1. ALIBRATE
  2. LITERATURA CONTEMPORÁNEA
  3. EL ALBERGUE DE LAS MUJERES TRISTES

LITERATURA CONTEMPORÁNEA

EL ALBERGUE DE LAS MUJERES TRISTES

MARCELA SERRANO

Calificar:

8,0

95 votos

Sinopsis de EL ALBERGUE DE LAS MUJERES TRISTES

Una radiografía del amor y el desamor, habla por las mujeres y los hombres de hoy, en una búsqueda de relaciones más genuinas y felices. Floreana, historiadora joven, más bien retraída, llega a un albergue sui generis en la isla de Chiloé. Allí, en medio de los paisajes del sur profundo chileno, acuden mujeres diversas para curar las heridas de un dolor común: el desamor de los hombres. Si bien la incapacidad afectiva masculina parece ser, para ellas, la clave del desencuentro, la autora da voz -por primera vez- a un punto de vista masculino: el médico del pueblo, un santiaguino autoexiliado en la isla, que arrastra sus propias heridas. Ambivalentes, reprimidos en el sexo, vacilantes en el compromiso amoroso, los hombres sienten miedo frente a la autonomía que las mujeres han ganado. Mientras tanto, en ellas crece la insatisfacción, el «mal femenino» de este fin de siglo. Floreana, historiadora joven, más bien retraída, llega a un albergue sui generis en la isla de Chiloé. Allí, en medio de los paisajes del sur profundo chileno, acuden mujeres diversas para curar las heridas de un dolor común: el desamor de los hombres. Si bien la incapacidad afectiva masculina parece ser, para ellas, la clave del desencuentro, la autora da voz -por primera vez- a un punto de vista masculino: el médico del pueblo, un santiaguino autoexiliado en la isla, que arrastra sus propias heridas. Ambivalentes, reprimidos en el sexo, vacilantes en el compromiso amoroso, los hombres sienten miedo frente a la autonomía que las mujeres han ganado. Mientras tanto, en ellas crece la insatisfacción, el «mal femenino» de este fin de siglo.

13 reseñas sobre el libro EL ALBERGUE DE LAS MUJERES TRISTES

julia1955 Floreana, una historiadora joven, llega a un albergue muy peculiar, situado en la isla de Chiloé. Allí las mujeres se recuperan de sus heridas de amor. Tb aparece un personaje masculino, el médico del pueblo, que ha huido de Santiago, herido tb de amor. Es una novela intimista y muy positiva.


Creo que la disfruté más la primera vez que la leí. Guardaba un bonito recuerdo de "El albergue de las mujeres tristes". Es entretenida, aborda muchas temáticas sobre los conflictos de las mujeres en el último cuarto de siglo. El problema es que sentí esta vez que estaba llena de clichés y eso me molestó un poco. Bueno, se va al último lugar de los libros de esta autora que en "La llorona", "Diez mujeres" y "Nosotras que nos queremos tanto", hace un mejor trabajo. Lo mejor: la Oda a Chiloé que me dejó una nostalgia por mis años viviendo en el sur.


🌞 Hola comunidad lectora 🌞 . Hoy les traigo la reseña de otro libro de Marcela Serrano 🤩 "El albergue de las mujeres tristes" es el primer libro donde la autora deja que también hable un hombre desde el punto de vista masculino. El albergue es un lugar a donde acuden mujeres a curarse de la tristeza que tienen por saberse o sentirse solas. Tienen 3 meses para desahogarse y plantearse preguntas como: ¿Qué te hace sentir triste? ¿Has tocado fondo sumida/sumido en una profunda tristeza ya sea en el amor o en el desamor? ¿Qué será peor: estar sola o solo y por ende sentirse triste, o estar triste, porque vives con tu pareja? Básicamente es un libro que habla sobre la depresión y la soledad de nuestros días, a pesar de haber sido escrito hace 20 años, las mismas incógnitas siguen siendo parte de la vida de muchas mujeres. La depresión no respeta edad, ni género, ni condición social, nacionalidad o profesión. Un día llega, se instala y no hay poder humano ni receta del más eficaz de los curanderos que la haga salir de nuestros poros. ¿Y qué pasa con los hombres? ¿Serán ellos los responsables de la tristeza de las mujeres? ¿Cuál es el precio que pagan las mujeres por ser independientes, o triunfadoras profesionalmente o simplemente por externar lo que piensan y sienten? Un libro para reflexionar y para aprender a valorar también esa sensación... ¿Y si viéramos en la soledad en lugar de algo negativo, una oportunidad de crecimiento personal, nos seguiríamos sintiendo tristes?


