y otro bando) contra la población civil, contra los grupos étnicos indígenas y negros, e inclusive ocurren en los sitios de la patria donde se explota miserablemente a miles de personas para el aprovechamiento ilegal e irracional de muchos recursos naturales.


Este relato te atrapa desde el principio. Te sumerge en las aguas del Támesis y el río Congo en la búsqueda de Kurz. Lo que más me sorprendió fue sus juegos de luces y descripciones de la selva...Un auténtico viaje al interior de uno mismo


Una novela corta de uno de los grandes de la literatura del mar, inicialmente publicada por entregas en la revista Blackwood en 1899 y más tarde como libro en 1902. La historia se construye sobre la fabulación del viaje que hiciera el propio Conrad al Congo en 1889, es narrada por el marino Charlie Marlow, quien expone a sus compañeros de navío su aventura en el país africano en busca de Kurtz, un traficante de marfil; experiencia que sirve de argumento al autor para explorar el interior del alma humana y encontrarse con la corrupción natural del hombre, la locura del poder y el eterno conflicto entre el bien y el mal. Queda de relieve la crítica moral frente a la explotación colonial europea en el Congo, donde los nativos son tratados como animales incapaces de cualquier racionalidad o de alguna expresión cultural, crítica que Conrad hace posible gracias a una excelente definición psicológica de los personajes y a la atmósfera sombría y pesimista que le confiere en el relato al ambiente que los rodea. Otra novela que nos deja pensando en la oscura naturaleza del ser humano y en la endeble firmeza de la civilización occidental, teniendo en cuenta que, para la época de la obra, los europeos y en particular los británicos, eran considerados como la cultura social y moralmente superior, pese a lo cual agotaron los más atroces crímenes contra la humanidad con el pueblo africano. Recomiendo la lectura, ya que atrocidades similares y quizá peores ocurren en Colombia, en estos precisos momentos, de la mano tenebrosa de los actores del conflicto armado (de uno y otro bando, que todavía persisten) contra la población civil, contra los grupos étnicos indígenas y negros, e inclusive ocurren en los sitios de la patria donde se explota miserablemente el recurso humano para el aprovechamiento ilegal e irracional de muchas riquezas naturales.


Ver más reseñas

Más libros del autor JOSEPH CONRAD


También se buscó en CLÁSICOS UNIVERSALES


Frases del libro EL CORAZÓN DE LAS TINIEBLAS

La creencia en una fuente sobrenatural del mal no es necesaria, el hombre por si mismo es capaz de cualquier maldad."

Publicado por:

Monte.

Indudablemente es más fácil enfrentarse con la desgracia, con el deshonor, con la perdición del alma que con el hambre prolongada.

Publicado por:

CaloT

La creencia en una fuente sobrenatural del mal no es necesaria; el hombre por sí mismo es muy capaz de cualquier maldad

Publicado por:

Edd62

La costa frente a mí era casi informe, como si estuviera en proceso de creación, una visión de completa monotonía

Publicado por:

Edd62

Me acordé de lo que había dicho el viejo médico: ‘A la ciencia le interesa observar los cambios mentales que se producen en los individuos en ese sitio’. Sentí que me convertía en algo científicamente interesante

Publicado por:

Edd62

Remontar el río era como regresar a los inicios del mundo, a un tiempo en el que las plantas cubrían por completo la tierra y los árboles grandes se convertían en reyes

Publicado por:

Edd62

El mar nunca ha sido amigo del hombre, cuando mucho ha sido cómplice de la inquietud humana

Publicado por:

Edd62

Morían lentamente… eso estaba claro. No eran enemigos, no eran criminales, no eran nada terrenal, solo sombras negras de enfermedad y hambre, que yacían confusamente en la tiniebla verdosa

Publicado por:

Edd62

De pronto su aspecto se volvió lúgubre. Su cara parecía un cielo de otoño, ensombrecido un momento, para despejarse al siguiente.

Publicado por:

Manuel CABEZAS VELASCO

Arrancarme de la lectura, les dijo, fue como separarme del refugio de una vieja y sólida amistad.

Publicado por:

Nines65

La conquista de la tierra, que en esencia consiste en arrebatársela a quienes tienen una piel distinta o la nariz un poco mas chata que la nuestra, no es un hecho agradable cuando se examina con atención. ( Marlow)

Publicado por:

Gonzalo Martin

“Antes de llegar a ninguna conclusión tuve la intuición de que mi silencio o mis palabras, es más, que todas mis acciones serían igualmente inútiles”

Publicado por:

Francisco F.

La corriente fluye y refluye en su constante servicio, colmada de la memoria de hombres y de barcos que han regresado al reposo del hogar o partido hacia las batallas del océano.

Publicado por:

Nines65

El viejo río fluía a la caída del día en todo su cauce, después de siglos de servicios prestados a la raza que poblaba sus márgenes, en la tranquila dignidad de un curso de agua que lleva a los confines de la Tierra.

Publicado por:

Nines65

¿Principios? Los principios no son suficientes. Son solo vestidos, trapos que vuelan a la primera sacudida.

Publicado por:

Nines65