Sinopsis

Autobiografia, el laboratorio de su obra poetica, el testimonio de su atormentada vida. «Una constante de los diarios de escritores es que otros se encarguen de publicarlos póstumamente. Estas publicaciones podrían dar la impresión de ser una violación de la intimidad del diarista, pero no cabe duda de que, al conservarlos, el escritor está indicándonos que es consciente del valor intrínseco que tienen. Eso es aún más evidente en el caso de Alejandra Pizarnik, ya que conservó sus cuadernos hasta el último momento», comenta Ana Becciu en la nota que acompaña esta nueva edición, corregida y ampliada, con muchos fragmentos reveladores que hasta ahora nunca habían visto la luz, de los diarios de una mujer que convirtió su angustia en un destilado de palabras duras y hermosas. Su obsesión por escribir, sus dudas, y sus ganas de comer, fumar y amar con voracidad hasta que el cansancio la derrumbaba... todo quedó apuntado en cuadernos y papeles sueltos que por fin han encontrado su lugar. Aun hoy, cuando ya se han cumplido cuarenta años desde de su muerte, la voz de Pizarnik acompaña al lector en un viaje donde la literatura importa y la vida duele. «A veces me gustaría registrarme por escrito en cuerpo y alma: dar cuenta de mi respiración, de mi tos, de mi cansancio, pero de una manera alarmantemente exacta, que se me oiga respirar, toser, llorar, si pudiera llorar.»

Año de publicación:2013

1 reseñas sobre el libro DIARIOS

Diarios es un libro profundamente conmovedor. Es el desgarro de Alejandra Pizarnik en primera persona, desde sus 18 años hasta un poco antes de su muerte. Su enorme amor por los libros y por la escritura, sus búsquedas, inseguridades, dudas y angustias. Casi todo está volcado en estos diarios. “La soledad se dio cuenta y ahora duele.” “¿Posibilidades de vivir? Sí, hay una. Es una hoja en blanco, es despeñarme sobre el papel, es salir fuera de mí misma y viajar en una hoja en blanco.” En los últimos años de su vida empieza a haber cosas de sí misma que ya no cuenta, pero el lector las puede intuir y llenar esos espacios vacíos. Es un modo de acompañarla en su dolor.