La autora describe muy bien el mundo femenino en todas sus novelas y ésta no iba a ser una excepción. Sin embargo, el argumento esta vez nos lleva a adentrarnos en la ambivalencia de sentimientos que se genera en la lucha de sexos en el mundo actual. Los roles están cambiando y nadie sabe muy bien qué es lo que quiere y cuál es su sitio. Esto genera un desconcierto y una insatisfacción profunda tanto en hombres como en mujeres, que lleva a la desconfianza mutua y a grandes vacilaciones a la hora de establecer una relación. La novela desarrolla esa lucha de sentimientos entre la atracción y el rechazo que sienten simultáneamente los protagonistas entre sí, envuelta en un halo de melancolía, indecisión y desesperanza.


Un libro donde conoceremos la historia de diversas mujeres que acuden a un albergue en la isla de Chiloé con el mismo motivo, curar el dolor que deja el desamor. Es un libro con frases bellísimas, con historias que te harán llorar, otras que te harán enojar. Me atrapó mucho desde el primer momento, no es un libro rápido, hay que saborearlo; leerlo poco a poco. Se abordan las perspectivas sobre el amor desde el punto de vista femenino y masculino; esto me gustó de la historia, que se toma en cuenta a ambos sexos a la hora de hablar del desamor y el dolor.


El amor se ha vuelto un objeto esquivo. Así comienza su relato Floreana, la protagonista de esta novela de 323 páginas. Historiadora de profesión, desahuciada por el amor de El Académico y con el corazón desgarrado a causa del dolor por la pérdida de una de sus hermanas, acudirá a Elena, la dueña de un albergue en la isla de Chiloé, con la necesidad de encontrar respuestas, de entender el mundo del que forma parte, pero sobre todo con la necesidad de entenderse a sí misma. Pero este no es cualquier albergue. Allí, en medio de los paisajes del sur profundo, acuden mujeres de todo tipo durante una temporada; un refugio con mujeres tristes, que desean curar las heridas de un dolor comun: el desamor de los hombres. Claro que detrás del mal del desamor existen otros motivos aún más profundos; son mujeres que han perdido el sentido de la vida, que nunca han encontrado su identidad y que desean apoyarse mutuamente, porque los espacios de mujeres y para mujeres son sanadores. Estructurada en tres partes, El albergue profundiza en las mujeres tristes y las causas de su insatisfacción, y reflexiona sobre las diferencias de los géneros. Es de una narrativa lírica e intimista, cuyos aparentes toques de “novela rosa” son, en realidad, una acerada crítica contra el género. A mi juicio, es una muy oportuna radiografía de los puntos de desencuentro entre los hombres y las mujeres, entre las personas al fin y al cabo. Es una novela en la que se evalúa el papel de la mujer contemporánea, representadas en estas mujeres vitalmente tristes, que acuden a encontrar refugio entre las de su género, lastimadas por sus circunstancias vitales, intentando librarse del dolor que supone no sentirse queridas ni valoradas por una sociedad que penaliza sus intentos de empoderamiento. Pero hay algo que es más común en estas mujeres que el mal del desamor de los hombres y es la falta de amor propio. Mujeres, todas independientes, que sin embargo se sienten cercadas por la soledad y rechazadas por sus pares. Porque la realidad es que muchos hombres se sienten atemorizados, amenazados ante los intentos de autonomía de las mujeres, hombres como Flavián, el médico del pueblo donde se ubica el albergue, hombres que arrastran sus propias heridas… Finalmente, como conciliarlos sin caer en la trampa del amor romántico y la idealización del matrimonio y la maternidad? ¿Es posible hallar puntos de encuentro que satisfagan a ambas partes por igual? Marcela Serrano señala, avanza el siglo helando a sus habitantes. Cada día todos dicen menos, sienten menos, aman menos. Aunque los ejes de la novela son la tristeza, la soledad y el desamor, también es importante la búsqueda de identidad y de la “patria”. Al término de la primera parte Floreana, al advertir que la patria no es el territorio, se pregunta desesperada, donde, donde está la patria? Me impactó de sobremanera como en la primera parte de la novela se reflexiona sobre mujeres y hombres desde la mitología selknam, y como luego esto es enlazada con la memoria, el olvido y la patria. La novela desarrolla esa lucha constante de géneros, de liderar con la atracción y el rechazo que sienten simultáneamente los protagonistas entre sí, pero es una narración envuelta en un halo de melancolía, indecisión y desesperanza. Es una novela feminista? Yo creo que si. Habla desde el respeto hacia las mujeres, pero también desde la crítica. Se debe comprender el contexto, de todas maneras. 1997. Al principio del libro, me pareció que la concepción del padecimiento de las mujeres (el desamor de los hombres) era una mirada muy patriarcal, básica e insuficiente. Me enojé y me frustré. Pero a medida avanza la historia y vamos descifrando los motivos de Floreana, Marcela Serrano en el fondo nos dice que una mujer puede estar triste aparentemente por muchas razones, pero en el fondo sólo hay una causa verdadera que puede afligirla al grado de llegar al lugar más recóndito del mundo: ha tomado conciencia de que su condición de mujer la condena a ignorarse a sí misma como persona, porque su “femineidad” la obliga siempre a vivir para los otros y sólo de esta manera se le permite definirse como ser humano. El amor, la familia, el trabajo y todas las actividades que llegare a realizar, en todo momento estarán signadas por su sexo.


