Sinopsis de EL CAMINO

Novela realista nos enseña que nunca sabemos lo que tenemos hasta que se nos ha escapado. Daniel el Mochuelo intuye a sus once años que su camino está en la aldea, junto a sus amigos, sus gentes y sus pájaros. Pero su padre quiere que vaya a la ciudad a estudiar el Bachillerato. A lo largo de la noche que precede a la partida, Daniel, insomne, con un nudo en la garganta, evocará sus correrías con sus amigos —Roque el Moñigo y Germán el Tiñoso— a través de los campos descubriendo el cielo y la tierra, y revivirá las andanzas de la gente sencilla de la aldea. La simpatía humana con que esa mirada infantil nos introduce en el pueblo, haciéndonos conocer toda una impresionante galería de tipos y la fuerza con que a través de rasgos frecuentemente caricaturescos se nos presentan siempre netos y vivos es uno de los mayores aciertos de esta novela.

32 reseñas sobre el libro EL CAMINO

Relectura de una excelente novela de Delibes que transcurre en la España de postguerra y que pasa de puntillas por el sufrimiento y situación política de la época gracias a la pluma del escritor y la pertinente censura. Daniel, un niño de once años, apodado ¨el Mochuelo¨, recuerda la noche antes de marchar a la ciudad para estudiar y convertirse en ¨un hombre de provecho¨, sus andanzas y peripecias en el pueblo que le vio nacer, las aventuras con sus amigos y sus relaciones con sus padres y vecinos. La vida en el pueblo vista a través de los ojos de un niño con toda su ternura e inocencia, un niño que poco a poco va entrando en el mundo adulto. A veces las lecciones de vida que recibirá no serán las más dulces. En ocasiones le tocará aprender con tragos muy amargos. Delibes la concluyó justo en su punto álgido y cada vez que la releo no dejo de preguntarme ¿que fue del Mochuelo?, ¿y del Moñigo? ¿Qué pasó con las Lepóridas, con Uca-Uca o con don José? En unos años todos iguales...polvo de estrellas… Una novela hermosa que te atrapa y se lee en un suspiro.


Se puede decir que con esta extraordinaria novela empezó todo, curiosamente fue una lectura obligada por un profesor que me marcó como amante de los libros, a partir de este libro quise leer historias como las que vivían Daniel, Roque y Germán, el resto es historia de un lector compulsivo, puedo pasar un día sin comer, pero no creo que nunca pueda estar un día sin leer.


Como en casi todas las novelas de Delibes, en esta se oye el trino de los pájaros; se perciben todos los olores que exhala la Naturaleza, sean agradables o no, sean suaves o agresivos; se exhiben todos lo colores que nos regala el ámbito rural. Sus personajes respiran, sus corazones laten, aman y son amados, son valientes o sienten un insufrible temor mientras pululan de un lado a otro de sus hermosas páginas. En definitiva: ¡Son humanos! El Camino, es un canto a la infancia, a la amistad que en ella nace para no morir nunca o al menos dejar un indeleble reguero de recuerdos. Es una loa al esforzado y condescendiente ejercicio de los deberes paternos que nos impele al progreso, a alejar a sus hijos de las penurias e insuficiencias que los ha marcado de por vida constriñéndolos a un sufrimiento de cambiante intensidad. ¿Quién no guarda en un rincón de su memoria el roce de unos labios maternales o paternales rebosantes de amor y ternura? ¿Quién no ha sentido en su infancia el dolor de un amor inalcanzable, intangible, soñado, imposible? Mientras otro amor, a veces insospechado, aguarda en la cercanía, agazapado como un asustadizo cachorrillo. Todo esto late en el corazón de El Camino. Delibes, como todo gran escritor o escritora, pervive en su obra. Ahí radica la inmortalidad de los hombres y mujeres que plasman en hojas que un día fueron blancas, vacías y alguien llena de vida sempiterna.


Un libro que hay que leer al menos dos veces, y dejando en medio un intervalo de veinte años. Para comprender desde la infancia y para comprender desde el recuerdo de la misma. La vitalidad de la novela está en unos personajes abolutamente reales, que nos traen una España que casi hemos olvidado. Magnífico Delibes.


De este autor había leído otro muy buen libro que se llama "Señora de rojo sobre fondo gris" del que tengo reseña, pero este me sorprendió porque es una novela diferente, probablemente por que la primera fue escrito 40 años después que esta novela que se publica en el año 50. Este libro es un ejemplo de cómo una historia local se vuelve universal. Parte de un punto exacto, con una geografía específica, pero que igual habla de la infancia y el omento preciso donde uno entiende que ya no puede volver atrás. Y eso es un tema universal. (lista 2021 Abril: leyendo clásico)


Una historia sencilla en un entorno rural contada por nuestro gran Miguel Delibes logra una obra espectacular,capaz de emocionarte de una forma tan entrañable que muy pocos pueden lograr. Pronto me volveré a encontrar en el camino de nuevo.


Lo leí cuando estaba en el instituto ( para entonces ya era una apasionada de los libros) y personalmente me resultó algo aburrido. Quizá era demasiado joven para poder apreciarlo. A pesar de ello hay que resaltar que Miguel Delibes era un gran escritor.


Para mi una obra maestra. El libro con el que mas veces me he deleitado y en cada nueva lectura...nuevas cosas por descubrir.


MÁS LIBROS DEL AUTOR MIGUEL DELIBES


TAMBIÉN SE BUSCÓ EN LITERATURA CONTEMPORÁNEA


LA HIJA DEL ESTE

CLARA USON

Calificación General: 8,7Por leer

RELATOS I

JOHN CHEEVER

Calificación General: 9,4Por leer

FRASES DEL LIBRO EL CAMINO

-¿Es escrupulosa la Sara? dijo el Tiñoso. - Qué va, si le cae una mosca en la leche se ríe y le dice: prepárate que vas de viaje, y se la bebe con la leche como si nada. -¿ Entonces? - La mosca ya no vuelve a darle guerra, es cosa de un momento. Casarse es diferente.


Publicado porMonteAquino

Cuando la vida le agarra a uno,sobra todo poder de decisión.


Publicado porbrownchoco

La prepotencia, aquí, la determinaba el bíceps y no la inteligencia, ni las habilidades, ni la voluntad. Después de todo, ello era una cosa razonable, pertinente y lógica.


Publicado porEl lector utópico

Tumbados boca arriba en la pradera, vieron pasar por encima un enorme pájaro. -¡Mirad! Seguramente será la cigüeña que espera la maestra de La Cullera. Va en esa dirección. - No es una cigüeña; es una grulla. -¿ Qué demonios de cigüeña espera la maestra? ¿Así andáis todavía?


Publicado porMonteAquino

Las apodaban las Cacas , porque se llamaban Catalina, Carmen, Camila, Caridad y Casilda y el padre había sido tartamudo.


Publicado porMonteAquino

La gente enseguida arremete contra los niños, aunque muchas veces el enojo de los hombres proviene de su natural irritable y suspicaz y no de las travesuras de aquéllos


Publicado porLilix