Calificar
7,4 7 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis

'El Diario regresó conmigo a Buenos Aires. Había estado exiliado en México durante veintidós años, dentro de un bolso viejo. La lectura febril de aquella 'memoria del subsuelo' que reaparecía en la siesta cibernética del nuevo milenio me permitió recuperar el día a día de los años setenta, el aroma de la juventud perdida, las anécdotas sublimes y las ridiculas, la tragediayla comedia, la intimidad y la gesta, algo de la intrincada trama que la memoria simplifica y tergiversa. Recuperé la noción del compromiso revolucionario como un proceso mucho más complejo que la respuesta que solemos dar a quienes nos preguntan por qué elegimos ese compromiso. Recordé que la clandestinidad, igual que el coma, tiene grados. Que uno se va internando en sus profundidades hasta toparse con un extraño que te mira desde el espejo...' Miguel Bonasso viaja a México y en un viejo archivo personal descubre por casualidad los cuadernos y agendas que conforman el 'manuscrito de Anáhuac', el diario secreto de un militante de los años setenta. El autor de Recuerdo de la muerte reúne las cuentas sueltas del collar en un relato tenso, rico en situaciones inesperadas, que recrea la peripecia cotidiana de aquellos años. Pero la crónica es, íntegra, una apuesta a la vida. Entre los despojos destructivos surgen los hijos que crecen, los gestos heroicos de los amigos y compañeros, asoman tímidos los miedos vencidos y los episodios cómicos de la Armada Brancaleone.

Año de publicación:2010

1 reseña sobre el libro DIARIO DE UN CLANDESTINO

LA CLANDESTINIDAD EN PRIMERA PERSONA Miguel Bonasso (Buenos Aires, 17 de mayo de 1940) político, periodista, exmilitante de la organización guerrillera Montoneros. En este libro relata el terror durante la dictadura militar y como van “cayendo” los compañeros. “El terror desciende con el techo de tu propia casa. Te acompaña en todas tus salidas a la calle, Por la noche, de regreso en la guarida, ves una película sobre la resistencia francesa y lo que antes te parecía una hazaña hoy te resulta trivial. Te has pasado el día burlando controles, razzias y "pinzas", compartiendo el territorio con ellos: los horribles. Ayer en la tarde, conversaste en voz baja con un compañero, sobre lo que está pasando en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA). Pese al silencio total de los medios, pese al hermetismo impuesto por los milicos, hay filtraciones, vahos que se escapan por las grietas de la gran casa de los muertos. Se dice que logró evadirse una chiquita de quince o dieciséis años. La dejaron por muerta en un galpón junto a otros cadáveres que estaban por ser cremados en el horno de la Escuela. Aparentemente trepo sobre los cuerpos, alcanzo un ventanuco, se escurrió por ahí y se arrojó al piso. Nadie la vio y avanzó hasta una alambrada, que logró saltar, luego corrió campo traviesa, saltó otra alambrada y se perdió en la tiniebla. Evocaban la escena oculta mientras caminaban por la calle Córdoba pasando Pueyrredón entre bares, pizzerías, inmobiliarias y un kiosco de diarios; el barrio viviendo a pleno con las luces de la noche, mientras la voz del compañero te recreaba los pies desnudos, en la sombra azulada, trepando sobre la pila de muertos. ¿Verdad, mentira? Acaso nunca lo sepamos.”


Más del autor MIGUEL BONASSO


También se buscó en BIOGRAFÍAS Y MEMORIAS