44. El albergue de las mujeres tristes de Marcela Serrano (10 de diciembre) Inicio comentando que este libro fue lectura conjunta en el círculo de lectura para mujeres Nuestra tienda roja; sin embargo, admito que no fue de mi agrado y a continuación les contaré un poco acerca de las razones por las que no me gustó. Cuando ese libro salió seleccionado me llamó mucho la atención el título porque me imaginaba que iba a poder leer una historia de mujeres que comparten saberes, experiencias, emociones, algo como lo que ocurre en Nuestra tienda roja, pero no resultó ser del todo como lo esperaba. No hay duda de que la narración es muy buena, las descripciones son bellas pero la historia, que pensé que se centraría en las mujeres resulta que se centra en los hombres y en una historia de amor de esas cliché que promueven la idea del amor romántico. Tal vez la idea era precisamente fomentar esa reflexión en relación a los testimonios, pero yo me quedo con la sensación de disgusto, no es una lectura que haya disfrutado. Hay personajes muy interesantes como Pedro, Toña, Angelita que me hubiera encantado que tengan más peso en la historia porque sus discursos y acciones son muy interesantes. La idea de un albergue de mujeres se me hace genial, un lugar lejos del ruido citadino al que se puede llegar para sanar la tristeza es muy algo muy hermoso, un buen recurso para una buena historia, lamento que esta no me haya parecido así.


Otro libro entretenido, light, para leer en el verano.


MÁS LIBROS DEL AUTOR MARCELA SERRANO


TAMBIÉN SE BUSCÓ EN LITERATURA CONTEMPORÁNEA


LA HIJA DEL ESTE

CLARA USON

Calificación General: 8,6Por leer

RELATOS I

JOHN CHEEVER

Calificación General: 9,1Por leer

FRASES DEL LIBRO EL ALBERGUE DE LAS MUJERES TRISTES

Algo se logra permitiéndoles socializar sus penurias, contarse sus dramas individuales, los que, creéme, siempre terminan siendo colectivos y generando así una atmósfera de compañerismo.


Publicado porTrivium

No existen las mujeres todopoderosas, el amor no hace diferencias y arremete con todas por igual, porque es, gracias a Dios, una demencia muy democrática.


Publicado porhexekat