Calificar
6,4 7 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis

No hay información disponible.

Año de publicación:2016

3 reseñas sobre el libro EL ARTE DE MATAR DRAGONES

No es un libro de fácil lectura. Ambientada en la etapa de la posguerra, visualizamos lo más gris y perverso de ella. Todavía son frecuentes los arrestos sin explicación, las desapariciones sin excusas, el frio y sobre todo el hambre. Si se espera una novela negra sin más, está no lo es, tiene mas capas que una cebolla. Por un lado el protagonista, que es cualquier cosa menos un héroe y cuesta empatizar con él, pero también es difícil odiarle, ya que no deja de ser una víctima de las circunstancias. Aparece el mito de la doncella, el caballero y el dragón. Pero la doncella, es una puta, el caballero un asesino y el dragón, ¿quién es el dragón? ¿Dónde acaba el dragón y empieza el caballero? ¿O viceversa? Repito, nadie es quien parece ser y eso, exactamente, es la gracia de la novela, que me ha gustado y que recomiendo, aunque al menos a mí, me costó encontrarle el punto.


Una novela de aventuras, genuina, que te va atrapando hasta el final. Enmarcada en la inmediata postguerra española, donde el elenco de personajes malvados es variado, desde el que sólo mira por sí mismo al que maneja los hilos y decide sobre la vida y la muerte del resto. Todo ello descrito desde un lenguaje preciso y manejado con gran habilidad. El protagonista, como cualquier héroe que se precie, tiene un pecado secreto que no le deja vivir y que debe purgar, y lo hace buscando la verdad para recuperar el honor y conseguir la princesa. Lástima que la época de los caballeros andantes haya pasado hace ya tanto tiempo.


A mi me ha parecido pasable. Entiendo que una segunda lectura puede que me centre más la acción pero yo no le voy a dar esa oportunidad.


También se buscó en TERROR, POLICIAL Y SUSPENSO


Frases de EL ARTE DE MATAR DRAGONES

Apenas dormía, acosado por las pesadillas, y apenas estaba despierto, asomado a la tristeza de los patios interiores de su vida

Publicado por:

Jesskeyring

... ser culpable o inocente era solo un estado de probabilidad, cualquiera de aquellos condenados podía ser su verdugo: solo la indefensión los redimía.

Publicado por:

Jesskeyring

Arturo sintió el odio del momento, si irracionalidad, y pensó que todo aquel manantial de rencor podia ser más hondo, de sangres ancestrales y afrenta olvidadas, de antepasados que se saltaban los cráneos por un jirón de carne

Publicado por:

Jesskeyring

Se ha fijado en que hay obras que no se dejan mirar desde fuera? Te obligan a entrar en ellas, no te permiten quedarte en el exterior

Publicado por:

Jesskeyring

Es decir, es como si nuestro autor anónimo estuviera conduciendo un Ford cien años antes de que se inventara la bicicleta

Publicado por:

Jesskeyring

Al caballero (...) le habían encontrado una nueva dimensión. Su verdadera grandeza no estaba ya en su fuerza ni en su nobleza, sino en esa voluntad de aventura, es decir, en el ansia del Héroe por transformar la realidad a su imagen y semejanza

Publicado por:

Jesskeyring