Calificar:

8,1

167 votos

Sinopsis de EL CASTILLO

El castillo relata la historia del agrimensor K, que acude a la llamada de un pueblo adscrito a un castillo para que realice trabajos profesionales. Para ello, abandona su patria, su trabajo y su familia. Pero cuando llega allí le hacen saber que no hace ninguna falta, se siente marginado por la comunidad desde el primer momento y comienza una lucha a ciegas para conseguir una entrevista con la administración, pero encontrará que se le cierran todas las puertas.

13 reseñas sobre el libro EL CASTILLO

Un agrimensor llega a un pueblo porque fue contratado desde el Castillo para ejercer su profesión. Desde que llega es rechazado por el pueblo: la típica falta de conocimiento del código del lugar, pero llevada al paroxismo. Por otro lado, intenta comunicarse con el Castillo, pero un enorme, absurdo y burocrático aparato administrativo se lo impide. Y en este punto Kafka hace su magia: el protagonista, cuánto más rechazado es, más se obstina en pertenecer, cuánto más inaccesible se hace su nombramiento más se empeña en conseguirlo y todo lo hace con absoluta normalidad, con angustia, pero como si esa realidad insostenible fuera una carga incuestionable. Los diálogos de todos los personajes muchas veces parecen sordos: largos monólogos de autojustificación, de extensas interpretaciones personales y enroscados planes para conseguir ese contacto con "los señores" que nunca llega. Planes que-todos terminan diciendo lo mismo- "tal vez, en realidad, lo más probable...no sirva para nada". Y uno se pregunta ¿Qué sentido tiene todo esto? Y ahí el horror se hace realidad, porque, al levantar la vista del libro, caemos en la cuenta de que hemos llegado a la gran pregunta de la humanidad. ¿Que sentido tiene todo esto? ¿Nos tratará de mostrar Kafka de lo que somos capaces con tal de no enfrentarnos al vacío de sentido? Una vez más, Kafka nos pone frente a un espejo en el que no nos quisiéramos mirar... Mejor inventar mil excusas y diligencias dilatorias que nos llenen los días de ocupaciones vanas y los bolsillos de esperanzas...


El Castillo es una excelente obra de Kafka. En su papel de K el agrimensor que llega a la aldea para trabajar en el castillo, hace una clara descripción de la sociedad. Ubicando las falencias del sistema burocrático en el seno de la trama. Por otra parte, marca la propia reivindicación, el progreso y su afán de superarse día a día.


Das schloß (1926) «El castillo» es una novela inacabadamente extraña, Kafka comenzó a escribirla en enero de 1922 y el 11 septiembre de ese mismo año, escribió a un amigo una carta en la cual declaró que renunciaba al libro y que nunca volvería a él. De hecho, el libro termina con una oración inconclusa. Esta novela fue completamente editada por Max Brod: cuenta con 25 capítulos, no todos con título, y 42 variantes de diferentes escenas. El material es abundante, Kafka se desparrama en larguísimos párrafos con abundante información la cual se nota que está en estado bruto y que necesita ser recortada, reescrita, replanteada. Este material envolvente tiene como resultado una novela laberíntica y polivalente: retrato de la burocracia del imperio austrohúngaro, de los amores contradictorios, de un poder invisible e inasible (el misterioso castillo como símbolo de ese inextricable y oscuro poder), la compleja estratificación social y sus consecuentes, y complejas relaciones, entre otros temas y sub temas que se pueden hallar en la novela. La figura del personaje «K» como el extraño, extraviado, conflictivo y desarraigado agrimensor que de pronto llega a una extraño pueblo, dominado por «El castillo», plagado de seres inquietantes, en el cual intenta echar raíces y su lucha por el trabajo, el amor y su consecuente arraigo, nos puede dar una radiografía del sentimiento de extrañeza del propio Kafka hacia su realidad y destino. La novela está plagada de larguísimos párrafos, verdaderas mareas de palabras, llenas de filosa ironía que en determinados momentos me hacen recordar a un Roberto Bolaño. En muchos sentidos, muchos escritores posteriores a Franz Kafka son sus herederos, sus vástagos no reconocidos, sus hijos putativos queriéndolo o no.


Como todos los escritos de Kafka está obra se encuentra llena de simbolismos. Su tema central es la burocracia, pero Kafka no se detiene en una critica hacia su lenta ineptitud, no, Kafka no para allí. La burocracia de la que Kafka nos está hablando no solo está representada por el castillo (Estado), es una burocracia que se exterioriza y alcanza a cada ser que la circunda en un laberinto de seres alienados de los que K. no es más que un juguete. Vaya distopía aterradora.


Notable critica a la burocracia y al sistema. Me sentí identificado con el protagonista por la enorme burocracia que existe en mi país dejando a "El Castillo" en una diminuta parodia de la realidad. Tengo que confesar que me costó terminarlo, de momentos me pareció muy denso. No por ello deja de ser un libro notable, quizás no lo agarré en el momento oportuno para leer a Kafka. Además ni el propio Kafka llegó a terminar de escribirlo, no creo que sienta mal en el mas allá porque uno de sus lectores casi lo abandona.


Clásica historia Kafkiana llena de surrealismo, después de La Metamorfosis lo mejor que he leído de este escritor.


"El castillo" juega en todo momento con la psique de los personajes y con el lector; contribuyendo de ese modo en los acontecimientos y provocando un auténtico debate de reflexiones, teorías y puntos de vista en torno al complejo, dominante e inquisitivo sistema burocrático del que Kafka hace gala en esta novela. (RECOMENDABLE) ★★★★ Más reseñas en: ladimensionamarilla.blogspot.com


Es una novela filosófica, inconclusa y publicada póstumamente, que su autor no quería publicarla. Es la cúspide literaria del escritor y los temas que toca estanrelacionadas con la sociedad, la moral y la ética. Es absorbente y desconcertante. Como es una obra tan compleja cada lector analizará la misma desde su propio punto de vista y propondrá una interpretación como la que voy dar. La trama nos habla del Castillo, que es la máxima autoridad y representa a una burocracia ciega y totalitaria, insensible, que domina con mano de hierro al pueblo, que obstenta el poder y el control de una región y por ningun motivo permiten jamás que el pueblo en su conjunto se acerque a ellos para ser escuchado. Si bien es cierto que la novela se llama el Castillo, la trama se desarrolla en dos espacios muy pequeños y cerrados, estamos hablando de dos posadas, donde la historia va ha transcurrir y desde donde "K" tendrá que luchar contra la burocracia, allí se deprime, se harta y se da cuenta que pese a ser contratado nunca verá a los dueños. Es una novela densa y por momentos pesada, pero que tiene un gran fondo, un gran objetivo, una gran enseñanza, que es el de que nosotros también debemos reaccionar contra la burocracia y las autoridades.


MÁS LIBROS DEL AUTOR FRANZ KAFKA


TAMBIÉN SE BUSCÓ EN CLÁSICOS UNIVERSALES