NOVELA ROMÁNTICA

DIME, ¿QUIÉN ES COMO DIOS?

FLORENCIA BONELLI

Calificar
7,5 34 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis

Mariyana Huseinovic, más conocida como La Diana, ha encontrado al amor de su vida, Lazar Kova, una víctima de abuso sexual y psicológico igual que ella. Juntos han iniciado un camino de sanación. Sin embargo, todavía queda algo pendiente. LaDiana necesita cerrar el capítulo más atroz de su vida y recuperar a Larysa, la hija fruto de la violencia, que nació en el campo de concentración de Rogatica. Entre negocios ilegales, políticos corruptos, muertes misteriosas y patentes de semillas cultivables para controlar el alimento en el mundo, La Diana vive el momento más trascendental de su historia.

Año de publicación:2019

4 reseñas sobre el libro DIME, ¿QUIÉN ES COMO DIOS?

Después de 812 páginas, repartidas en 25 capítulos y un epílogo, terminé de leer la bilogía iniciada en Aquí hay Dragones y, al igual que en aquel libro, también este me pareció demasiada largo. La trama contiene temas serios, actuales e interesantes pero, los noté opacados por imprecisiones varias: Me encontré con una narración repetitiva y redundante en adjetivos, descripciones y diálogos (especialmente los de tenor romántico) que, más que fijar ideas, tendrían como objetivo ocupar espacio. Tiene errores conceptuales y narrativos en uno de los temas médicos. Nuevamente apela a una cura milagrosa para “sanar” una herida psíquica (Otra vez y van…). Con la fórmula que utiliza para resolver un trauma, banaliza una cuestión importante. El discurso amoroso de la pareja principal lo vi disociado de sus personalidades y del contexto temporal en el que viven. Al revés de la primera parte, aquí las escenas de sexo son tan repetidas y algunas surrealistas, que las sentí desprovistas de erotismo, ternura u otra emoción. Hay situaciones que, de tan inverosímiles, me resultaron risibles. Descubrí una escena casi calcada de otra de sus novelas. Me llamó la atención el uso de argentinismos en boca de personajes que no hablan español. Algunos pasajes dramáticos me parecieron exageradamente crueles e innecesarios y rayanos en la perversión. A favor, rescato la habilidad de la autora para manejar tantos personajes dotándolos de vidas propias, cuyas historias tienen el cierre que se merecen. Desde mi punto de vista, es una novela dinámica con ritmo sostenido y un final anunciado y relatado antes de la última página.


La historia entre ellos es de otro siglo, amor pegajoso que me hizo pasar las páginas hasta que entraba otro personaje en escena. El resto muy bien, un poco predecible por momentos. Pero muy interesante todo lo que pasó en esa zona durante la guerra.


Culmina esta historia hermosa de una Diana llena de cicatrices y heridas provocadas en la guerra. Una Diana guerrera, luchadora que aprendió a convivir con todas esas heridas y que en este libro aprende a sanarlas. Siempre que termino un libro de Florencia me queda un vacío en el pecho. Como si quisiera volver al momento en que comencé a leerlo para emprender el viaje de nuevo, lleno de incertidumbre. Florencia tiene el poder de atraparte con cada personaje y cada detalle de la historia, es increíble. Acá termina este viaje, que comenzó en Aquí hay dragones y me atrevería a decir que incluso más allá -a La Diana la aprendimos a querer en Caballo de Fuego siendo un personaje quizás más secundario-, y que hoy termina en Dime, ¿quién es como Dios? Sin dudas, quedará para siempre en mi corazón y entre mis preferidas.


El adjetivo para definir esta novela con un solo término es: redundante. Se podría haber resuelto la trama con la mitad de las páginas escritas, y es una pena porque se evidencia un gran trabajo de investigación histórica detrás de esa historia de amor. Quienes leemos este tipo de novelas conocemos los tópicos del género pero ésta no ha logrado atraparme en ningún momento. Diálogos empalagosos, extemporáneos, redundantes, exagerados e inverosímiles. Quizás fue exceso de expectativas pero esta novela no estuvo para mí a la altura de otros trabajos de la autora.


También se buscó en NOVELA ROMÁNTICA